El régimen apuesta a que lo tumben

La guerra entre la institucionalidad y la barbarie.

Crisis alimentaria incidirá en el incremento de las enfermedades crónicas

Esta generación padecerá más enfermedades que las anteriores.

Cataclismo económico para 2017

Si el régimen no permite el referendo.

Así son los “saqueos controlados” como método de represión del régimen

Métodos radicales que las bandas mercenarias llamadas “colectivos” aplican para desvirtuar las protestas

Asedio a la MUD

Hay factores que perciben el "boom" de Venezuela y se adelantan en atacar a la Unidad.

La crisis económica venezolana ya afecta a Cuba

Castro también admitió que Cuba enfrenta una “contracción” de las entregas de petróleo venezolano.

viernes, 25 de noviembre de 2016

¿Duerme bien usted, general Padrino López?


General Vladimir Padrino López.

Entre mayo, junio y julio, en Venezuela se desarrollaba un estallido social por hambruna. Los motines del hambre plagaban al país, saqueos de automercados, abastos públicos, asaltos de camiones en carreteras, las ciudades encendidas fueron Maracaibo, Cumaná, Maturín, Guarenas, Tucupita, Maracay, todos vimos la situación en Petare, centenas de pueblos del interior, entre otras. Comida no había. Se recordaba que para entonces, el ex ministro Miguel Pérez Abad había anunciado que se reducían las importaciones de alimentos en más de 50%, se veía el fin de Mercal, Pdval y Bicentenarios, reducidos a una bolsa que administran facciones oficialistas en los barrios y gobernaciones, en que hay más corruptelas, que comida. El Observatorio de Conflictividad Social midió al menos unas 700 revueltas sólo entre junio y julio.



Usted, señor general, Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, tuvo que decidir entre pasar los tanques sobre la población para reducirla y que retrocedieran a sus casas, con las consecuencias de las bajas humanas a producirse, o buscar una “válvula” de escape, que consiguió y le ha permitido ganar tiempo desde entonces. Se abrieron las fronteras para que entraran alimentos, así fuera a precios internacionales, se encargó de la vigilancia para los despachos, por lo que cambió a los jefes de la Guardia Nacional, cambió al jefe de los puertos y se encargó de la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS), además Nicolás Maduro en Gaceta Oficial promulgó la liberación de precios de al menos 1.300 productos. Es evidente que su acción, dijo todo de lo que usted es capaz de hacer, otro “loco”, sin titubeos produce la masacre. Todo quedó hasta allí, hasta que se acercaban los días para recoger las firmas del referendo revocatorio.

El referendo revocatorio, fue percibido por parte de 85% de la población, como un paso importante, en el marco de la civilidad, para dar salida del poder a Nicolás Maduro, a quien todos identifican como responsable de la crisis, ya que su “guerra económica”, no la compran ni sus cuadros oficialistas, y el sector radicalizado del PSUV, con el que por cierto, usted, Padrino López no tiene las mejores relaciones, además de Raúl Castro, lograron quitarle al pueblo, la herramienta en la que tenía esperanzas para comenzar a dar solución a la situación. Aun se recuerda que usted dijo “un gobierno que no gobierna, no puede llamarse gobierno”, por eso es que esto es una total anarquía, asunto que tiene usted bien claro, a juzgar por sus declaraciones anteriores.

Suspendido el referendo, la situación crítica ha vuelto. Es tan así que en todo el año el dólar estuvo estabilizado en 1.000 bolívares.

En los últimos meses, los reportes de sus subalternos, con decomisos de alimentos y la llegada de importación, son reveladores, porque no son suficientes. Que traigan 30 mil toneladas de azúcar, se entiende que se trata de un kilo por persona, que sólo alcanza para cubrir la demanda de una semana y cada semana no llegan cargamentos similares al país. Usted bien sabe, que en Venezuela, no se produce prácticamente nada, todos lo sabemos.

El hecho de haber bloqueado el referendo revocatorio, ha vuelto a generar incertidumbre, allí puede ver usted el precio del dólar, sobre los 2.500 bolívares, puede ver como la comida se dispara al triple, obviamente, si la traen de otros países y se paga en divisas, no se podría esperar otra cosa. A finales de noviembre hay que pagar nuevamente bonos de la deuda e intereses, que a pesar del canje de bonos, pesan en el nivel de reservas internacionales que tiene el Banco Central de Venezuela (BCV), lo que sin duda impulsará la divisa estadounidense sobre los 3.000 bolívares, si a ello agrega que el BCV, piensa introducir nuevos billetes de alta denominación, de por lo menos 10.000 y 20.000 bolívares, habrá mucho más dinero circulando, que divisas, lo que hará escalar mucho más el precio del dólar, ergo, el de la comida que usted tiene a cargo y que la gente no podrá, como ya ocurre, comprar.

Esa situación de escasez de divisas está incidiendo en el asunto de la importación de componentes de la gasolina. Citgo, que ya está sobre endeudada, no tiene capacidad de continuar enviado cargamentos a Venezuela y los datos de los trabajadores petroleros es que de 290 mil barriles diarios que se consumen en el país, apenas se procesan 90 mil barriles diarios. La escasez de divisas que seguirá aumentando, seguirá incidiendo en esta nueva contingencia. Tome en cuenta que la falta de divisas es tal, que no se podrá seguir subsidiando la gasolina, por lo que en los primeros días del año próximo, urge aplicar fuertes aumentos, para detener la “hemorragia” de pérdidas que da este producto. Poca y muy cara.

La misma escasez de divisas y los actuales precios del petróleo, no dan para sostener el consumo que precariamente se cubre con el CLAP, pregunte y saque cuentas, no crea en lo que aquí se escribe. Para las semanas finales de enero y principio de febrero del año próximo, la situación de altísimos precios va a ser insoportable, igual la escasez, que por el empobrecimiento general de la población, no será posible reabastecer o volver a construir inventarios con nuevos precios en el marco de lo que sería el inicio de la espiral de hiperinflación. Puede contar con que los motines del hambre, esos que usted no quiso aplastar con los tanques entre junio y julio, volverán a las calles, las masas hambrientas y empobrecidas, en medio de esta anarquía, se verán obligadas a buscar el pan que costará mucho y que no habrá manera de comprarlo. A la escasez de comida, debe agregarle, general, la escasez de gasolina.

Falta más
Si usted cree que los eventos descritos anteriormente, que se comenzarán a desarrollar en los tiempos señalados, son terribles, hay mucho más. Para 2017, hay que pagar al menos 14,7 mil millones de dólares de deuda, una gran parte en abril. Actualmente ese monto no existe en reservas internacionales y los ingresos previstos para el año próximo no permiten cubrir deuda, subsidio de alimentos y de combustibles, dotar al sector sanitario y dar cobertura al presupuesto nacional, tampoco pagar el convenio Cuba-Venezuela, que se “chupa” 7 mil millones de dólares al año, por unos supuestos 40 mil médicos que nos curan a los venezolanos. Venezuela y Pdvsa se dirigen al impago de deuda.

Sobre el punto anterior debe considerar algo adicional, por si le parece poco, general. La llegada al poder de Donald Trump, en Estados Unidos, traerá consigo una caída drástica de los precios del petróleo. El nuevo presidente norteamericano, viene con propuestas para inundar el mercado mundial de crudo, con la baja de regulaciones del sector energético y la implementación del gran oleoducto de Keystone, que hará que el precio del crudo, una vez este señor sea investido, comience a caer rápidamente, de hecho, los iraníes, han visto esto así y le acaban de inyectar 230 mil nuevos barriles diarios al mercado. De nada les servirá señor general, que los militares tengan bajo su control empresas petroleras, que no podrán competir con los altos volúmenes de EEUU, de Rusia y los árabes. Podrá usted ver el crudo en 2017, por debajo de 20 dólares. Lo que obviamente hará más difícil, toda esta situación.

Pero Trump no sólo viene con una movida en la materia energética, sino en la financiera. Uno de sus objetivos es eliminar la Ley Dodd-Frank, que fue implementada por Barack Obama, un pragmático que a cambio de rescatar al sector financiero norteamericano, para evitar males mayores, les implementó normas que hacen “más seguro” dicho sistema y evitar una nueva crisis económica como la de 2008. Esa ley impone regulaciones y restricciones que hacen poco rentable el negocio bancario, Trump está dispuesto a eliminarla, en cambio ha propuesto que los bancos insolventes, deben apegarse a procesos de “quiebras ordenadas”. Señor general, usted se preguntará en qué tiene esto que ver con Venezuela. Mucho. Obama siempre movió sus alfiles en función de evitar descalabros, en su país y en países extranjeros de la región, no son casuales las visitas de Shannon y Kerry, una razón de que el régimen chavista no ha sido derrocado, es que supo implementar un sistema de manutención de países inviables con la renta petrolera, lo que no desagradó a Obama, más en su gestión deficitaria, la del “negro”. Pero a Trump, un ultra conservador, no le importará dejar hundir en el impago de deuda a Venezuela. Más aun que se le debe es a los banqueros de Wall Street, contra quienes tiene sed de venganza, los que Trump ha señalado como los responsables de las calamidades de los trabajadores norteamericanos, por lo que para Venezuela, no habría ayuda posible para evitar el impago de deuda y sus efectos, no habrá alfiles gringos, tipos como Shannon, Kerry, que vienen y a la oposición le soban las espalda para que respiren hondo y aguanten, porque hay que cuidar la civilidad, la democracia, hasta en ese pantano metieron al Papa Francisco.

Pero hay más. Tome en cuenta general Padrino López, lo que está ocurriendo con la banca venezolana, se dirige a la quiebra. Este tema nadie quiere abordarlo, porque es echarle más leña a este incendio, pero a la población, nadie le podrá seguir tapando nada, ni mintiendo, porque la calamidad se vive a diario, en la calle. El hecho de que la cartera de créditos, crezca por debajo de los niveles de inflación que tiene Venezuela, da indicios de que el sector anda muy mal, y el diferencial es muy grande, en ese indicador, eso lo palpa el común, cuando intenta sacar dinero de los cajeros automáticos y no dispensan, cuando intentan cobrar un cheque, sobre todo en bancos públicos, en que se debe esperar que alguien llegue a depositar algo de efectivo, en el colapso de los puntos de ventas. Una declaratoria de impago de deuda sería la lápida al sector bancario venezolano, que acumula mil millonarias pérdidas en dólares, al pasar del dólar de 10 bolívares al de 660 bolívares, además uno de los grandes activos de la banca venezolana, son los bonos de deuda, esos que Hugo Chávez obligaba a comprar y que hoy tienen valor de 50% en los mercados, con la amenaza de la probabilidad que no se paguen a partir de abril de 2017. Si eso ocurre, el alza del dólar y el impago de deuda, podrían borrar al sistema financiero venezolano, del mapa. Y no habrá en EEUU, un Obama pragmático, que lance medidas ambiguas, que a cambio permitiría que las fichas rojas se mantengan en el poder, en medio del caos desatado. Un impago de deuda, (que sólo lo podría resolver un nuevo gobierno, renegociando con los acreedores), obligaría a que se perdiera Citgo, porque las demandas sobrarán, con ésta, se perdería definitivamente, la producción total de gasolina en el país, para entonces.

Entonces, ya no es la falta de comida, que en agosto de este año usted pudo resolver abriendo unas fronteras. Es un asunto mucho más grave, exponencial, de múltiples dificultades que los cañones, las bombas lacrimógenas, los “colectivos”, las balas, no van a resolver, los Castro con toda su inteligencia criminal, nada podrán hacer ante el derrumbe total del sistema. Usted no podría detener el alza del dólar, tampoco ponerse a producir gasolina de la nada, hacer subir el precio del petróleo, ni evitar el impago de deuda, que traerá consigo el hundimiento total, no sólo del gobierno que Maduro detenta, sino de todo el país, incluyendo sus tropas, ejércitos y demás.

Los civilistas e institucionalistas, los políticos, apuestan a las elecciones, la población civil, hambrienta y cansada, sin armas, no tiene otra herramienta, tiene esperanzas en una salida electoral, lo único que tiene 85% de una población arruinada y muy arrecha contra el “status quo” chavista, hoy vilmente enriquecido, con fortunas bloqueadas en el extranjero que dan cuenta de la gran estafa consumada contra el pueblo venezolano, que ni medicinas tiene y que su gobierno tampoco permite entrar, por ayudas y donaciones. Hoy le queda claro a cada venezolano, que sin elecciones, no habrá solución alguna a toda esa apocalíptica previsión, que sin duda alguna, le pone a usted, señor general, la pelota en su terreno, así usted permanezca en silencio, trate de evadir, desde este momento, queda claro que usted, señor general, no duerme bien, diga usted si es capaz de pegar bien un ojo, sin que le corra el nerviosismo en su ser y el pálpito del corazón acelere en momentos de lucidez y racionalidad, que un militar, suele tener, al meditar, porque quien anda callado, es porque pensando está.


Volvemos al principio, otra vez, toda esta compleja situación, de nuevo le obliga a que en los próximos tres meses, tome decisiones, serán difíciles, se sabe ya, porque en el gobierno tiene camaradas, amigos y enemigos, pero el tiempo se ha terminado, ya no habrá Vaticano, ni mesas de diálogos, ni ningún otro artificio distraccionista que valga. Que Dios nos tome confesados a todos. 25/11/2016

domingo, 13 de noviembre de 2016

Lo que pasó en la mesa de diálogos y el comunicado de la MUD


El desguace de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), por parte de la frustración, rabia e indignación de muchos, además de los anti-MUD y sus propuestas de dividir la coalición de partidos como una solución, luego que Carlos Ocariz leyera el comunicado con los resultados de la tercera reunión “plenaria” –siga con atención las comillas- es la reacción lógica y obvia de sectores que de manera desesperada quieren salir de inmediato de la pesadilla que atraviesa Venezuela, asunto que es totalmente entendible.

Pero ¿Qué pasó?. De manera bien objetiva, antes de caer en el error de hacer señalamientos que produzcan la desarticulación de la oposición, técnicamente se explica lo ocurrido.

Si hay un punto qué reclamar a la MUD. El error táctico de haber ido a un proceso de diálogos, que tuvo una metodología decidida e implementada en todo momento por los delegados o “voceros” del régimen. Confiados en la mayoría que ahora representan, se sentaron y cayeron en la celada.

Los hermanos Castro, en algo si se preocuparon, en formar a muchos en el régimen chavista, con sus tácticas para enfrentar situaciones de crisis. Nadie olvide como Castro magistralmente desmontó la huelga petrolera contra Chávez en 2003, siguen subestimando este asunto de Cuba. Esa metodología de “mesas de trabajo”, en que separan temas puntuales de toda una crisis integral, es la favorita de los oficialistas. Eso lo aplican en todos los sectores, cuando hay protestas, reclamos, lo primero que hacen es “vamos a montar una mesa de trabajo”.

El asunto funciona así. Por ejemplo, en el caso de la crisis actual. El régimen propuso crear “mesas de trabajo”, en las que se discutirán los temas. Cada mesa de trabajo trata un punto por separado, para eso, antes, se hace una reunión “plenaria”, en que las partes exponen temas del conflicto principal o global, los rojos, entrenados para tal fin, van desglosando y asignando para cada “mesa de trabajo” un tema específico, digamos en el caso actual, una mesa para los presos políticos, una mesa para el asunto económico, otra mesa para el tema electoral, otra para el de la crisis humanitaria y así sucesivamente.

A la MUD se le permite entonces, habiendo aceptado previamente la metodología, designar “voceros” o delegados para cada mesa. El régimen, que conoce a los principales dirigentes de la oposición, conoce sus debilidades, potencialidades, sus discursos, su situación política, marca con sus fichas, adiestradas en el marco de esa metodología, con dialogantes que están bien capacitados para dirigir las reuniones, tomar el control del director de debates en cada mesa, nombrar a quien lleve las notas. Las reuniones se llevan a cabo con mucho “palabreo”, en cada tema que los “dialogantes” MUD proponen, los rojos refutan y sostienen a toda costa su posición. El chantaje no falta, si no hay avances, se tranca la discusión. Así logran cambiar nombres como el caso de los “presos políticos” por “detenidos”, siendo el asunto comunicacional, las formas, una prioridad de los dialogantes rojos, con el fin de crear la sensación de que dominan la situación, cuando se hacen públicos los resultados, lo que sucedió en este caso.

Cada “mesa de trabajo” es independiente, tiene autonomía y está desligada de los temas de las otras mesas, habiendo incluso necesidad que un tema se discuta junto a otro por las conexiones que existan, sin embargo, la labor de los “dialogantes” rojos, es separar, atomizar, llevar a la mínima expresión cada punto de cada tema. Ese es el entrenamiento que tienen “voceros” y dirigentes rojos, por ejemplo del Frente Francisco de Miranda (FFM).

En “cada mesa de trabajo”, hay avances, acuerdos, hay confrontación, o no puede haber acuerdo alguno. Al finalizar las sesiones, se realiza entonces la “plenaria”. Ésta consiste en que se presenten los resultados de cada mesa. El régimen hábilmente sabe a quién sentar por ejemplo con Henry Falcón o con Carlos Ocariz, también entre sus fichas designa “voceros” por ejemplo en el tema electoral a Jorge Rodríguez, conocedor a fondo del asunto, hasta los radicales del PSUV, que al final enviaron a Tareck El Aissami a evitar cualquier acuerdo de elecciones adelantadas. Todo está muy bien calculado. Incluso el mediador de El Vaticano es burlado de esta forma.

En la “plenaria” cada delegado o “vocero”, elegido en cada “mesa de trabajo”, presenta los resultados del tema que tienen asignado esa mesa, si esa “mesa de trabajo” tiene avances o no, eso afecta el acuerdo final, es decir, si en la mesa electoral no hay acuerdos sobre elecciones anticipadas, por ejemplo, en el acuerdo no aparecerá ese tema, porque en esa “mesa de trabajo” no hubo avances en la materia, sin embargo la “plenaria” avanza con los siguientes. Mientras que el comunicado final se “construye”, con los resultados totales, o parciales, que cada “mesa de trabajo” tiene elaborado, se lee al final y se aprueba, puesto que ya vienen avalados por las discusiones atomizadas, que hábilmente los “dialogantes” del régimen logran manipular.

Lo que ocurrió en la MUD, en el asunto del diálogo, es el resultado de un error básico: haber caído totalmente en el terreno del contrario, sin siquiera percibirlo. Es así. El régimen se preparó para todo, agasajos, ambiente, toda una serie de factores distraccionistas que los delegados de la MUD no percibieron, no notaron, evidentemente por ser unos novatos en esas lides de crisis. Novatos al medirse ante la inteligencia criminal de los Castro. Eso explica la cara de Carlos Ocariz, al leer el comunicado, en ese momento, tal vez se daba cuenta del paso en falso que se daba, al ver el resultado final.

Los delegados de la MUD, deben ser relevados, si no comprenden que se baten en el terreno del régimen, con sus modos y maneras, terminarán fundidos políticamente. No es que se requiera gritones, “formapeos” u otros, pero otros actores de mayor capacidad si son necesarios.

Señalar a la MUD de traidores, entreguistas, y de paso proponer de dividir a la MUD, es un efecto colateral. Eso es lo que el régimen espera, y algunos factores anti-MUD, ingenuos como Carlos Ocariz, ayudan a Castro, a Maduro y a Diosdado en ese cometido, sin darse cuenta, claro está. Incluyendo a una “luminaria” como Diego Arria. / 13/11/2016

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Así cambió Trump todo el panorama de la crisis venezolana


Al régimen famélico, le tocará pegar carreras, luego del batacazo que dio Trump en Estados Unidos.

Para muchos es una sorpresa que Donald Trump haya vencido en las elecciones de Estados Unidos, luego que la feroz campaña de la prensa norteamericana, aliada con la banca de especulación de Wall Street, satanizaran al extremo, las torpezas del discurso de Trump durante su campaña. Al final el magnate, tras su victoria, apaciguó el verbo. Pero veamos.

La semana anterior, en una jugada audaz, el gobierno de Barack Obama, para evitar que en Venezuela ocurrieran eventos violentos, con la amenaza de los factores de oposición, de marchar a Miraflores, con el fin de evitar que hechos de violencia y desestabilización política opacaran el desarrollo de la recta final electoral estadounidense, que pudieran tener repercusión política, EEUU junto a El Vaticano, en coordinación con Raúl Castro, logran instalar una mesa de diálogos y negociaciones en Venezuela. Para nada, porque al final, Clinton perdió y no por la crisis venezolana, sino que el norteamericano supo interpretar el mensaje de Trump, la clase obrera de ese país, los afectados por la crisis hipotecaria, creada por los excesos de las desregularizaciones de la banca norteamericana, esa misma que financiaba la campaña demócrata.

El asunto del diálogo, que hábilmente Castro lleva a través de sus títeres en el PSUV, para estirar hasta 2017, en vista que el régimen de Maduro está contra las cuerdas y encerrado, sufrirá cambios de los que pronto vamos a saber. El criminal de La Habana, ha perdido un fabuloso aliado, ha quedado sólo en el mundo, porque Europa, con la situación económica que tiene y ahora con las exigencias de Trump, de que en esos países deben aportar dinero para mantener a la OTAN, las inversiones que el decadente régimen cubano esperaba, se enfrían. Trump había prometido que respecto a las negociaciones de EEUU-Cuba, todo sería revertido. Hay que esperar a ver si será así. La famélica y arruinada Venezuela, ya nada le puede dar a la isla, la cual verá como en las próximas semanas, sucumbe ante la crisis económica que inevitablemente Venezuela le contagia.

La mesa de diálogos pierde a un tutor importantísimo, por lo menos de aquí hasta diciembre, a Thomas Shannon. Washington venía desarrollando una estrategia implacable, rodear a los ladrones del PSUV que están en la Lista OFAC, a los que ha congelado bienes, fortunas, mientras negocian una salida para Venezuela, por la vía democrática, institucional, que debe estar garantizado con compromisos con El Vaticano.

En esos acuerdos hay demasiados factores a saber. Primero debe tenerse presente que este régimen es insostenible financieramente el año próximo. Y ahora menos, que Donald Trump, tiene como propósito expandir la producción petrolera y aprobar el oleoducto Keystone XL, lo que sin duda alguna llevará los precios del petróleo a fuertes caídas. Para el año próximo, el régimen castro-madurista, no sólo no podrá sostener siquiera los precios de la gasolina, está con altas probabilidades de caer en un default o impago de deuda y este factor es obligado que se negocie en la mesa de diálogos, haciendo que el gobierno tenga que reconocer a la Asamblea Nacional (AN), para que esta pueda dar la bendición de renegociación inevitable de deuda. Eso indica que la MUD, tiene “al toro cogido por los cachos”. El régimen tendría que entregar por ejemplo su mayoría en el CNE, dejar a un lado su estrategia con el TSJ y hasta permitir el nombramiento de nuevos magistrados, ceder con los presos políticos, con la ayuda humanitaria  proceder a permitir elecciones regionales y luego presidenciales, si es posible adelantadas, para que la AN ceda en nombre de la República, autorización para evitar los efectos del impago de deuda, que no sólo fulminaría al gobierno, sino arrastraría a todo el país. Sin embargo, el sector radical del PSUV, envalentonado y alzado, creyendo poder resistir el año próximo con el Arco Minero y las concesiones petroleras que están entregando a dedo, sin licitaciones, además de la impresión de dinero que viene, presiona para que no haya elecciones o acuerdos de algún tipo, siempre y cuando estos tengan garantizada la impunidad.

Ahora el mundo ha cambiado. Y que cambio dio con Trump en EEUU al frente de la presidencia. Tocará empezar de nuevo. Castro tendrá que presionar para que Maduro ahora no entregue ni negocie nada, porque piensa que podrá seguir saqueando a la arruinada Venezuela. Los radicales rojos, en esa situación, mientras Maduro se mantenga en el poder, siguen amparados en puestos claves protegiéndose de la persecución de la justicia internacional por todos sus delitos. Hay que esperar que Trump asuma en enero, y ver si realmente va hacer lo que dijo que iba a hacer.

En el caso con Venezuela, Dondald Trump no necesita hacer prácticamente nada. Nada. Trump sabe muy bien que Venezuela, insolvente, no podrá asumir sus compromisos el próximo año, sólo tendría que dejar que el régimen se hunda junto con todo el país en medio del impago de deuda. Los banqueros de Wall Street, que financiaron a Hugo Chávez, tendrían que asumir su situación y acudir a los tribunales internacionales a demandar y embargar los activos venezolanos, que con la caída de los precios del petróleo, prácticamente no valdrán nada, al lado de los proyectos de producción petrolera norteamericana. Si Trump es el conservador que ha mostrado ser, simplemente deja que el país caiga solo, y los banqueros, que fueron sus acérrimos enemigos en esta campaña electoral asuman sus consecuencias, por financiar, gracias a los casinos financieros instalados en Wall Street, a regímenes irresponsables y delictivos como el de Hugo Chávez. Negocios son negocios y el que perdió, perdió, sería difícil ver a Trump realizando rescates financieros, como los que Obama hizo en 2008 y 2009, y que hoy mantienen al mundo al borde de la recesión, causa de la derrota de su candidata. Venezuela en un caos de estos, terminaría en el estallido social, que se ha pospuesto en abril de 2013, en febrero de 2014, en junio y julio de 2016 y en la marcha de Miraflores del 3 de noviembre. Nuevamente todo apunta a que los militares en este país decidan qué hacer, sobre todo los que apoyaban que se hiciera el referendo revocatorio y que fue eliminado por el decadente y moribundo régimen chavista, que son al menos 65% de la oficialidad. / 09/11/2016


viernes, 4 de noviembre de 2016

Crisis política dispara el dólar a Bs 1.800

La incertidumbre de la población respecto a la crisis política actual y la espera de resultados de la mesa de diálogos, generan más caída del bolívar

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

En medio de una crisis política, en que gobierno y oposición mantienen serios enfrentamientos en el orden de los Poderes Públicos, que ha obligado la presencia de El Vaticano y del gobierno de Estados Unidos en el país, para establecer una mesa de negociaciones, con el fin de evitar que la confrontación en las calles de manera violenta determine el rumbo del país, la incertidumbre en materia económica se ha disparado.



El principal indicador es el precio del dólar en los mercados no autorizados. Las principales casas de cambio de Colombia en la frontera, vendían un dólar en 1.806,45 bolívares el pasado miércoles, día en que los factores opositores trataban de cohesionar criterios en vista de haber pospuesto una marcha al palacio de Miraflores y el juicio político al mandatario Nicolás Maduro, por parte de la Asamblea Nacional (AN).

El alza de la divisa vuelve a acelerar en 102,12% en un año, mientras en los meses de junio, julio y agosto pasados, promediaba subidas de 47,73%. Aunque el avance del dólar ha perdido mucha fuerza en la senda alcista, ya que en octubre de 2015, la subida contra 2014 era de 690,50%, al prosperar desde 99,42 bolívares en 2014, hasta 785,92 bolívares.

La situación de incertidumbre política, en que se espera los resultados de lo que se pueda negociar en la mesa de diálogo que dirigen los mediadores de peso, como la Iglesia Católica y el país más poderoso del mundo, se extenderá hasta por lo menos el 11 de noviembre, fecha en que la oposición ha prometido dar resultados a la sociedad venezolana, sin embargo, antes de esa fecha, se producirán en EEUU, el 8 de noviembre, las elecciones presidenciales de ese país, en que una victoria no esperada, por el candidato republicano, entorpecería el proceso de negociaciones de Cuba y EEUU, asunto que tiene incidencia en Venezuela, ya que desde la isla se tutela o dirige el mandato de Nicolás Maduro.

El dólar arroja pérdidas en términos reales, porque la inflación interna supera 500%,  y la moneda norteamericana sólo ha subido 102,12% en los últimos 12 meses.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Crisis de pago en Venezuela por falta de billetes

Quien quiere efectivo debe pagar al menos 10% a quienes ahora tienen la modalidad de vender el dinero local, debido a su poca disposición por efectos de la inflación

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Los venezolanos están sufriendo los efectos de una crisis de pago, debido al fallo estructural que atraviesa la moneda nacional, gracias a que se combina, la falta de billetes de alta denominación, el alza indetenible de precios y los aumentos de sueldos que decreta el mandatario Nicolás Maduro.



Se ha llegado al punto que el efectivo en Venezuela se está vendiendo en las calles, en comercios, con retornos de hasta 10%. Una persona en cualquier establecimiento comercial compra dinero efectivo, si el comerciante dispone, el mismo cobra una tasa diferencial. El problema es que el efectivo ya no es suficiente. En los cajeros automáticos de los bancos, es limitado, para una operación de un mismo banco, apenas se puede retirar en par de ocasiones un mismo día, unos seis mil bolívares, mientras si se trata de retiros de tarjetas de débito de otros bancos, el monto que dispensa el aparato es de 600 bolívares en tres ocasiones, con un costo de 5,16%, por parte del banco que emite el dinero.

Hay una caída de disposición de cajeros automáticos, además del cierre de unas 112 agencias bancarias en lo que va de año, producto del impacto de la crisis de pagos que se vuelve crónica.

El gobierno no ha querido implementar hasta ahora billetes de alta denominación por razones políticas, y aunque hace dos semanas se solicitó licitaciones a empresas para billetes de más valor, aun no hay nada concreto. Este año entraría en circulación billetes de 1.000 bolívares, sin embargo la dinámica de devaluación y el alza de precios, además de las deudas del BCV con las casas que imprimen dinero, detuvo la operación.

Los ciudadanos en los estados fronterizos están usando cada vez más las monedas de los vecinos países para operaciones, luego que el valor del bolívar, a pesar de su escasez, sigue cayendo, por ejemplo en el caso con Colombia, hasta 1,75 pesos según las últimas cotizaciones de casas de cambio en la frontera. La falta de efectivo, ha hecho subir el precio de los servicios bancarios y genera grandes colas en las instituciones y comercios que venden ahora el dinero.

S&P rebaja títulos de Pdvsa a “bonos basura”

Fitch Ratings también rebajó las notas de la estatal a CC, desde CCC, considerando que igual se retrasará el cronograma de pagos para los que hicieron el canje

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Bonos de Pdvsa fueron degradados a calificación de “no inversión”, o lo que en los mercados se llaman, “bonos basura”, luego que la estatal petrolera venezolana realizara un canje de títulos, que fue parcial y no fue apoyado por la mayoría de los tenedores de estos títulos; según Standard & Poors, el canje es una muestra de angustia, previo a lo que se considera será la inevitable declaración de impago de deuda de la petrolera, los bonos fueron bajados de CCC a CC y a lo que se llama un “incumplimiento selectivo”, con calificación SD.



La calificadora señala que el porcentaje de bonos no garantizados, es decir los que no fueron canjeados y que vencen en abril de 2017, que suman 3 mil millones de dólares para abril del año próximo y 4,1 mil millones para noviembre, fueron reducidos a la calificación D, desde CC, es decir, son considerados bonos que no podrán pagarse en la fecha estimada.

Por su parte la calificadora Fitch Ratings de igual manera redujo la calificación crediticia de la estatal desde CCC, hasta CC, lo que también tendrá repercusión en los bonos soberanos, ya que el gobierno estará obligado a ayudar a la petrolera a cumplir con sus obligaciones, tomando parte de las actuales reservas internacionales que su ubican en unos 12 mil millones de dólares.

La razón de la rebaja de la calificación radica en que se estima que los bonos canjeados para 2020, también podrán sufrir retrasos en ser cumplidos, debido a que la alta probabilidad de que la estatal y Venezuela entren en impago en pocos meses, retrasará todo el calendario de pagos que sigue y que es bien complejo y grande entre 2017, 2018 y 2019, por lo que quienes canjearon los bonos para 2020, también podrían enfrentar dificultades para cobrarlos.

La semana pasada en un comunicado muy angustiado de parte de Pdvsa, el propio presidente de la petrolera, Eulogio Del Pino, anunciaba que si no se hacía el cambio, sería muy difícil para la petrolera cumplir con los compromisos, lo que obligaría el default.

Gobierno aumenta expansión monetaria para financiarse

De cara a las elecciones regionales de próximo año y un posible referendo revocatorio a finales de 2016 y/o principios de 2017, Maduro aumenta gasto público y liquidez

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

La administración Maduro retoma esfuerzos para aumentar el gasto público por la vía de la impresión de dinero, por lo que la liquidez monetaria volvió a subir en 116,58%, al compararse la nueva e histórica cifra de 7,17 billones de bolívares, contra 3,31 billones de bolívares de octubre del año pasado.

El régimen madurista sufre grave escasez de dvisias

El alza de liquidez responde a que el gobierno no tiene ingresos suficientes para dar cobertura a los gastos que exige mantener las operaciones de gobierno mínimas, el sector salud, educación, infraestructura, servicios, mantenimiento e inversiones nuevas, así como sueldos y salarios, pensiones y demás, ya que el alza de precios que experimenta Venezuela, luego que sin más remedio el mismo gobierno aplicara devaluaciones, liberación de precios regulados, reducción de importaciones estatales, y apertura de las fronteras para que diversos rubros alimenticios y otros entren al país a precios internacionales, así como un proceso de dolarización parcial de sectores como el automotriz, repuestos de vehículos, turismo y servicios aduaneros, hacen que el mismo gobierno no pueda cubrir los gastos que tiene que aplicar para evitar retraso de pagos o ampliación de su déficit.

Las cifras de inflación estimadas en al menos 500%, superan cuatro veces la velocidad en que el BCV produce dinero para inyectar al sistema, ya que el control de precios no depende en gran proporción de las posibilidades del gobierno, es decir, mientas apenas 15% de la población recibe rubros alimentarios, cada dos meses con el sistema de distribución CLAP, el resto debe comprar productos ya a precios liberados y/o importados desde Brasil o Colombia, gracias a las redes tanto estatales, privadas y de miles de personas que acuden a las fronteras a abastecerse.

Los operativos de la Sundee prácticamente han desaparecido del comercio venezolano, mientras el gobierno intenta buscar oxígeno financiero por la vía de la impresión con que pondrá en circulación billetes de más alta denominación, para dar cobertura al gasto público propuesto para 2017, que se ubica en 8,4 billones de bolívares. / 01/11/2016

FreeBitcoin