lunes, 10 de junio de 2013

Venezuela al borde del quiebre masivo y el gobierno inerte

EL BCV ES UNA IMPRESORA DE DINERO SIN VALOR

Por Alex Vallenilla / CNP 16478 / @alexvallenilla

La terrible situación económica que atraviesa Venezuela tiene varios componentes que desde el gobierno no se atreven atacar decididamente por complejos ideológicos. Por seguir prendados a una propuesta inviable, retrógrada y que no produce bienestar definitivo al ciudadano.

Lo peor de todo esto es la situación de escasez de divisas, combinada con la muy deficiente producción interna y con una política monetaria errada y antiética desde el Banco Central de Venezuela (BCV), convertido en una impresora de dinero que pierde su valor de manera acelerada.

Los venezolanos deben quedar claros. El ingreso de dólares al país por ahora sólo se hace gracias al ingreso petrolero. Monopolio estatal manejado deficientemente al determinar que ahora se produce un barril de petróleo por cada 42 trabajadores y en 1999 se producía el mismo barril por cada 19. El flujo de caja de la estatal, comprometido casi en su totalidad no permite que los dólares entren en su totalidad al país y sirvan para proveer la demanda interna.

Por otra parte, las empresas privadas que funcionaban y exportaban, que ingresaban divisas al país, muchas fueron expropiadas, otra buena cantidad cerraron por la crisis política desde 2002 hasta la fecha. No ingresa dólares al país por vía no tradicional y no se atrae inversión extranjera.

El Estado que dirigen actualmente, ha minado al emprendimiento y ha condenado la producción nacional al quiebre, al no cambiar políticas diversas que no hacen atractivas las condiciones para hacer negocios en Venezuela.

El BCV emitiendo dinero a diestra y siniestra, llega a unos pocos que demandan dólares en el mercado paralelo e inflan su precio por vía especulativa. Eso lo hacen pocos privilegiados.

El mercado que provee los dólares a Venezuela, es lamentablemente el paralelo, ese que surge al cambiar bonos de deuda en divisas y en bolívares emitidos por el Estado. La deuda soberana y de Pdvsa se encuentra en manos privadas, tanto en el país como fuera de este.

Si la vía para obtener divisas es la permuta de dólares, los que tienen en su poder los títulos son los que ponen el precio en bolívares, así de sencillo.
El BCV no tiene capacidad ni manera de contrarrestar al mercado de permutas de bonos, que deriva al dólar paralelo, sencillamente porque el volumen de la deuda consolidada de Venezuela ronda los US$ 150 mil millones, en poder de los inversores privados, mientras el BCV apenas tiene US$ 25 mil millones en reservas internacionales de las cuales entre US$ 2 y 3 mil millones son operativas, siendo superado cinco veces.

El país está al borde de un quiebre masivo, si el gobierno no actúa a favor de cambiar políticas internas y genera la confianza necesaria para rescatar la producción del país. Ya estamos en estanflación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin