El régimen apuesta a que lo tumben

La guerra entre la institucionalidad y la barbarie.

Crisis alimentaria incidirá en el incremento de las enfermedades crónicas

Esta generación padecerá más enfermedades que las anteriores.

Cataclismo económico para 2017

Si el régimen no permite el referendo.

Así son los “saqueos controlados” como método de represión del régimen

Métodos radicales que las bandas mercenarias llamadas “colectivos” aplican para desvirtuar las protestas

Asedio a la MUD

Hay factores que perciben el "boom" de Venezuela y se adelantan en atacar a la Unidad.

La crisis económica venezolana ya afecta a Cuba

Castro también admitió que Cuba enfrenta una “contracción” de las entregas de petróleo venezolano.

domingo, 18 de junio de 2017

Así será el Día del Juicio Final del régimen madurista en Venezuela

Si se llega al día de las elecciones de la constituyente, habrá un todos contra todos, la población en las calles resistiendo, los militares del plan República fundidos con el pueblo, otros reprimiendo, los maduristas enfrentados entre sí por imponer sus candidatos, más de 70% de centros electorales sin poder funcionar, es el fin de la tiranía

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

En el madurismo, una tendencia circunstancial, surgida por varias facciones del chavismo que se han unido para evitar perder el poder y la aplicación de la justicia, ha surgido una nueva fractura. Se trata del ala de militares que dirige Cabello, enfrentada ahora con los castrocomunistas, Jaua y Maduro, por querer controla la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que por ahora dan como descontado podrán implementar para finales de julio.

El madurismo, conformado por ambas facciones, ya tienen como objetivo aniquilar al chavismo, ese que lo llevó al poder, así como el chavismo aniquiló a los medios de comunicación, a los izquierdistas y empresarios que le apoyaron en 1998, es el mismo proceso. Pero el cabellismo sabe que si los castrocomunistas coronan el control de la ANC, estos serán arrasados, lo mismo ocurrirá si es el cabellismo el que logra el control, pero al contrario.

Si antes de los difíciles días de julio que se avecinan, no se logra la que presión que ha puesto Washington sobre Cuba, Nicolás ceda en Venezuela y se vaya, ya que ese es el propósito de Trump al revertir los beneficios a la isla, el paso siguiente es llegar al día de las elecciones de la constituyente, lo que puede considerarse el Día del Juicio Final en Venezuela, el día D, o de la batalla final, ese día habrá un enfrentamiento en este país, de un “todos contra todos”.

Por una parte las dos facciones pro-constituyentistas, intentando movilizar a votantes para imponer a sus candidatos en la ANC, los castrocomunistas, contra los cabellistas, en eso estarán muy ocupados.

Por otro lado, el sector chavista, conformado por los civiles y por los militares que han sido desechados del gobierno y que ahora agrupados en la figura de poder que tiene la Fiscal General de la República, estará haciendo lo contrario, promoviendo la abstención y tratando de evitar que el régimen lleve votantes, dando contra órdenes en las comunidades para que no vayan electores a participar.

Habría más situaciones muy difíciles. El pueblo venezolano, que actualmente hace mayoría, y que se ha mantenido en protestas en más de 2 mil eventos de calle desde abril, con miles de detenidos, heridos y más de 80 muertos por la represión, no se quedará de brazos cruzados, ese día veríamos a la población tomando las calles con plantones, trancas, protestas masivas, marchas, barricadas, sectores pacifistas como los factores radicales que consideran que la confrontación de calle es una vía para salir del actual régimen. Esa reacción popular, sería espontánea, no habrá necesidad si quiera que nadie la convoque, ocurrirá porque el pueblo comprende que en vez de salir a votar o quedarse en casa, será más efectivo estar en las calles bloqueando vías, lo que afectaría la movilización de votantes, sería masivo y contundente.

Lo anterior va a provocar una fuerte represión, guardias, policías y algunos mercenarios, si todavía hay gente dispuesta a hacerlo para entonces, saldrían a reprimir para poner orden público, estos enfrentamientos podrían afectar muchos centros electorales en los que inevitablemente se verían involucrados los militares del Ejército del Plan República. Veríamos muchos centros electorales asediados, en algunos podría haber reacción de militares, que tendrían que decidir, si disparan a las turbas enardecidas o se unen a la revuelta, en otros centros electorales, controlados por milicianos, la situación sería de confrontación, esto podría originar que militares y ciudadanos en rebelión terminen unidos, enfrentado a las fuerzas represivas del régimen, lo que estaría metiendo al país en la guerra civil, directamente.

Antes, muchos centros electorales no podrían ni siquiera entrar en funcionamiento, por una parte las protestas que serían incluso desde el día anterior a la instalación de mesas, evitarían que los miembros de mesa, principales, suplentes y testigos, logren llegar a las mesas, por otro lado, la enorme mayoría de de miembros de mesas no se presentaría, porque se estarían apegando al llamado del artículo 350 de la Constitución, para entonces aplicado legalmente desde la Fiscalía y por líneas de sus partidos políticos, además las rectoras del CNE habrían sido imputadas, pero estas amparadas en el TSJ ilegal, seguirían adelante con el proceso.


Realizar la elección de la constituyente será imposible para el régimen, pues los centros electorales, no sólo no tendrán asistencia de votantes, primero porque 90% de la población no va ir a votar, segundo porque la ola de protestas, que va a contagiar a los militares, no permitirá que los centros electorales, al menos 70% de estos puedan operar en el país, el caos, enfrentamientos y un conato de guerra civil, podría servir la mesa para intervención extranjera. Si insisten en la ANC, ese día, habrá sido, históricamente, el fin de toda la tragedia de Venezuela, fin del castromadusrismo en Latinoamérica y el inicio de un nuevo proceso en este país, sin poder hacer la elección, el oficialismo queda sin más que hacer, que tener que huir del país. 18/06/2017

sábado, 17 de junio de 2017

Así es que reina la anarquía en toda Venezuela

El país hundido en su etapa más oscura, transita caminos peligrosos, más según las pretensiones totalitarias y absolutistas de quienes quieren controlar, lo que consideran será el golpe maestro del régimen, la Asamblea Nacional Constituyente ilegal que pretenden imponer

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Esta oscura etapa de Venezuela, es producto de que el país ha caído en la anarquía. El régimen de Nicolás Maduro, no termina de imponer una dictadura como es debido, y a la población se la ha hecho difícil desalojar del poder al mismo. La razón es que el régimen aun tiene el control de las armas y la lucha en la calle es desventajosa en ese sentido, aunque numéricamente, el pueblo tiene sendas fortalezas pero poco coordinadas o aprovechadas políticamente.

La tragedia social es imperdonable, no hay gobierno. Cualquier ciudadano venezolano está desamparado en todos los aspectos, el país sigue “funcionando”, lo poco que está, por inercia, porque todavía existe un empeño de un sector de la sociedad de mantener sus horas de trabajo, estudios y una vida civil común y corriente como la de cualquiera en el mundo. Aunque siempre toparán con los efectos de la crisis, desde la escasez de alimentos, medicinas, inseguridad, caos generalizado en las calles, enfrentamientos entre manifestantes y policías, saqueos, “plantones”, marchas, censura, Internet lento, telecomunicaciones en crisis, bancos colapsados, sistemas de transporte paralizándose, sin agua en muchas ciudades, con cortes de energía eléctrica, el alto costo de la vida, además de un régimen al que indolentemente, nada de esto le importa, salvo lo de mantenerse en el poder como escudo para evitar la cárcel y la justicia.

La anarquía está en el régimen. Se ve claramente por ejemplo, con la represión que aplica un sector oficialista. En recientes declaraciones, el general Padrino López advertía a los guardias nacionales, que no debía cometer atrocidades contra los ciudadanos en las protestas, luego que se demostrara, que aparte de que las fuerzas públicas son tolerantes con la presencia de civiles armados –mercenarios- en medio de las manifestaciones, quienes han sido vistos y grabados disparando, saqueando, incendiando y enfrentando a los manifestantes que luchan por la democracia, y no son detenidos puesto que son presuntamente pro oficialistas, los militares han estado atacando a la prensa, a quienes graban videos y hacen fotos con sus cámaras, robando a los manifestantes y transeúntes pertenencias personales, rompiendo portones de residencias, violando la propiedad privada al dañar vehículos en estacionamientos en conjuntos residenciales, como castigo a los manifestantes, además de la saña contra los heridos, muertos y la ola de detenidos con allanamientos ilegales, sin orden judicial. A lo que el ministro de la Defensa se refirió de “atrocidades”, dejó claro que él no es quien ordena reprimir, puesto que la GNB, cuando sale a la calle en materia de orden público y lo explicó la Fiscal Luisa Ortega, tiene funciones policiales, y queda bajo el mando del Ministerio del Interior y Justicia, bajo control del general radical, Néstor Reverol, entiéndase lo que dijo Padrino López, como una acusación.

En el PSUV, las divisiones siguen profundizándose, no sólo se ha consumado la división entre maduristas y chavistas, debido a que el madurismo pretende cambiar la Constitución, que dejó Hugo Chávez como “legado”, sino que en el madurismo, surgen fuertes rivalidades, entre las facciones que lideran Cabello, Jaua, El Aissami y Maduro, para ver quién controla la Asamblea Nacional Constituyente, si es que logran hacerla, el desorden en el oficialismo, entre sus dos facciones principales y ahora con la nueva guerra silenciosa entre el grupo pro cubano, liderado por Jaua y los militares sancionados, que tienen en Cabello a su “líder”, tienen efectos demoledores en el resto de la sociedad, porque el gobierno ha desaparecido en la práctica, no hay atención pública, no hay servicios públicos, los presupuestos no están adaptados a la realidad, en materia económica, el país tiene una economía de guerra, los precios en las calles son una incertidumbre total, el transporte público no funciona como es debido, las policías están atadas de manos en materia de seguridad, pero dispuesta a disparar a mansalva a los estudiantes, los manifestantes toman cualquier calle, a cualquier hora y se produce un caos que es cotidiano.

La represión ordenada por un sector del régimen, el radicalizado, es criticada por otro sector más moderado, uno interfiere con el otro en las acciones, una situación que más temprano que tarde saldrá a relucir en lo público.

En el lado opositor surge una situación similar, por una parte los gobiernos locales, hundidos en la crisis económica no tienen manera de sostener las gestiones, los partidos políticos mantienen las diferencias por candidaturas, surgen grupos radicales auto denominados “Resistencia”, que plantean la lucha frontal sin direccionamiento de partidos políticos, incluso les adversan en algunas regiones, pero también sin coordinación, sin un liderazgo perceptible, de hecho la confrontación de calle es anárquica. Esto es un verdadero desastre, Venezuela transita situaciones parecidas a la Crisis del Siglo III, a la de Somalia, la anarquía en Albania, mientras del lado del oficialismo, surge en esta situación el siniestro plan de Cabello, al querer ser quien dirija o tenga bajo su control la Asamblea Constituyente que ilegalmente el régimen ha convocado.

Cabello aspira ser el líder de esta instancia y ha dicho bien claro, que cuando termine el conteo de días que lleva, al tener la ANC-ilegal, aplicará “justicia”. Realmente Cabello pretende extender, sin saberlo, la situación anárquica, porque quiere instaurar una etapa que será similar al Reino del Terror de Maximilien Robespierre, que también fue anárquico por el enfrentamiento entre facciones. El ex diputado ya ha ofrecido cárcel a toda la oposición democrática, al chavismo que se enfrenta actualmente al madurismo, antes tendrá que asegurarse que el régimen podrá implementar la ANC-ilegal, que desde ya no es reconocida por el mundo. Labor nada fácil para este. 17/06/2017

sábado, 3 de junio de 2017

El madurismo es indolente y es lo que los conduce a su caída

A la banda atorrante no les importa cuántos muertos haya, no les importa el país, el hambre, la miseria, la mengua en los hospitales y esa es la base de su próxima y cercana caída, han caído en un estado de stress que los conduce a su desalojo del poder

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

El grupúsculo que cada vez se queda solo, que es señalado por el mundo entero de criminales, tienen claro que si en las actuales circunstancias, se entregan o se rinden, las probabilidades de que vayan presos son muy altas, por lo tanto, han adoptado una forma de hacer política, propia de los delincuentes que saben que tienen un pie en la cárcel y uno fuera. La indolencia y el cinismo. Al final concluyen, si van ir presos por unos 80 muertos, igual podrían ir por 100, 1.000 o 10.000, eso a ellos ya no les importa.

Asumir la indolencia, para no ver el abismo por el que rueda toda Venezuela, la falta de medicinas, la crisis alimentaria, la peor inflación del mundo y de la historia de este país. Desde que se inició esta fase del régimen, desde 2013, la devaluación oficial es de más de 31.000%, parte de lo que explica la tragedia venezolana. A la banda delictiva, nada le importa las muertes, que el país no funcione, que a la gente no le alcance el dinero, que los niños mueran de hambre y mengua, que los guardias destrocen a personas con plomos, metras, perdigones, a palos, que ya no haya espacio para meter más presos, que en todas las protestas mueran, jóvenes y funcionarios del Estado, tampoco les importa, para tratar de disimular, meter presos a los que por tener una mentalidad distorsionada con la política y ser parte de un cuerpo represivo, asesinan con saña a los “guarimberos”, esos que en los cánticos de entrenamientos dicen, “quiero sangre de guarimbero”, para decir que hay “estado de Derecho”.

Sin embargo, lo que atraviesa la cúpula roja, la de los atorrantes, se les ve en sus rostros, con sonrisas cínicas superpuestas, que no pueden durar mucho tiempo dibujadas, porque la amarga realidad los acecha, es un asunto psicológico. Veamos.

Hay un cambio emocional, cognoscitivo y conductual en estos señores. En que se les ha visto afectado, la vitalidad, el vínculo con la situación y la percepción del logro. Se mantienen bajo un stress continuado y se les nota en sus caras, agobiadas por el nerviosismo. Pero esto es lo peligroso, la indolencia surgida en lo particular de quienes detentan el poder, afecta en lo social, a los venezolanos, nada conmueve a estos, no tienen interés en cambiar las cosas y se han acostumbrado, a infringir dolor y a estar en la situación paupérrima que han creado en el país. Así actúan los delincuentes, de manera indolente.

Según investigaciones en el área psicológica, la conducta de estos individuos se ha adaptado a la situación traumática y todo lo justifican desde su visión, con odio social, racial –en este caso político-, se terminan aislando cada vez más y tienen una pobre visión de la vida y de la raza humana, lo que los conlleva a ser sociópatas, por tener el poder que tienen.

La indolencia que reina en las principales figuras del régimen, es tan dañina, que resulta contagiosa, se ha visto a uno de sus principales verdugos, a través de su programa de televisión, llevar o invitar, personas, militares, dirigentes, de todo tipo, con la finalidad de nombrarlos en una lista, pretender un apoyo irrestricto de los asistentes y convencerlos de que si cae la cúpula, caerán todos, intentando una cohesión que busca involucrar al resto en sus acciones particulares. Se ha visto como el general en jefe, cayó en su influencia, aunque el otro sector, del chavismo genuino, se ha apartado y como no le apoya, ahora recibe críticas, ataques y fuego, incluso persecución, tal como ocurrió con una emisora de radio de chavistas en Barinas, cerrada por permitir críticas contra la constituyente.

La banda indolente sufre en lo personal. Este tipo de personas no suelen levantarse temprano, y no muestran un rostro lleno de vitalidad, véanle las caras en las cadenas de televisión. El indolente nunca atenderá las necesidades de otras personas, es lo que se ve en el país, las instituciones de salud pública han sido abandonadas a su suerte, las policías no funcionan para la inseguridad, apenas para reprimir. El indolente nunca tiene una postura positiva hacia circunstancias que tienen en contra, al contrario, señalan lo que estos, “hay una guerra económica”, “el Imperio nos ataca”, entre otras fábulas. No tienen proyectos y es que el madurismo, que ahora destroza al chavismo, no tiene un plan para el país, salvo de evitar que los tumben del poder. Estos señores, recurren a farmacológicos, drogas y alcohol, para lidiar con la adversidad que tienen. Le dedican mucho tiempo a situaciones que no resuelven el problema principal, un último ejemplo es emplear el Dicom en el sistema cambiario. Los indolentes suelen descuidar su salud y figura, ejemplos son muchos en esa cúpula. Sus emociones nunca son positivas. El indolente por lo general siente odio y envidia por otras personas u otros grupos, allí tienen como siempre acusan a Empresas Polar de todo el desastre del país.

Es esa la trágica, absurda y triste vida que lleva la cúpula del régimen. Ya están presos en el país, se vuelven indolentes para intentar dar muestras de fuerza, es una actitud inseparable de corruptos, ladrones y criminales.

Esta situación de indolencia social que atraviesa la cúpula, es interesante determinarla, porque tal conducta envía señales importantes para saber que el fin de esta pesadilla, está cerca. Son prodigios de un fatalismo provocado por la desesperanza y porque ya a estas alturas no tienen manera de cambiar el entorno, que ahora les enfrenta. Es el preámbulo de la resignación y aceptación de la dura realidad, por lo que por ahora no son solidarios y no reaccionan ante las calamidades generales que ahora hay en Venezuela. En ese estado, sin saber qué hacer realmente, para no tener que seguir hundiéndose en la espiral de violencia, y para tratar de seguir, sin acierto alguno, tratando de parar la ola de rechazo nacional y mundial, porque si tienen un plan, sencillamente no les va a funcionar, marchan al aislamiento perfecto, que servirá como condición para que la sociedad, los distintos actores políticos, económicos y de poder, junten esfuerzos en dar el empuje último que falta, al “castillo de naipes”, que han construido estos torpes, encerrados y atrapados en la terquedad que ellos mismos han forjado, como su propio encierro. Así como los delincuentes, unos terminarán negociando, otros, un poco más inestables mentalmente, podrían halar ellos mismos el gatillo, un grupo más reducido, pueda que resista hasta la hora última, con las botas puestas. 03/06/2017

jueves, 1 de junio de 2017

César Pereira

Candelariazos

Por Antonio Barreto Sira / @Barreto Sira

¿Quién fue César Pereira? César pudo haber sido el hijo de cualquier de nosotros.

César Pudo haber sido el nieto suyo o de su vecino. El compañero de clase de su hijo o sobrino. César pudo haber sido el hijo de su hermano o aquel amigo que tiene unos cuantos años que no ve.

César Pereira es todos y cada uno de los hijos de esta tierra, representa a cada muchacho venezolano que quiere un cambio para su país, que sueña con un porvenir, que aspira un mañana mejor para cada uno de nosotros.

César es una víctima más de esta dictadura que asesina cruelmente a nuestra juventud. Que se suma a la estadística y a la lista de delitos de violación de Derechos Humanos que se abulta con el pasar del tiempo.

Él encarna una generación de venezolanos que no quieren seguir padeciendo los sinsabores de la escasez, de la carencia de oportunidades, que no quieren aceptar que la única salida a la crisis es por Maiquetía.

Este joven es un mártir, es un muerto que pesará por siempre en las consciencia de los jerarcas de un régimen que sin temor a Dios, levantan sus armas contra el pueblo. Y hasta se burlan del Padre de la Patria, Simón Bolívar, al llamarse “bolivarianos” y empuñar sus armamentos en contra del pecho desnudo de las nuevas generaciones que luchan cívicamente en las calles de nuestra Venezuela.

Y esto ocurre mientras Nicolás Maduro baila salsa, mientras Elías Jaua pretende engañarnos con su constituyente. Pero nuestros valientes héroes prosiguen en las calles batallando por una Venezuela nueva, de progreso y democracia.

Mientras el régimen reprime con salvajismo toda expresión de disidencia, todos los “cesares” de esta tierra corajudamente dan un paso al frente y dicen: ¡No! ¡No queremos comunismo!

César Pereira no puede quedar sólo en el dolor de sus familiares y amigos, no puede ser un recuerdo que se esfume con el paso del tiempo; César no puede perderse en la bruma de los hechos y acontecimientos por venir, sino que debe vivir en cada acción democrática y civilista que se efectúe hasta alcanzar la liberación nacional.

Y es que, van prácticamente 60 venezolanos, la mayoría de ellos menores de 30 años, que han perdido la vida por el sueño de una Venezuela libre, que han sido asesinados por las manos de funcionarios policiales y militares que en vez de proteger al pueblo se han convertido en guardias pretorianos que le cubren las espaldas a un dictador como lo es Nicolás Maduro.

César Pereira, es y será un héroe de esta nueva generación de libertadores. César es un ejemplo que debemos imitar por siempre en nuestros corazones y ánimos.

César es un hijo más de Anzoátegui que no tendrá hijos, que no los verá crecer, que no podrá seguir soñando, que no se reirá ni llorará, porque un policía siguiendo instrucciones de un régimen ilegitimo detonó su armamento sin importarle todo aquello que está matando, sin importarle los sueños que estaba asesinando.

¡Qué triste! ¡Qué dolor sentimos los anzoatiguenses ante esta pérdida!

Frank Gavidia (AD): Venezuela es hoy un país crucificado en problemas

De acuerdo con declaraciones ofrecidas por el dirigente juvenil de la Mesa de Unidad Democrática, Frank Gavidia, el gobierno se empeña en seguir agravando la crisis económica y social de la nación, a cuenta de la calidad de vida del venezolano.

Gavidia recordó que de acuerdo a la más reciente encuesta de Hercom 78,1% de los venezolanos cree que Maduro debe salir este año de la presidencia, por lo que exhortó al primer mandatario a renunciar: “facilítele las cosas al país y renuncie por incapaz y negligente, por incumplir el juramento de velar por la Constitución y por condenar a Venezuela a ser un país crucificado en problemas”.



El también dirigente de la tolda blanca, Acción Democrática, denunció el hecho de que desde la activación del Plan Zamora se ha sumado más de 48 víctimas, desde el inicio de las protestas ciudadanas, “los militares deben estar en los cuarteles, guardando fidelidad a la Constitución y al país, no rindiendo cultos personales ni reprimiendo al pueblo del cual forman parte. Es necesario desmilitarizar la política para buscar una salida urgente al grave problema de confrontación que atraviesa Venezuela”.

Hizo un llamado a seguir en las calles, protestando de manera pacífica, Constitución en mano: “hoy somos un país con una profunda crisis humanitaria, el gobierno no tiene intención alguna de buscar soluciones, por el contrario, procura agravar la precaria situación de nuestros ciudadanos cuando devalúa la maltrecha moneda en un 67% con la puesta en marcha del dicom, junto el alza en los precios de los alimentos en más de 1.000% respecto al año anterior, para crear de esa forma una nación de sobrevivientes”.

Condenó que hoy las madres lloren a sus hijos muertos víctimas de la represión, la delincuencia o la falta de medicamentos: “día a día, se apaga una vida, un sueño, una esperanza, gracias a la indolencia del alto gobierno que no permite se abra un canal humanitario para que entren a Venezuela medicamentos. Basta ya, hay que ponerle un coto a esa manera irresponsable e inhumana de conducir el país”. / Prensa AD-Mérida

miércoles, 31 de mayo de 2017

Un país desdibujado

Por Abilio Gómez / @AbilioGomezULA

Un país al que poco a poco le fueron despojando de su herramientas republicanas, constitucionales y democráticas no le queda más opción que optar por la manifestación física y pública en las calles hasta le sean restituidos sus derechos. Quienes hoy ejercen el poder, empezaron por despojar del carácter cívico a nuestras instituciones republicanas, mientras vendían su verdad errada a las familias venezolanas que agotadas de una democracia con errores, nunca imaginaron que acogerían a una élite militar que para la fecha de hoy asesinan y dejan asesinar a sus compatriotas sólo para proteger sus privilegios. Pero no les bastó con esto, aún cuando ya desmantelaron el Estado de Justicia y de Derecho que tanto les costo construir a los demócratas de este país, pretenden entonces borrar de nuestro imaginario colectivo el carácter democrático de la mujer y el hombre venezolano, y así sin mayor complejidad arrebatar de nosotros la identidad Nacional tal como la conocemos.

Hoy, vivimos el caos de un país ultrajado por el hambre, la crisis de la salud pública y la inseguridad, pero lo más degradante y que llena de impotencia a la familia venezolana es sentir y padecer como el Gobierno Nacional y sus responsables directos niegan en todo momento las crisis social que aqueja al país porque la moral revolucionaria no les permite mirar más allá de los portones de Miraflores. Aquí entonces, me detengo a pensar en el país que mis padres vivieron, y entiendo a simple vista que de él queda muy poco, quizás solo la conciencia cívica y democrática que ellos nos han transmitido, y si se nos ocurriera claudicar en nuestros objetivos, entonces ellos, los corruptos y asesinos que hoy gobiernan la Nación tendrían el escenario perfecto para dibujar un país a su medida. 

Quienes son prófugos del mundo, hoy no solo intentan contener a un país entero con el ejercicio de la fuerza, también buscan por el arte del engaño imponer un amago constituyentista como herramienta para terminar de anular lo que queda de algunas instituciones de Estado y así terminar de moldear la Nación empobrecida y sumisa en la que ellos y sus privilegios puedan sobrevivir.

Para el país que le secuestraron su futuro, que le han mutilado su esperanza y que le han arrebatado sus oportunidades, no puede haber otro opción que asumir la lección histórica y convertirnos en el combustible de la democracia, de la acción cívica y la razón de la justicia sin dejar que el revanchismo y el radicalismo nuble nuestra visión democrática del país en el que convivimos todos y todos podemos sacar adelante.

Es momento de UNIDAD, de reconocer la política y no la anarquía ¡La lucha la hacemos todos, el país que queremos lo dibujamos todos! 

sábado, 27 de mayo de 2017

Observatorio Penal Mérida ha asistido al menos 30 casos de violación de DDHH en Mérida

La ONG, también da orientación a familiares de personas detenidas ilegalmente, allanamientos y tortura para que emprendan acciones legales contra funcionarios que abusan del poder

La presidenta de la ONG Observatorio Penal Mérida (OPEM), Sarita Montiel, reportó que hasta ahora esta organización, que se dedica a la defensa y promoción de los Derechos Humanos (DDHH), ha atendido al menos 30 casos de personas que han sufrido detenciones y allanamientos, en el estado Mérida, en el marco de lo que han sido las últimas protestas ocurridas en Venezuela, “también damos asesoría y atención en cuanto a la formación de cómo se debe actuar en caso de que a las personas se les violenten sus derechos”, dijo la activista.

Sarita Montiel informó que hay detenidos a los que les siembran evidencias y torturan.

“Hay actuaciones que las personas deben asumir, si son objeto de vejaciones en ese sentido, en todo lo que tiene que ver con los abusos de algunos organismos de seguridad, que dañan la propiedad privada cuando hacen allanamientos, violentando el derecho de las personas a gozar libremente de sus bienes”, detalló.

La ONG lleva a delante casos en la Fiscalía, además de que orienta a los familiares de personas que son detenidas ilegalmente o que sufren torturas, para que emprendan acciones legales contra los funcionarios que cometen los delitos con el abuso del poder, “estamos dando pasos importantes, sobre todo ampliando con nuevos activistas nuestro radio de acción a municipios como Campo Elías, Tovar y Alberto Adriani en Mérida, así como con nuevos activistas en el estado Táchira, en Trujillo, Barinas y Lara”.


Montiel dijo que han logrado resolver varios casos de los que han atendido, trabajan en conjunto con abogados privados que son nombrados por los afectados, indicó que se han tenido que enfrentar a situaciones de mucha injusticia, “hay muchos detenidos a los que les siembran evidencias, incluso drogas, sobre a todo a jóvenes, les decimos a los uniformados que no deben abusar de la autoridad que envisten, porque cometen crímenes de lesa humanidad y estos delitos no prescriben”. 27/05/2017

viernes, 26 de mayo de 2017

Régimen apenas contiene barrios caraqueños con bolsas de comida

Aunque no es mucho, la poca comida que hay, es llevada a los principales barrios, para evitar que el malestar desborde el anillo popular que rodea Miraflores

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

A las UBCH, CLAP y miembros de consejos comunales en distintos barrios del país, en que focalizan la acción madurista, les entregaron la semana que culmina, materiales de construcción, algunas neveras, microondas, y por supuesto algo de las bolsas del CLAP. En los principales barrios de Caracas, tienen a la mayoría sometida con las miserias y limosnas que el régimen alcanza repartir.

Catia es un polvorín que el régimen apenas logra contener, la corrupción con divisas, la escasez y la corruptela de las UBCH entorpecen el reparto de alimentos en zonas del oeste caraqueño

Es esa la razón de porqué el oeste caraqueño no termina de reaccionar o sumarse totalmente a la ola de protestas que el interior del país atraviesa.

A pueblos enteros en el interior de los estados, sitios poco estratégicos para el régimen, les han quitado todo, los alimentos, cualquier tipo de asistencia, ayuda o gestión de gobierno, por un lado porque no tienen respaldo popular y por otro, porque hay determinados municipios que no representan riesgos para la precaria estabilidad del régimen. Es así como les han quitado la entrega de bolsas de comida, para asignarlos a sectores específicos en Catia, el 23 de Enero, La Vega, Petare, El Valle, en Caracas. El régimen cuida el anillo popular que rodea a Miraflores.

Se trata de una movida que tiene que revisarse. El alzamiento en zonas rurales y otras del interior, han demostrado ser muy contundentes, al punto que las fuerzas represivas han estado desbordadas. En este proceso de colapso general del país, el desplome de las instituciones democráticas, destruidas por el oficialismo, es incapaz de detener la determinación del pueblo.

Hay sin duda una revolución democrática en Venezuela, un país alzado, que ante las estrategias que la cúpula roja, determinada a no entregar el poder bajo ninguna circunstancia, seguirá avanzando y buscará opciones. El régimen envía tropas al interior, a reprimir a mansalva, pero a la capital envía las últimas reservas de alimentos que todavía tiene bajo control. La república atraviesa serios peligros, la conflictividad interna, la guerra entre civiles y la combinación de guardias nacionales, con policías y bandas mercenarias, está declarada, se ha visto un fuerte capítulo, que tiene sus segundas y terceras partes.

El oeste caraqueño es un polvorín, al faltar la comida totalmente la historia cambia, por eso el oficialismo, actuó con dureza y fuerte represión en Táchira y Mérida, donde la población bloqueó por una semana el envío de cargas de alimentos, hortalizas y demás rubros a la capital caraqueña. 26/05/2017

El madurismo ahora quiere apresar al chavismo

Sólo les falta dispararles trozos de cabillas, lacrimógenas al pecho, metras o balines, sacarles los ojos con perdigones, aplastarlos con tanquetas y ponerlos presos sin ordenes de ningún tipo

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Lo que falta es que el madurismo, ese que defienden Padrino López, Cabello, Jaua, Benavides, Rodríguez, Bernal, El Aissami, Reverol, entre otros, comiencen a apresar, reprimir y perseguir a los chavistas. Aunque a Nicolás Maduro lo han visto siempre como un incapaz, resulta interesante ver como el grupo radical, asustado, ahora tiene que defender, seguir y escudarse en este último personaje.



Los chavistas, tanto los del 4F, como del ala civil, han levantado sus voces críticas, a lo que viene haciendo el grupo de desesperados. Ahora resulta, que personajes como Jaua y Rodríguez, aquellos del Movimiento 80, que una vez que Hugo Chávez salió de la cárcel por el indulto de Rafael Caldera, le negaron el uso del Aula Magna de la UCV para sus primeros discursos, por considerarlo “un loco”, le dicen a los seguidores del chavismo, que la Constitución hay que cambiarla, es decir el legado de Hugo Chávez, en el fondo para este grupo de militares y civiles, acorralados por el país y por el mundo, ya el chavismo no sirve.

Ahora quieren una Constitución a la medida, peor que la que Hugo Chávez se hizo. No se descarte que incluyan en la constituyente, artículos expresos que digan que es imposible juzgarlos, así, con nombres y apellidos, de este grupo cualquier aberración es posible, o que Maduro será el Presidente eterno con renovación indefinida sin necesidad de elecciones, eso sería “constitucional”.


Ahora todos señalan a la Fiscal General Luisa Ortega, quien ha decidido actuar apegada a Derecho, sacando a la Fiscalía del conjunto de poderes que el régimen tiene todavía bajo control político, de otros atorrantes, desesperados igualmente, pero que a punto de quebrarse en muchas instancias, allí se ha visto como magistrados del TSJ se han pronunciado, hay revuelo en las filas militares y ahora, esto último, los maduristas, no sólo persiguiendo a los factores opositores, sino a los chavistas también. Quien lo diría, que a los venezolanos les tocará defender de la tiranía castromadurista y militarista, a los chavistas. 26/05/2017

jueves, 18 de mayo de 2017

El gobierno pretende encarcelar el ímpetu rebelde y combativo de nuestra juventud

Para el dirigente de la Mesa de Unidad Democrática en Mérida, Frank Gavidia, lo ocurrido las últimas horas en la entidad refleja el desespero de un gobierno sin apoyo popular, "es evidente el deseo de cambio en nuestros ciudadanos; en las calles existe una notable esperanza que sopla aires de libertad", señaló el declarante.




El también integrante del partido Acción Democrática rechazó la detención del dirigente estudiantil Carlos Ramírez, "hoy se trata de Carlos, mañana seremos cualquiera de nosotros. El gobierno pretende encarcelar el ímpetu rebelde y combativo de nuestra juventud, pero no logrará doblegarnos".

En su opinión la estancia de Maduro en el poder hoy se cuenta en muertes por hambre y represión, por lo que hizo un llamado a respetar la constitución: "basta de cobardía y violencia. Señores del gobierno ustedes son los responsables de lo que hoy vivimos millones de venezolanos; es hora de ponerle coto. Basta de represión, vamos a contarnos, sin miedo, que sea el soberano el que decida".

Gavidia hizo un llamado a mantenerse activos, "con organización, calle y voto saldremos de esta pesadilla" / 18/05/2017 / Prensa @PartidoADMerida

Qué parte no entiende el Papa Francisco sobre la crisis de Venezuela

Su Santidad debe exigir al chavomadurismo que cumpla con los términos del diálogo que ya se hizo, y con los que Maduro y su banda se burlaron en la cara del Santo Padre

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Al Papa Francisco hay que comenzar a hablarle en venezolano y decirle: “usted está más pelao’ que rodilla e’ chivo”. La Unión Europea y El Vaticano, han insistido una y otra vez que la situación en Venezuela de resolverse otra vez con un “diálogo”.



Eso es fácil decirlo, cuando quienes lo hacen, tienen seguras las tres comidas diarias y si tienen alguna afección, disponen de médicos bien pagados, medicamentos, insumos y atención. Esos aspectos básicos no están garantizados en Venezuela. Pero más allá de las carencias, el Papa Francisco, no termina de asumir que tanto Raúl Castro, como Nicolás Maduro, se han burlado de él, de El Vaticano, y sin ánimos de ofender, otra vez en venezolano, su Santidad, que se ha metido a mediador político,  ha quedado ante toda Venezuela y ante todo el mundo, como “un soberano pendejo”. En Venezuela se dicen las cosas así, cuando alguien no entiende, no es una ofensa.

En Venezuela ya hubo “diálogo”, los partidos políticos, que advirtieron, que asumirían el costo político, de sentarse a dialogar con los chavomaduristas, fueron y asistieron a esa chacota, que su Santidad se permitió montar, en ese cónclave se hicieron discusiones, que la banda estafadora, la del chavomadurismo, calculó, les ayudaría ganar tiempo, y lo lograron, pudieron evadir el referendo revocatorio, que de haberse hecho, hoy Venezuela estuviera en el rumbo de la recuperación, pero no, gracias a esa “ayuda” del Papa Francisco, ahora estamos en una situación peor, calamitosa, con el hambre en crecimiento, con el país alzado y en caos por los cuatro costados, con represión, muertes, heridos, saqueos, incendios y demás. Quedará en la historia así, Venezuela nada tiene que agradecerle al Papa Francisco, muy al contrario a los obispos y curas venezolanos que si entienden del asunto y están allí, ayudando en la pelea.

Ese “diálogo”, arrojó unos términos de acuerdos, que incluso la oposición se permitió que en el manejo del lenguaje, se cambiara el término de “presos políticos”, por “personas detenidas”, un asunto de forma, a final de cuentas. Se debió liberar a los presos políticos, permitir el canal humanitario, publicarse un cronograma electoral que se cumpliera, sacar a la Asamblea Nacional (AN) de la situación de desacato ilegalmente señalado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Pero nada de eso pasó.

Los cabecillas del chavomadurismo, no sólo no soltaron a los presos políticos, subieron de 100 a más de 140 actualmente. No sólo no aplicaron el canal humanitario, ahora con los CLAP, le cobran al pueblo la bolsa de alimentos, que ni siquiera llega, y la ex ministra de Salud, Antonieta Caporales certificó la crisis humanitaria sanitaria. No sólo no publicaron ningún cronograma electoral, ahora no se sabe cuándo volverá haber elecciones en Venezuela, con un régimen que pretende acabar con la Constitución vigente, reconociendo el fracaso de esa norma chavista y pretende estirar el tiempo en un supuesto proceso de asamblea constituyente, designada en elecciones amañadas. No sólo no sacaron a la AN del desacato, sino que al contrario, el régimen con el TSJ le da un golpe de Estado, repudiado por el mundo entero, menos por el Papa Francisco, al quitarle todas sus funciones y dejar a los diputados sin inmunidad parlamentaria, lo que ha desatado una ola de protestas en todo el país, de al menos 1.200 eventos, con miles de heridos, 41 fallecidos y pérdidas materiales de consideración.


Se ha visto entonces, a la guardia nacional, reprimiendo al pueblo duramente, a la policía junto a bandas fascistas mercenarias, que hacen el trabajo sucio. Es con esa gente, incapaz de sostener por un minuto un compromiso, ni en su palabra o papel, impíos que no disimulan en la sed de sangre, con quienes hay que sentarse a dialogar, otra vez. El diálogo es política y es un mecanismo válido, pero en este caso, una parte, la oposición, en respeto a la prominencia de la figura del Papa, ya lo hizo, ya los acuerdos se suscitaron, le toca al Papa Francisco ver como resuelve, en venezolano, “su metida de pata”, le toca a su Santidad, obligar al régimen de Nicolás Maduro, cumplir con los términos del diálogo que ya se hizo, no insistir en la burda operación de volver a sentar a la oposición, para que luego El Aissami, Jorge Rodríguez, Cabello y Nicolás, detrás de bastidores, se rían de los enviados del Papa, del mismo Francisco, a quienes le siguen viendo, en venezolano, “cara de bolsas”. 17/05/2017

miércoles, 17 de mayo de 2017

La crisis humanitaria sanitaria, es oficial

La ex ministra Antonieta Caporales, dio datos que dan la razón a los señalamientos de la prensa y los partidos políticos de la tragedia sanitaria en el gobierno de Nicolás Maduro

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla



Ha pasado mucho en tan pocos días que una noticia deja sin vigencia a la otra en cuestión de horas. Confirmado con sus propios datos, oficiales, la crisis humanitaria sanitaria que desde hace años se viene denunciando en la prensa, por periodistas y por diversos partidos políticos, la ex ministra de la Salud, Antonieta Caporales, en funciones dio las cifras, que ahora son tomadas por la Unicef como fundamento para señalar ante el mundo de la grave crisis que atraviesa el país. Sobre este dato, no dice nada el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, quien denuncia de presencia de menores en las protestas, sin entender que en Venezuela se atraviesa por un “primavera”, una reacción social en que los adolescentes, nacidos y crecidos “en revolución”, no aceptan los atropellos, injusticias, crímenes y corrupción del actual régimen.


Los datos que aportó la ex ministra, destituida el mismo día, revelan que si hay una crisis humanitaria en Venezuela, negada días atrás por la atorrante canciller, Delcy Rodríguez en la OEA, cuando decía: “No hay crisis humanitaria en Venezuela, no la hay”. Hay que agregar que el Ejecutivo ha estado enviando ayuda médica y de alimentos a otros países, para crear la matriz de opinión de que no hay la crisis humanitaria, dejando a los venezolanos desasistidos, con un incremento de la mortalidad infantil en 30% en el último año, con mortalidad materna en alza alarmante en 65,79%, subida impresionante de 76,4% de casos de malaria, una enfermedad que fue erradicada por los gobiernos de la democracia, en los criticados “40 años”. 17/05/2017

martes, 16 de mayo de 2017

Los venezolanos estamos plagados de limitaciones y sometidos a penurias

Por Vicente Brito / @vicente_brito

La actual situación coyuntural que afecta a los venezolanos no se justifica, la serie de limitaciones y falta de recursos para cubrir las necesidades familiares, así como los gastos imprevistos nos colocan en situación de penurias.

Vivimos y padecemos coyunturas inconvenientes a nuestra tradicional forma de vida, nunca antes sentidas por los Venezolanos en los últimos 105 años, desde el inicio de la explotación petrolera.

A pesar que el precio del petróleo casi duplico en los últimos meses acercándose a los $50 el barril, la situación económica y social ha seguido desmejorando, lo cual no se entiende al ser este precio actual del petróleo, uno de los mejores que hemos tenido en los últimos 60 años. No justificándose las extremas penurias a las cuales estamos sometidos.

Lo sentimos en las limitantes que padecemos, las cuales han sido causadas por la aplicación de políticas públicas antagónicas que nos afectan gravemente. 

Tales como el de estar sometido a un proceso inflacionario creciente, que ha ido desapareciendo nuestros ingresos hasta alcanzar apenas un 20% de lo que era nuestro poder adquisitivo de hace un poco mas de 5 años, causado por la emisión de dinero inorgánico por parte del Banco Central, en cantidades infinitas de bolívares para cubrir el creciente gasto público y las incalculables pérdidas de las empresas del Gobierno(se estima que algunas de ellas han perdido hasta 10 veces su capital desde que fueron tomadas a los privados).

Esta política monetaria expansiva que si bien le resuelve las faltas de bolívares al Gobierno, nos convierte en más pobres cada día. La cantidad de dinero circulante en manos del público así lo demuestra. Son más de 14 billones de bolívares emitidos sin ningún respaldo en menos de 4 años.

La falta de alimentos, medicinas, repuestos para vehículos y electrodomésticos, lo demuestran y lo sentimos no solo en las dificultades para conseguir estos productos, sino en su constante aumentos de precios como resultado de la minimización de la producción nacional y la cada vez más reducidas importaciones, agravada más aun por la subida permanente del dólar paralelo, con el cual se traen buena parte de las importaciones privadas.

Lo más preocupante es que pasamos de ser de los primeros 5 países del continente Americano en crecimiento económico y desarrollo humano a ubicarnos en los 4 más pobres, pero lo más triste es que nos corresponde el primer lugar en niveles de escasez de los productos que mayormente consumimos y los más necesitados en alimentos y medicinas.

Son amargas realidades que vivimos en el día a día que nos angustian y demuestran las limitaciones que sufrimos y penurias a las cuales estamos sometidos.

Bullying político

CANDELARIAZOS

Por Antonio Barreto Sira / @BarretoSira

Los venezolanos repartidos por el mundo observan con indignación lo que está sucediendo en Venezuela; ellos saben cómo viven sus familiares y amigos que se encuentran dentro de las fronteras nacionales y sienten una gran impotencia por no poder ayudar a terminar con esta tragedia que estamos viviendo.

No obstante, los venezolanos en el exterior han encontrado la forma de contribuir a desenmascarar la tiranía venezolana y a demostrarle a los enchufados que los venezolanos los repudian.

Aunque la terminología correcta sería el “escrache” o “escrachar”, que según la Real Academia de la Lengua Española significa: Romper, destruir, aplastar /  Fotografiar a una persona, aunque en España, Uruguay, Argentina y Paraguay se le da la conceptualización de “manifestación en la que un grupo de activistas se dirige al domicilio o lugar de trabajo de alguien a quien se quiere denunciar”, quisiera utilizar en esta artículo el término “bullying”.

Y es que, los venezolanos le están utilizando el bullying político o escrache para recriminarle a los funcionarios o exfuncionarios del régimen venezolano el hecho que se encuentren en el mundo gastándose el dinero de los venezolanos.

A Tarek Williams Saab en el Líbano, MariPili Hernández en Barcelona-España, Roy Chardenton y Mario Isea en Madrid, Eugenio Vasquez Orellana en Miami y la hija de Jorge Rodríguez en Australia, son parte de esa cadena de hechos motivados por la indignación de un pueblo que ve como éstos señores se dan la gran vida a costilla del hambre de millones de venezolanos.

Mientras existen venezolanos comiendo en basureros, mientras la Guardia Nacional Bolivariana reprime salvajemente a los estudiantes, a los abuelos, a las mujeres,  y a todos los manifestantes en general, éstos señores disfrutan las mieles de los recursos del Estado.

Mientras toman vino en las calles de Madrid, mientras disfrutan de desayunos pagados en dólares en  el Doral en Miami, mientras estudian en lujosas universidades australianas, mientras se hospedan en fastuosos hoteles cinco estrellas, los venezolanos son obligados a comer las miseria que llegan eventualmente en las bolsas del CLAP, los venezolanos se mueren a mengua en hospitales sin insumos médicos.

Esta realidad les explota en la cara a los oficialistas, la frustración colectiva se expresa en reclamos públicos, en  reproches internacionales. Y es que, más de uno se acuerda cuando con desfachatez decían desde Miraflores que ser rico era malo, y ahora se la pasan disfrutando en dólares o euros.

Los venezolanos del mundo están contribuyendo a la resistencia pacífica y democrática; los compatriotas dispersos en el exterior están luchando con sus herramientas por el fin de esta pesadilla; nuestros hermanos de la diáspora están  activos y luchando por esa Venezuela que tenemos que construir en Unidad.

Y, quiero dejar bien en claro, que este escrito es una crítica para el enchufado que se gasta el dinero del pueblo en el mundo, mientras aquí el venezolano sufre, y es además un llamado de atención para aquel compatriota que aún cree en este régimen, para que observe como los jerarcas del Gobierno  y sus familiares viven fuera del país, y hasta en el Imperio, mientras aquí nos tienen pasando hambre.

¡Es hora de que todos reflexionemos!

AD Campo Elías: Tromerca castiga a los ejidenses

Julio Uzcátegui dijo que cruelmente las autoridades del Trolebús, han mantenido varias paradas cerradas como muestra del odio que sienten contra el pueblo que reclama una vida mejor

(Mérida 15/05/2017).- El secretario general del Comité Ejecutivo Municipal de Acción Democrática (AD), del municipio Campo Elías, Julio Uzcátegui, en nombre de todo del comité, rechazó la acción de la empresa Tromerca de mantener cerradas varias del sistema Trolebús, “en castigo a la población de Ejido, en represalias a las habitantes de la avenida Centenario específicamente”, el dirigente dijo que también condena los actos de agresión contra la población, contra la cosa pública, los bienes estatales, la violencia y la represión.

La dirigencia de AD en Campo Elías rechaza los actos violentos que se han suscitado en el municipio en los últimos días
“El pueblo ha salido valientemente de manera pacífica a reclamar sus derechos, consagrados en la Constitución, la cual ahora para este régimen no sirve, no funciona y quieren cambiarla, las orientaciones de la Mesa de la Unidad (MUD) han sido claras, protesta pacífica en reclamo de las elecciones que no han querido hacer, liberación de presos políticos y canal humanitario, los actos violentos, son parte de la represión del gobierno, que infiltra factores tanto policiales como civiles a desvirtuar la protesta ciudadana, asunto que rechazamos categóricamente”, destacó.

Uzcátegui dijo que es absurdo que la directiva de Tromerca, mantenga instalaciones cerradas, mientras hay funcionamiento normal, “es una forma de castigar a los ejidenses, sobre la parada que rompieron en Centenario, estos incapaces la dejan así como una “vitrina” de los hechos violentos que ellos mismos propician, lo que refleja el odio, el rencor que estos déspotas le tienen al pueblo, que hambriento, sometido a una crisis humanitaria sanitaria, ha salido a hacer su justo reclamo, se entiende que cuando hay protestas, las operaciones normales se suspendan”.


Sobre los últimos hechos ocurridos en Ejido, el dirigente dijo que “no es un secreto que hay pueblo molesto, inconforme, que no consigue alimentos, al que no le alcanza el dinero para nada y que por hacer el reclamo reivindicativo, es reprimido, perseguido y encarcelado, además de ser señalado de actos “terroristas”, que sólo son producto de la mente maquiavélica de quienes detentan el poder y que por temer perderlo por la vía de los votos, han negado toda posibilidad a la población, de que los cambios se concreten, así como ellos llegaron al poder, con los votos.”, concluyó. (Prensa AD Mérida)

Principales centrales obreras del país, se declaran en 350, contra la "constituyente comunal"

Como producto del encuentro nacional unitario de trabajadores donde se dieron cita representantes de las diferentes centrales sindicales CGT, CODESA, UNETE y CTV, así como de las corrientes sindicales MOSABASE y Coalision Sindical, directivos de Federaciones Nacionales y sindicatos de base de todos los sectores y regiones del país, se acordó rechazar la propuesta del presidente Nicolás Maduro de activar una constituyente comunal, por considerar que se trata de un fraude que discrimina a los venezolanos y los divide entre ciudadanos de primera y de segunda.

Roger Palacios, dirigente sindical

Entre los representantes de los trabajadores que participaron destacan Roger Palacios de URT SUCRE y UNETE, Pablo Zambrano de Fetrasalud, Juan Crespo de Fetraharina,  Rubén González de Ferrominera, Alejandro Álvarez de SIDERNAC, Leonel Grisset de SUTISS, Minerva Ortega de FETRAPURE y CTV, Ronald Golding de FENATEV, Alfredo Mago de FEDEUNEP, Servando Carbone de FENTRASEP, Victor Marquez de APUCV, Ana Rosario Contreras del Colegio de Enfermeria,  Marcela Máspero  de UNETE y FETRAMECO y Reinaldo Diaz del sector electrico, entre otros. 

Roger Palacios, coordinador nacional de UNETE en el sector alimentos lo calificó como “un gran encuentro en donde debatimos sobre la propuesta de la constituyente comunal que hizo el presidente Nicolás Maduro. Todos coincidimos en rechazar esta propuesta porque es un fraude utilizando como elementos los artículos 347 y 348 de la Constitución colocando a los venezolanos como ciudadanos de primera y de segunda”.

Ante esta situación explicó que se elaboró una agenda unitaria de trabajo para rechazar este intento del gobierno de perpetuarse y eliminar las alcaldías y gobernaciones. “Además rechazamos la escalada represiva de los organismos de seguridad del Estado contra la población civil que tiene derecho a la protesta y alertamos sobre la utilización de civiles armados contra los venezolanos para generar terror en la sociedad”.

Reafirmó el compromiso de UNETE y URT SUCRe en la convocatoria de jornadas regionales para unificar la clase trabajadora y movilizarnos contundentemente contra este nuevo fraude.

Por otro lado, Palacios aseguró que no se puede justificar que mientras hay dinero para comprar bombas lacrimógenas y elementos de represión, las medicinas, comida e insumos que entran al país disminuyen y el cierre de empresa se pone de manifiesto por las políticas públicas erradas que toma el ejecutivo.

Por otro lado, aseguró que “el pueblo venezolano ha demostrado que es pacífico y ante la ruptura del hilo constitucional por parte del TSJ los trabajadores en el estado Sucre hemos optado por el artículo 350 de la Constitución que es la desobediencia civil. Por lo tanto acompañaremos acciones a lo interno del país y también a lo externo para denunciar lo que nos está pasando en el mundo”. 

Para Palacios, el 60% del pueblo que está en la calle no lo está haciendo porque forma parte de un partido sino porque está reclamando que tiene hambre, que quiere libertad, seguridad, comida y medicinas. “Esas son las peticiones del pueblo. Esta convocatoria a una constituyente comunal no puede ser una patente de corso para que se siga violando la Constitución. Aquí el problema no es la Constitución sino que el gobierno se ha distanciado de las normas. El año pasado quitaron el revocatorio, se han negado a hacer las elecciones regionales y municipales, han suspendido las elecciones sindicales utilizando al TSJ y CNE cuando la OIT establece que ellos no tienen ningún tipo de competencia en este tipo de elecciones”, concluyó.

Por su parte, Pablo Zambrano, representante de Fetrasalud, explicó que “el abuso de poder se convirtió en una institución en Venezuela y quien abusa del poder es el presidente Maduro, él es el gran violador de la carta magna”.

A juicio del sindicalista la constituyente comunal violenta la Constitución “porque el voto debe ser universal, directo y secreto . Además en Venezuela se violan las leyes porque no se garantiza el derecho a la salud al igual que el derecho a la vida con el auge de la delincuencia. Los venezolanos salen de sus casas a trabajar pero no saben si regresan porque en cualquier esquina puede sorprenderles la muerte en manos de un delincuente. Y como si esto no fuera poco ahora se juzgan civiles en tribunales militares lo cual también es violatorio de la Constitución”.

viernes, 12 de mayo de 2017

Duglas Matheus: "Gobernador del estado debe abocarse al tema de la seguridad ciudadana"


El dirigente estudiantil Duglas Matheus*, afirmó que el gobernador y el director de la policía del estado Mérida, deben abocarse con mayor contundencia al tema de la seguridad ciudadana como una atribución propia de sus cargos; pues a su juicio, el gobernador se ha encargado durante estos últimos meses de otras actividades que no son de sus atribuciones, entre las que destacan la represión a manifestaciones pacíficas y no ha garantizar la tan necesaria seguridad ciudadana que requiere nuestra nuestro estado. Además, señaló que se deben agregar nuevos funcionarios a este cuerpo de seguridad, a fin de generar control sobre los elevados y alarmantes índices delictivos que azotan a los merideños. 

Aunado a ello, agregó, que según las normas generales en materia de seguridad, indican que se requiere como media entre 300 y 400 funcionarios por cada 100.000 habitantes, esto para garantizar el cuidado y resguardo efectivo e integral de los ciudadanos. También, hizo referencia a que la cantidad de patrullas y motos asignadas al estado, no se encuentran en condiciones óptimas, muchas de ellas inoperativas y con escasa funcionalidad debido a la carencia de repuestos e insumos necesarios para apoyar el desempeño de la política pública en materia de seguridad. Por ende, las condiciones de trabajo efectivo se han visto limitadas, imposibilitando el prevenir y perseguir actos delictivos de manera más efectiva mediante actuaciones de reacción inmediata que resguarden a los ciudadanos merideños de las actuaciones de antisociales y demás agrupaciones pertenecientes al crimen organizado. 

Como parte de las soluciones ofrecidas por el estudiante de Criminología, expresó la inminente necesidad de diseñar políticas sistemáticas en materia de seguridad ciudadana y dotar de mejores equipos, a fin de abordar con efectividad la delincuencia que día a día aqueja a los ciudadanos que hacemos parte del colectivo. Culminó haciendo el llamado al Director de la Policía Alvaro Sánchez Cuéllar y al Gobernador del estado Mérida, para que se dediquen a solventar los problemas coyunturales que directa o indirectamente fomentan el fortalecimiento y la permanencia de hechos delictivos y, por ende, a tomar las medidas efectivas que erradiquen el crimen y minimicen los índices delictivos, para así convertir a Mérida en uno de los estados más seguros del país. / Prensa AD-Mérida

(*) Duglas Matheus es Dirigente Estudiantil de la Escuela de Criminología de la Universidad de los Andes.

Así son los “saqueos controlados” como método de represión del régimen

Se trata de métodos radicales que las bandas mercenarias llamadas “colectivos” aplican para desvirtuar las protestas, culpar a opositores y producir detenciones masivas

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Los “saqueos controlados”, cómo método de una facción radicalizada del régimen chavomadurista, para desprestigiar las protestas de la población venezolana, en los últimos días han salido de control y se ha estado revirtiendo contra el mismo gobierno.



Antes hay que describir el método, sobre la base de lo que en reiterada ocasiones ha ocurrido, en varias ciudades de manera muy similar, registrado en cualquier cantidad de videos y con cientos de testimonios al respecto, además se ha podido presenciar de manera propia.

En una protesta, que termina siendo reprimida, los grupos mercenarios denominados “colectivos”, merodean la zona de conflicto, cuando la situación no la pueden controlar los policías o guardias, por el desborde de los manifestantes, se producen los “saqueos controlados”. Se seleccionan uno o dos locales comerciales determinados, que son abiertos por los mercenarios, grupos motorizados armados, que se conforman de personas que tienen ese “trabajo”.

Una vez los comercios son abiertos, buena parte de estos grupos se disponen a saquear y se les suma gente de la calle, y personas que están participando en las protestas y la confrontación. Mientras los “colectivos” o mercenarios, actúan, policías y guardias se mantienen al margen, cuando los primeros se retiran y llega gente común a sumarse al saqueo, visto que ya los comercios han sido violentados, es cuando guardias y policías arremeten con bombas lacrimógenas y disparos, así logran detener a quienes consiguen saqueando, a quienes responsabilizan de tales hechos.

Se trata de una modo de operación que es igual en varias ciudades de Venezuela, es un patrón, es una orden, así está organizado por los factores radicalizados del régimen, que buscan de cualquier modo parar las concentraciones y protestas masivas que hay, y evitar perder el poder. Sin embargo hay situaciones que se han desbordado y han salido de control, como lo ocurrido en Carabobo la semana pasada, en que 98 comercios fueron arrasados por una poblada que no se podía detener. 12/05/2017

miércoles, 10 de mayo de 2017

La Primavera venezolana derrota al chavomadurismo en las calles


En Venezuela hay una Primavera en pleno desarrollo. Que la masa de manifestantes y marchistas, tengan en la juventud venezolana a la inmensa mayoría, es muestra que hay una Primavera una revolución, de verdad. Al mismo tiempo, es la confirmación del rotundo fracaso del socialismo del siglo XXI, del chavismo, de la locura que el desvariado comandante militar del 4F le vendió al país, en medio del deslave de los partidos políticos tradicionales, a final del siglo pasado, apalancado por supuesto, con los altos precios del petróleo, en uno de sus ciclos de bonanzas más altos en la historia, hasta ahora, despilfarrado por la corrupción.



La calle ha sido tomada por la juventud, que valiente y conscientemente confronta a las bandas delictivas, mercenarios contratados por diversas facciones del régimen para disparar, maltratar, golpear, atacar residencias, destruir e incendiar vehículos en estacionamientos de conjuntos residenciales, detener, usar vilmente ambulancias para transportarse y tomar por asalto, con la sorpresa a los manifestantes que al ver un vehículo de emergencias, se aparta para que pase, en su buena fe, promover como infiltrados, el saqueo y el vandalismo para desvirtuar la protesta del pueblo venezolano, por cierto, saqueos controlados, por ahora, como parte del botín que se les permite a la banda mercenaria, tomar como premio.

Esa juventud, que se puede denominar desde ya como la generación del 2017, resiste no sólo al salvajismo criminal de la avanzada para los trabajos sucios, sino la represión masiva de la policía y la guardia nacional, que en muchas ocasiones actúa junto a los hampones, según la cantidad de testimonios y videos como pruebas fehacientes que abundan en las redes sociales. Lo hace porque ya es consciente de lo que ocurre.

Se trata no sólo del estudiante universitario, la Primavera se fortalece con la entrada al conflicto de los estudiantes de bachillerato y es que el hambre, la escasez, la altísima inflación, la mengua en los hospitales, son mucho más fuertes que una “canaimita”, una “tablet”, nada de esto último le ha valido al irresponsable régimen, para evitar que el reclamo social sea acompañado por un sector que tiene una fuerza en las calles, visto que la enorme mayoría de heridos y fallecidos por la represión, está entre los 17 y 25 años.

Es una avanzada que no se detendrá, se trata de una juventud que sabe y tiene asimilado que con el chavomadurismo, no tienen futuro. Se trata de masas que sufren los efectos de la crisis social y que reaccionan, a pesar que en los liceos, el abrumador ataque de directores de liceos, chavistas, muchos que ni siquiera saben leer un documento, junto a las autoridades de las zonas educativas, no les permiten organizarse en centros de estudiantes, como en los años 70, 80 y 90. Los manipulan, los engañan y los tratan de convencer con “espejitos”.


Esta juventud está decidida a que Nicolás y su banda salgan del poder. Se han convertido en una base, han creado un propio código de lucha, tienen su propio mecanismo de convocatoria, no le tienen miedo a policías, confrontan a los mercenarios del régimen, que son “valientes” en bandas, con pistolas y acompañados por policías. Es una rebelión, abiertamente. Se multiplican, y tienen un discurso político muy profundo: No quiero ver más a mi mamá, sufriendo para darme de comer. Nicolás, perdiste. 10/05/2017

La pobreza se dispara en medio del colapso de sectores público y privado

Las empresas venezolanas juntas y el gobierno nacional no tienen capacidad de producir e importar en más de 7% de lo que necesitan los venezolanos para sostenerse en pie, lo que conduce al desempeño social y económico a un cataclismo generalizado, con pobreza en 80%

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

El colapso económico de Venezuela, ha producido una situación de generalización de la pobreza. La pobreza extrema ha subido y la clase media ha caído en un torbellino de desmejora, que la convierte en una clase empobrecida, al revisar distintos aspectos de como se compone el colapso económico que a diario acelera y crea una crisis social sin precedentes.

El colapso social de Venezuela es es antecedido por el cataclismo económico que atraviesa el país

Hay varios factores que permiten medir, que el colapso social, producto del colapso económico, conducen a una situación de hundimiento, que se traduce en peligro para la sociedad venezolana, en que incluso puede tener efectos en la soberanía, en el control de sus recursos energéticos y hasta en la composición de su territorio, un ejemplo de ello, es como un país debilitado en todas sus estructuras, es asediado por una nación mucho más pequeña que le está arrebatando parte del territorio en reclamación y no ha sido posible que Venezuela, como sociedad responda en favor de sus intereses.

Una fórmula empleada por teóricos, que estudian el desempeño de las sociedades y como estas producen su colapso, es la Tasa de Retorno Energético (TER). Esa tasa implica medir la energía que una sociedad emplea, para generar más energía. Es decir, lo que debe emplear una nación, para poder sostenerse, mantenerse, crecer, progresar o desarrollarse. Entonces, una medida de TER, de una sociedad perfectamente alimentada sería por ejemplo 1:2, lo que quiere decir, que esa sociedad debe emplea 1 TER, para producir 2 TER, lo que hace en esos términos a una sociedad productiva, autosustentable y sin peligros en ese aspecto. Cuando una sociedad está en una tasa de 1:1, es decir, que lo mismo que emplea para el ejemplo de sólo alimentarse, es lo mismo que produce, comienza a sufrir problemas y si la tasa sigue en descenso, digamos que a 1:0,8, aparecen las primeras señales del colapso social, que se traduce en pobreza y hambrunas, que simplemente ponen en peligro la subsistencia de estos grupos sociales.

En el caso venezolano, los datos revelan el peligro que atraviesa la sociedad venezolana, lo que representa una verdadera amenaza para la región, que ya viene causando fuertes problemas en países vecinos y en lo interno, el desplome de la TER, impide a sociedades en estas circunstancias, mantenerse por sí misma, deja de construir edificaciones, la infraestructura deja de crecer y son afectados sectores vulnerables por la pérdida del empleo, la seguridad social y el desempeño ciudadano se transforma dramáticamente, en un conjunto de ciudadanos que buscan sobrevivir a las circunstancias de colapso generalizado.

Una medida peligrosa, es la productividad de Venezuela. Las empresas venezolanas se han desplomado y apenas tienen una producción de 32% sobre su capacidad instalada. Este indicador señala que las empresas locales arrojan una TER de 1:0,35, es decir está muy por debajo de la tasa considerada en peligro, que es de 1:1. Las empresas venezolanas, apenas pueden aportar a la productividad nacional 35% de lo que exige la sociedad, no sólo en términos de bienes y servicios, sino en su capacidad de aportar empleo, de cada 100 personas de la población activamente económica que pudieran trabajar en el sector privado, las empresas venezolanas pueden tener en sus puestos trabajo sólo 35, el resto está en desempleo, ya que no necesariamente estarían en puestos de trabajo del sector público. Este dato también permite determinar caída de la inversión en proyectos nuevos, caída en la rentabilidad de las compañías, caída en la disposición de inventarios, lo que implica que el sector se dirige a un colapso definitivo en todos esos aspectos.

Que las empresas hayan perdido capacidad de generar empleos y de seguir invirtiendo, produce un desempleo formal que actualmente se estima en 55%, siendo esto caldo de cultivo para la pobreza y lo no sustentable para los venezolanos.

La escasez de bienes y servicios en el país, ronda 80%. Esto arroja una TER de 1:0,20, lo que quiere decir que la disposición de mercaderías, sobre todo en el sector alimentario, el de medicinas, equipos, máquinas, etcétera, para cada 100 venezolanos, sólo existen 20 piezas disponibles en el mercado. No sólo la disposición es muy baja, lo que afecta a 80% de ciudadanos, que ven afectada su manutención, su alimentación correcta, sino su atención médica, además de quienes realizan trabajos especializados, que requieren de insumos, maquinarias y equipos específicos que no hay en el país o son sumamente costosos, afectando el desempeño social en todos los sentidos. Es público el caso de la deserción escolar, en más de 30%, no sólo en el sector básico, sino hasta el sector universitario, por personas que no pueden seguir estudiando por falta de alimentos, por no disponer de útiles para la formación y de carecer de recursos para sostener una actividad sencilla como la de educarse. Esto afecta a la sociedad venezolana, ya que reduce la creación de profesionales, de personas que puedan mantener oficios productivos y pasen a formar filas del grupo de ciudadanos empobrecidos, que se ubica en 50% para la pobreza extrema y 80% de pobreza generalizada.

Pero el colapso no solo es en el sector privado venezolano, vistos los datos anteriores, el sector público se encuentra en una situación tan grave como la del sector privado. Actualmente el gobierno venezolano, que ha asumido una buena parte del desempeño económico, planteado desde que el extinto Hugo Chávez era presidente, ha llegado a un punto en que no puede sostener la situación de productividad, para la que con un largo proceso de expropiaciones asumió el desempeño económico del país. Al revisar las cifras para alimentar el país, el gobierno requiere de al menos de 6,46 mil millones de dólares al mes, para que toda la sociedad venezolana, pueda tener acceso, sólo a la canasta alimentaria familiar, ni siquiera a la canasta básica. Quiere decir que en Venezuela debería haber una producción interna por el sector privado en ese monto al mes, o el gobierno tendría que realizar importaciones en esa magnitud. La realidad es que tanto el sector público, como el privado no llegan juntos a cubrir al año ni 7% para que la población pueda alimentarse correctamente. Lo que recibe el gobierno mensualmente, en bruto por la renta petrolera es de 2,3 mil millones de dólares al mes, una cifra que va disminuyendo junto con la caída de la producción petrolera por la destrucción de Pdvsa. El gobierno apenas tiene dispuesto para todo el año cerca de 3 mil millones de dólares para el programa CLAP, mientras la producción interna arroja sólo 2 mil millones de dólares al año, de bienes y servicios que el gobierno ni siquiera deja para el consumo interno, sino que en medio de la emergencia de divisas que atraviesa, ordena exportar, por ejemplo camarones, aluminio, cacao, con la finalidad de obtener dólares por el colapso de la renta petrolera. Ambos apenas aportan 6,44% de lo que el venezolano requiere para sólo alimentarse correctamente, esto arroja una TER de 1:0,644. Son datos que muestran una radiografía de como se estructura la pobreza general de Venezuela, rumbo al colapso social total. 12/05/2017

FreeBitcoin