El régimen apuesta a que lo tumben

La guerra entre la institucionalidad y la barbarie.

Crisis alimentaria incidirá en el incremento de las enfermedades crónicas

Esta generación padecerá más enfermedades que las anteriores.

Cataclismo económico para 2017

Si el régimen no permite el referendo.

Así son los “saqueos controlados” como método de represión del régimen

Métodos radicales que las bandas mercenarias llamadas “colectivos” aplican para desvirtuar las protestas

Asedio a la MUD

Hay factores que perciben el "boom" de Venezuela y se adelantan en atacar a la Unidad.

La crisis económica venezolana ya afecta a Cuba

Castro también admitió que Cuba enfrenta una “contracción” de las entregas de petróleo venezolano.

lunes, 29 de febrero de 2016

El hambre del interior va rumbo a Caracas

La falta de producción de las empresas que debían surtir a la capital y la imposibilidad de sostener importaciones, aceleran la situación de hambruna en Venezuela

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Los farmaceutas señalaban de la crisis humanitaria sanitaria, era peor que el hambre, porque un enfermo no puede cambiar sus medicamentos, como sustituir la harina de maíz y trigo, por plátanos, yuca o papas, como un paliativo ante la carencia de rubros industrializados. Esto último es lo que está ocurriendo en el interior del país, en que un kilo de tubérculos, producidos allá, cuesta mínimo 400 bolívares un kilo a los propios del interior, lo que ya en muchas poblaciones es prohibitivo tal precio e imposibilita sustituir las harinas, que no hay. El chavismo, en sus discursos siempre han pedido a la población, que sustituyan la harina industrializada por tubérculos, el actual mandatario Nicolás Maduro, prosigue con huertos urbanos.

Desde 2007, Hugo Chávez diseñó un programa de abastecimiento de Caracas, a través de lo que era la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA), que ejercía férreo control de los inventarios en las empresas. 70% de la producción privada, debía ser vendida a los Bicentenario, Mercal y Pdval de Caracas, por lo que la capital nunca estaba desabastecida, con el propósito de evitar situaciones de escasez y violencia en el centro del país.

Hoy esa realidad, en que las compañías están prácticamente paralizadas por falta de insumos y que el gobierno ya no puede importar alimentos porque debe pagar deudas, en el interior hay una situación de hambruna in crescendo que ha hecho que los precios de verduras, lo único que queda como fuente de calorías, se hayan disparado con fuerza.


Ante la imposibilidad de seguir surtiendo a la capital, el hambre que desde el interior crece, será acompañada de altísimos precios en estos rubros en su llegada a la capital. Situaciones tumultuosas se repiten en distintas ciudades, en que la GNB ha tenido que realizar detenciones y reprimir de madrugada las colas que se hacen por personas que intentan comprar los pocos alimentos que llegan a automercados privados y públicos, eventos producidos en ciudades como Cumaná y Mérida, así como en el estado Guárico, causan revuelo en todo el interior.

jueves, 25 de febrero de 2016

Chavofascismo estira su agonía

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Resulta que los chinos se metieron en el zaperoco. El “negro” Obama, que viene hilando fino el fin de las castrodictaduras, ahora se cruza con un nuevo actor que ha llegado a cuidar lo que le debe Venezuela, porque Nicolás Maduro les ha dicho que no puede pagarles, ahora les entrega el oro, diamantes y coltán. En el fondo los “amarillos” quieren dejar claro que Venezuela tiene deuda con ellos y debe pagar como sea, aunque eso ha implicado que el chofer reciba un empuje o respirito con los 5 mil millones de dólares por las concesiones de explotación de oro.

Por cierto que habrá que ver cómo se las arreglan para entrar a la tierra de nadie, allá en Guayana, la cual está controlada por fuertes mafias, hampa, policías y militares, todos involucrados en el negocio ilegal del oro y minerales.

Maduro se engolosina con los dólares que consigue con los chinos y canadienses, lo que no alcanza sino para pagar deuda, apenas, no para importar alimentos ni medicinas, además de lo que siguen saqueando y enviando a Cuba. Cabello, creyendo ser aun aquel todo poderoso, amenaza a Polar, amedrenta sólo para que en las bases del PSUV, lo vean envalentonado, en el fondo, sabe que expropiar Polar, no va a resolver el actual problema de escasez y hambre que hay en el país, así como Maduro pretende resolver las deudas que tiene con más deudas, Diosdado piensa que la escasez generada por expropiaciones, se soluciona con más expropiaciones.

Luego de unas semanas dando tumbos, y con una dispersión de esfuerzos, en que Julio Borges planteó bono de alimentación para pensionados, ley de propiedad de la Misión Vivienda y una ley de producción, Lilian Tintori se faja con lo de los presos políticos, Capriles se pone a hacer giras, en el marco de adelantarse como candidato en caso que se precipite la salida de Maduro, en la MUD por fin se logra un acuerdo con el método para salir del régimen y es la vía de la enmienda constitucional.

En esa dispersión de esfuerzos es que Maduro, en el último round y casi noqueado, boquea, y que busca un “respiro”, trata de lanzar una nueva ofensiva, privatiza parte de Petromonagas, entrega el oro y busca alquilar la refinería de Aruba para mejorar crudo y no tener que seguir importándolo, aumentó la gasolina, que le da algo de recursos y sigue libertando los precios de los productos básicos, devaluó el bolívar, cobra impuestos. Los recursos que levantan no dan, las medidas que aplica tampoco, sólo le permiten estirar un mes, dos meses más, de cara a la reunión Obama-Castro, a darse el próximo 21 de marzo, fecha en que se puede llegar a fin de la negociación con Cuba.


Sin embargo una situación latente y al acecho, es la llamada “explosión social”, la cual está siendo atizada por la arrechera del pueblo, que ya ni comida cara consigue, se gestan los “motines del pan”, eventos de desordenes callejeros, protestas y reclamo social masivo.

Venezuela está en las puertas de la hambruna total

El interior del país está sin muchos rubros básicos desde haces semanas, el gobierno hace esfuerzos para mantener precariamente Caracas, con algo de comida

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Sólo la ciudad de Caracas aun tiene insumos alimenticios, y de manera precaria, porque las colas que se hacen en los distintos establecimientos comerciales, son sumamente grandes y más de la mitad no logra comprar rubros de la canasta básica.

La población no logra abastecerse, los pocos productos que llegan a través de abastos y bodegas, tienen precios inalcanzables, en que el valor de una quincena de un sueldo mínimo no da para comer más allá de cuatro días.

Ni siquiera las redes de personas que revenden productos, logran abastecer a quienes pueden pagar precios altos. En casi todo el interior, la harina de maíz, mantequilla, harina de trigo, pastas alimenticias, azúcar, aceite, una gran cantidad de productos de aseo personal, no se consiguen, salvo en las redes de abastos del gobierno, Mercal o Bicentenario y esporádicamente, bajo gigantescas colas que comienzan a las 12:00 de la noche, de esa forma sólo se puede comprar uno o dos productos y según termine el número de la cédula, de tal manea tampoco se garantiza que todos los que hacen las filas, logren comprar algo.

Rubros como carnes, queso, huevos, aun siguen vendiéndose, pero a precios inalcanzables por el común.

En los puertos venezolanos no hay alimentos o barcos descargando materias primas ni alimentos terminados. Incluso, la empresa más eficiente, se ha quedado sin materia prima para fabricar uno de los rubros que no había escaseado hasta el año pasado, la cerveza.


El panorama anterior indica que, ante la escasez de divisas para importaciones, el gobierno mantenga un deslizamiento sostenido de la tasa del dólar Simadi, para de esa manera y usando como referencia el precio de la divisa en tal mercado, empresas privadas y públicas, realicen compras de emergencia y trate de aliviar la situación de hambruna que se avecina en pocas semanas. Esto implica un alza súbita en el precio de los alimentos, al pasar de tasas preferenciales a la tasa de flotación.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Crisis por doquier, gobierno, sociedad, todo el país colapsando

Ahora van por Citgo / Citgo, que auxilia a Pdvsa, negocia alquilar la refinería de Cuba, para producir crudo sintético, ya que los procesos en los mejoradores de petróleo extra pesado de Jose, no están 100% funcionando, con este negocio intentarán reducir las importaciones de solventes y petróleo liviano para mezclas.

Riesgoso / Ola de compra de bonos de deuda venezolanos que vencen el 26 de febrero, los vendedores ofrecen a descuento en 96,7%, inversores de alto riesgo, aseguran que Venezuela pagará los títulos en esta ocasión, pero el fantasma del default sigue para octubre y noviembre.

Rematan Pdvsa / Remataron 23% de Petromonagas en 500 millones de dólares a los rusos, la compañía Rosfnet aumentó en esa empresa mixta su participación, de 17% a 40%, por apenas el monto señalado.

Crisis humanitaria / Paralizadas radioterapias y cirugías en Oncológico de Carabobo, los equipos están dañados desde septiembre, no hay insumos de ningún tipo, la escasez de recursos es la principal razón.

Irresponsabilidad / Ninguna de las medidas dictadas por Maduro resuelven hasta ahora el alza inflacionaria, por lo que el Ejecutivo no tiene como prioridad atacar el flagelo que empobrece a los venezolanos.


Muertos que hacen cola / La Asociación de Víctimas de la Violencia Criminal reportan que las funerarias no son suficientes por la cantidad de muertes por el hampa, hay fallecidos que deben esperar hasta 15 días para ser velados, porque se tiene que entrar en listas de espera.

lunes, 22 de febrero de 2016

Medidas económicas disparan conflictividad social

Saqueos, protestas por agua y luz, marchas de maestros y médicos en la semana, se le suma el descontento de buseteros a los que se les niega aumento de pasajes

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

La profunda crisis económica desata la conflictividad social, la cual había permanecido latente hasta ahora y no es sino en el marco del anuncio de sólo tres medidas económicas, como el aumento de la gasolina, la devaluación del bolívar y la reforma del sistema de precios regulados de unos 50 alimentos, que proliferan los saqueos, anuncios de marchas y protestas, así como desacuerdos.

En la semana que inicia, se esperan marchas y movilizaciones en distintas ciudades del país de médicos y maestros, que sin la convocatoria de sus gremios, de manera oficial, hacen llamados para reclamar aumentos reales de salarios, ya que hasta ahora los que el Ejecutivo ha dado, no superan la inflación de 181% que hizo oficial el Banco Central de Venezuela (BCV).

Hay estados en que los maestros han abandonado las escuelas y otros en que hay paros indefinidos hace un mes. Los reclamos y trancas de calles en reclamos por largos apagones y falta de luz, podrían verse mezclados con un nuevo sector que anuncia también discrepancias en el descontento social que cunde por el país: el de los transportistas y los precios de los pasajes.

La semana pasada dirigentes sindicales de líneas transportistas hacían esfuerzos mediáticos para aclarar que los aumentos solicitados para 2016, no tenían que ver con el aumento de la gasolina. En ciudades en que los pasajes ya cuestan 20 bolívares, mínimo, las líneas, a pesar de la oposición de directivos identificados con el chavismo, en sus bases las mayorías pujan por llevarlos a por lo menos 40 bolívares, otro duro golpe al bolsillo de los trabajadores que apenas recibieron aumento de casi 25%. Los transportistas, que están en paro técnico en 65%, por la falta de repuestos, han recibido como respuesta una negativa del Ejecutivo, desde donde se alega que 80% de las unidades usan diesel, el cual no sufrió aumentos.


La fuerte escasez 100% de la harina de maíz, pasta dental y azúcar, en 100% en el interior del país, produce mucho malestar social.

domingo, 21 de febrero de 2016

Medidas económicas no dan cobertura a la crisis

El gobierno aplica medidas para intentar ahorrar recursos de los que ya no dispone y tampoco recibirá con la factura petrolera actual

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Los puntos más relevantes de los anuncios de Nicolás Maduro respecto al aumento de gasolina de 91 y 95 octanos en 1 bolívar y 6 bolívares, respectivamente, la devaluación del bolívar, al subir la tasa oficial del dólar de 6,30 bolívares a 10 bolívares, además de dejar como flotante la tasa del dólar Simadi, a partir de 202 bolívares, no son suficientes para dar cobertura al déficit de divisas que tiene Venezuela, además, que con el aumento de sueldos que el mandatario dictó, se empuja al país a la espiral hiperinflacionaria.

Las cuentas de la República, para sostenerse, rondan los 40 mil millones de dólares, de déficit, que no permite la normal importación de alimentos, medicinas, sostener el presupuesto nacional y pagar deuda, entre otros gastos.

Con el aumento de gasolina, que igual no cubre los costos de producción, el gobierno trata de aliviar la presión que tiene Pdvsa, la cual es sostenida con dinero inorgánico, pero no logra el ahorro de los 12 mil millones de dólares en pérdidas que genera tal mecanismo.

La devaluación planteada, está más alejada de la realidad. El gobierno señala que el dólar preferencial sube a 10 bolívares, sin embargo, no existe reportes actualmente de quienes han recibido el dólar en ese precio. Pudieron más las presiones internas de los grupos económicos ligados al PSUV, que se benefician con el dólar preferencial. La tasa del Simadi, que queda como flotante, podría comenzar a deslizarse, si el gobierno decide flexibilizar el precio, lo que le ayudaría a evitar más pérdidas de divisas.


El problema básico es que tales medidas, que le podrían ayudar al gobierno ahorrar algunos recursos, para destinarlos al pago de deuda y que en la alocución Maduro dijo que eran para inversión social y en el país, no aportan lo suficiente, debido a que el problema ya no radica en lo que Venezuela pueda ahorrar, por lo tardío en que llegan las medidas, es que para 2016, se estima apenas entren al país, en bruto, algunos 22 mil millones de dólares, poco más de 50% de las necesidades reales, el gobierno ya no puede ahorrar, lo que no tiene disponible.

viernes, 19 de febrero de 2016

Devaluación y ajustes económicos no son suficientes

En las principales firmas consultoras y la mayoría de economistas, coinciden en que Venezuela tendrá que acudir al rescate internacional por unos 50 mil millones de dólares

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

La grave situación venezolana es tal, que no hay como pagar a unos jugadores norteamericanos de basquetbol unos 22 mil dólares. Por lo que los reclamos van por exigir que Venezuela quede fuera de participar en olimpiadas y el equipo responsable sea suspendido.

Las medidas económicas del gobierno, que tienen que ver con el aumento de la gasolina y la devaluación, no son suficientes para dar cobertura a la crisis. Según argumentos del economista Miguel Santos. La devaluación permitiría al gobierno un uso más racional de las divisas y elimina incentivos de importación, pero no daría divisas adicionales al gobierno, porque actualmente no tiene la disponibilidad o liquidez suficiente, es decir no existen excedentes, entregando al Ejecutivo una mayor cantidad de bolívares, que incluso no logra cubrir por la vía de impuestos.

Santos alega que tales medidas no harán caer el déficit fiscal, aunque, clásicamente tengan impacto positivo en los presupuestos públicos, el caso venezolano es distinto, ya que no hay activos suficientes para dar cobertura al nivel de endeudamiento.

El problema del gobierno es que al no haber forma de aumentar la disponibilidad de divisas, en contraste a los 10 mil millones de dólares que se deben pagar en deuda, el incremento del valor del dólar, que genera inflación, seguiría atizando la inflación, aumentando el hueco fiscal y propiciando más impresión de dinero, lo que empujaría al país a una espiral hiperinflacionaria.

Ha habido conversaciones con China para solicitar al menos dos años de gracia con la deuda que se tiene con ese país, esto no ha prosperado. El anuncio de árabes y rusos de congelar la producción petrolera, sólo beneficia a las miles de empresas productoras norteamericanas, que con mejores precios sea animarán a bombear más crudo, por lo que tal decisión no es sostenible.


Los principales analistas coinciden en que Venezuela tendrá que recurrir al FMI, al Banco Mundial y demás entes a negociar un rescate internacional, por lo menos de unos 50 mil millones de dólares, tal cual ocurrió con Grecia.

miércoles, 17 de febrero de 2016

Venezuela y Cuba: Jaque mate en dos jugadas

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

La advertencia sobre Cuba y Venezuela, de las consecuencias que traerían el colapso total de la economía venezolana, luego que las alarmas se encendieran por todo el continente, una vez que el despedido ministro Luis Salas dijo que no pagaría los intereses de los bonos de deuda, un verdadero ensayo de Raúl Castro y Nicolás Maduro, que permitió ver la reacción de Washington, les hizo recular y en el ajedrez perdieron más piezas, quedando el chavofascismo a dos jugadas del jaque mate.

Con Miguel Pérez Abad, sólo habrá alguna flexibilización. Pero todavía no hay la confianza esperada.

La jugada de Salas, fue premeditada, el chavofascismo pudo darse cuenta que el negro Barack Obama no anda con “cuentos”. De inmediato aflojaron y de pronto el radicalismo se les esfumó, tan así que hasta la FAN dio muestras de que no todos están incursos en el tema del narcotráfico, luego de la captura de un militar con 500 kilos de cocaína.

La debacle de Venezuela ya se siente en Cuba, allá la inflación empezó a presionar a Castro. Obama ve perfectamente como el hundimiento de Venezuela, es la opción de “matar dos pájaros de un tiro”, allá engolosinaron a Castro con más de 110 vuelos comerciales, y la primera empresa norteamericana a instalarse en la isla, mientras aquí, la escasez, la inflación y la crisis humanitaria sanitaria, junto a la ola de descontento social, son un barril que haría precipitar eventos políticos que aceleren los cambios.

La estrategia de Washington es no permitir que Venezuela llegue a declarar el impago de deuda. Porque en el entorno económico global que hay, sería echar gasolina al incendio de recesión que ha hecho que los principales bancos globales hayan perdido en bolsa más de 10% en las últimas semanas, no hay que olvidar que los principales acreedores de Venezuela son los banqueros de Wall Street. Por eso un Pérez Abad, pragmático y consciente de los efectos de tal situación, asume. Entre Maduro y Castro el asunto no debe andar muy bien, pues el fracaso de Maduro, ha obligado a Castro a bajarse más los pantalones con el “negro”, su delfín en Caracas ha fallado.

Aunque la solución aun no está clara, en el horizonte se ve que comienza a despejar y es que Venezuela tendrá que recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI), para lograr el rescate financiero y eso tiene que ser pronto, muy pronto, porque a Maduro se le pasó el tiempo creyendo en “pajaritos castro-chavistas”.

En ese caso, la Asamblea Nacional y Miraflores, no tienen más remedio que andar juntos, o propiciar la salida de Maduro, tal cual un amplio sector castrense así lo exige, como otro grupo del PSUV apoya, estos últimos saben que no tiene sentido hundirse políticamente con Nicolás, ya que pueden mantenerse como un partido de izquierda, rescatarlo y reconstruirlo desde una visión en que el tutelaje cubano desaparecería.

Entonces el problema está allí, en que Maduro no puede tomar medidas aisladas, sin la participación del sector que domina el legislativo, porque renegociar la deuda, aplicar ajustes económicos para lograr el rescate internacional, requiere que dé el brazo a torcer o salga del poder.

La salida de Maduro del poder, sería el fin de la ayuda a Cuba, aunque tal ayuda con los actuales precios del petróleo, se ha esfumado. Lo cierto es que el desespero de los políticos que dirigen ambos países, los lleva a cometer errores, en la partida de ajedrez, ya perdieron la reina, el rey está acorralado, el “negro” con dos movimientos más, mata la partida.

Posible acuerdo político nacional abre las puertas al rescate internacional

Los últimos acontecimientos en La Habana y Caracas, abren la posibilidad para que se derive a una situación en que el FMI pueda rescatar financieramente a Venezuela

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

El desenlace económico por fin se muestra y se deriva de las acciones que se han desarrollado en las últimas 48 horas. Los eventos han ocurrido en La Habana, Washington y Caracas.

Entre Cuba y EEUU los pasos en los acuerdos, se aceleran, luego que se sepa que Venezuela ya no tiene manera de seguir manteniendo a la isla, Barack Obama autoriza que una empresa norteamericana, fabricante de tractores se instale en Cuba, además, hoy se firman nuevos acuerdos en materia de vuelos comerciales entre las dos naciones. Esto indica que se acelera ese proceso y Castro probablemente haya abandonado a su “delfín” en Caracas.

Por el lado de Miraflores se decidió la salida de Luis Salas, un radical, como vicepresidente de economía y es sustituido por el empresario Miguel Pérez Abad, de postura más pragmática, al mismo tiempo, el vicepresidente Aristóbulo Istúriz, informó que acudirá a la Asamblea Nacional (AN) con sus ministros y el ministro de Comunicación, Luis Marcano, en tono conciliador dijo públicamente que el gobierno agotó su discurso y que los ministros comparecerán ante la AN.

El pasado viernes, en medio de una ola de rumores, se supo que el gabinete económico tuvo enfrentamientos internos, por diferencias sobre temas como el precio de la gasolina, la expropiación de Empresas Polar, la situación de las múltiples tasas del dólar y la liberación de precios. El lunes en la noche, el mandatario Nicolás Maduro, anunció los cambios y dijo que daría detalles de nuevas medidas económicas.

Las preocupaciones en Washington tienen que ver con que Venezuela caiga en impago de deuda, que serían pésimas noticias para los mercados de la región, en el actual entorno de recesión que hay.

Los hechos anteriores indican que entre el Ejecutivo y el Legislativo, se produzca un entendimiento que permita unificar criterios que permitan a Venezuela evitar el impago de deuda, aplicando cambios económicos que den paso a un rescate financiero internacional por unos 45 mil millones de dólares.

martes, 16 de febrero de 2016

No hay plata para pagar “cestatickets” a pensionados

Con la actual crisis es imposible que el Ejecutivo cumpla la nueva ley que discute la AN, sin que se tenga que recurrir a la impresión de dinero, Maduro dijo no tener cómo pagar

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

La realidad económica obligó al mandatario Nicolás Maduro a revelar que no es posible pagar el bono alimenticio a los pensionados, según un proyecto de Ley propuesto por un sector opositor en la Asamblea Nacional (AN) y que fue aprobado en primera discusión.

Este proyecto llega en un momento en que el Ejecutivo tiene un déficit de su presupuesto en 50% y cuyo “hueco” ha estado financiando con dinero inorgánico, así como los precarios aumentos de sueldos que se han venido aprobando, tanto los salarios mínimos, como el pasado aumento de sueldos de profesores universitarios, todos por debajo de la inflación.

En el caso de los universitarios, el gobierno en diciembre incluso dio un bono de 100 mil bolívares, pero ahora, con la reforma de la Ley del Impuesto Sobre La Renta (ISLR), los beneficiarios de tal bono, deben pagar 150 mil bolívares de impuestos. Situaciones como la anterior es el efecto del colapso presupuestario estatal, el cual ya no puede seguir manteniéndose con “dinero inorgánico”, porque ya el gobierno comienza a perder capacidad de impresión de dinero, por falta de papel para hacerlo y porque ese mecanismo, aumenta el déficit cuando la inflación lo ajusta.

El “cestaticket”, pasó de 6.750 bolívares a 7.965 bolívares, luego del ajuste de la Unidad Tributaria (UT) en 177 bolívares, según decisión del jefe del Seniat, José David Cabello. La propuesta de ley, llevada por el parlamentario Julio Borges, obliga al Ejecutivo a que los pensionados también reciban tal beneficio, sin embargo, los mecanismos para que tales erogaciones, no terminen convertidas en más inflación, como ha sucedido hasta ahora, no están detallados.

Maduro ya falló con el Siamed, un sistema para entrega de medicinas a través de citas por vía informática, por lo que anunció que las clínicas privadas atiendan gratuitamente a los pensionados, luego de admitir públicamente que no dispone de fondos para pagar el bono de la nueva ley que discute la AN.


Salida de Luis Salas como ministro de Economía, fue buena noticia

Se acabó la harina de trigo / La desaparición de la harina de trigo pone en riesgo más de 12 mil puestos de trabajos en el sector de molinos y más de 80 mil de negocios derivados, según denuncias de Juan Crespo, dirigente sindical en el sector.

Tomatazo / Sorprendidos consumidores con el precio del tomare, el cual se desplomó a 200 bolívares el kilo, luego de costar más de 600 bolívares, la razón es que el fuerte verano ayuda a la producción tomatera y hay alta oferta del rubro.

Precios liberados / Aceite vegetal comestible, llegó a comercios en 615 bolívares el litro, otro rubro que llegó con fuerte aumento de su “precio justo”, fue la pasta alimenticia, en 415 bolívares el paquete de kilo.

Dolarización / Según el economista Alexander Guerrero, sería menos costoso aplicar una dolarización de la economía, que realizar la complejidad de ajustes que requiere la economía venezolana para recuperarse.

Sin plata / En vista de que el gobierno ahora tiene problemas de papel para seguir imprimiendo dinero, los últimos lotes de billetes los ha tenido que importar y pagar con dólares, lo que tiene un significado y efectos que se verán más adelante con la moneda local.


Celebrando / El ministro Luis Salas era el más acérrimo opositor a que se subiera el precio de la gasolina y que se pagaran los bonos de la deuda, por lo que en sectores económicos vieron como un alivio la salida del funcionario, otro de sus puntos, era sostener su discurso que la inflación no existía.

lunes, 15 de febrero de 2016

Crisis económica cambió hábito de despilfarro del venezolano

Las personas ya no usan con regularidad su vehículo, para no tener cubrir los costosos mantenimientos, así como las ama de casa, ahora rinden el poco jabón que consiguen

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

La crisis económica que hay en Venezuela, ha obligado a los venezolanos a cambiar diversos hábitos, con situaciones que en otrora eran impensables en este país, rico en su subsuelo, pero totalmente empobrecido en el marco del gobierno chavista.

El señor es David Peña, trabaja en el área administrativa en un ambulatorio de Lagunillas, estado Mérida. Diariamente se traslada a su trabajo usando transporte público, “yo tengo carro pero ya no lo saco, los repuestos son sumamente costosos y muy difícil de conseguir, el envase del líquido refrigerante, por decirte algo, ahora cuesta 8 mil bolívares, un caucho 50 mil bolívares, es imposible mantener un vehículo con los sueldos que nosotros tenemos, allá lo tengo en casa y lo caliento el fin de semana, o lo saco un rato a dar una vuelta, pero de resto no lo uso”.

La realidad de Peña es que ya para ir al trabajo no usa su propio vehículo, sino los transportes del gobierno, en su caso la red Trolebús, la cual tiene pasajes en 4 bolívares en la línea principal.

En Venezuela se vive la peor inflación de su historia y una fuerte escasez que no permite que los ciudadanos tengan un ingreso que les pueda dar cobertura siquiera a la canasta alimentaria, la cual cuesta mucho más que el valor de un salario mínimo.

Anteriormente, el venezolano no se prohibía de tal forma el uso de su carro y ahora prefiere el transporte público urbano. La carencia de divisas de parte del gobierno, el cual monopoliza la administración de las pocas que entran por la vía petrolera, ha producido un fuerte impacto en la disposición de repuestos para carros e incluso la producción de vehículos nuevos.

Sin embargo, tal realidad, también es tambaleante, porque las mismas razones que afectan a los particulares, golpean al transporte público y privado, por ahora en menor medida. 65% de la flota de buses está paralizada en Venezuela, al igual que la de taxis y el problema no logra corregirse. El año pasado el gobierno importó 350 millones de dólares en repuestos para autobuseros y las denuncias de muchos sindicatos tuvieron que ver con que tales repuestos terminaron en el mercado negro, apenas 5% de buses pudieron ser beneficiados.

Se gasta menos
“Yo no puedo hacer cola, porque tengo que trabajar, así que me toca comprar todo a quienes revenden, no me queda otra”, lo sentencia un funcionario público. “Entiendo que los “bachaqueros” trabajan en eso, y el precio que hay que pagar por largas colas, lo pagamos nosotros, por eso en casa ahora usamos menos jabón en polvo para lavar, ahorramos lo más que podemos, cuando se lava mi esposa verifica que la carga de la lavadora sea completa, se rinde la comida hasta lo que se pueda, muchos gustos que nos dábamos, los dejamos, ya no lo hacemos”.

La crisis económica incluso ha incidido en la producción de basura, el mismo funcionario relata que “he visto como la calle, donde siempre se coloca la basura, ahora ya no se atiborra como antes, uno veía arepas, arroz, comida dañada botada en la basura, ya no se ve, eso es una muestra clara que la gente ahora está cuidando más sus recursos”.

Venezuela sufre una fuerte escasez de más de 80%, la peor inflación en el planeta, en 270%, el sistema económico está prácticamente colapsado y el país está en las puertas de caer en impago de deuda, un panorama que puede obligar a muchos más cambios en los hábitos de la sociedad.

Incertidumbre por descomunal crisis económica en Venezuela

Los venezolanos se preguntan a diario qué va a pasar, debido a que el gobierno no aporta soluciones a que los suministros de comida y medicinas mejoren

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

El factor de incertidumbre que hay en el país, tiene a los ciudadanos con la incógnita ¿Qué va a pasar?. En las colas para la compra de alimentos, las personas se preguntan “hasta cuándo será esto”, lo mismo ocurre en ciudadanos que no consiguen medicamentos.

El cuadro de la economía venezolana ha sido harto explicado, un país al que no le alcanzan los recursos para cubrir su desempeño en 2016, para pagar deudas, mantener la alimentación mínima, medicamentos y demás, se encuentra en plena parálisis y colapso total.

El gobierno de Nicolás Maduro, que bajo la conducción de cubanos, con muy pobre experiencia en el desempeño económico, intenta sostener sus acciones con más dinero inorgánico, lo que ya a estas alturas no funciona porque se está en una especie de barco, que tiene orificios por todos lados y resulta más económico, cambiar el barco, que tapar todos los huecos.

Con la actual crisis deficitaria de medicamentos, ya en 80%, el sector sanitario está colapsado, se suma la falta de alimentos, que ya se ha vuelto crónica, lo poco que hay es sumamente costoso. Ya el sistema de racionamiento no es suficiente, debido a que 70% de personas que hacen colas para comprar comida a precios regulados, no logran abastecerse. Estos factores se imponen como combustible para que el malestar social derive en situaciones de violencia en las calles.

Las medidas que Nicolás Maduro ha estado imponiendo, no tienen los efectos esperados, porque no son suficientes. La recaudación de impuestos ya no le funciona al gobierno, porque no cubre los presupuestos públicos, la impresión de dinero, tampoco resuelve la situación, a más dinero, más inflación y esta golpea nuevamente los presupuestos públicos.

El aumento de la gasolina, que tendría una incidencia en los precios de todos los rubros, se sumaría a la situación de inflación que ya está fuera de control del Estado. Además se estima, y la referencia así lo permite prever, el gobierno aplicaría un aumento de combustibles, como una medida aislada, fuera de un plan integral.

El control de cambios es insostenible. El gobierno no tiene forma de controlar lo que ya no tiene disponible. Los reportes de venta de oro monetario ya están en la prensa internacional y dan cuenta de que el gobierno se ha ido deshaciendo de sus reservas en grandes cantidades, al mismo tiempo la disponibilidad de divisas líquidas también es muy baja. El control de cambios sucumbiría ante la realidad económica, de hecho un sector de la economía funciona bajo la dolarización, la venta de vehículos, inmuebles, hasta hay delincuentes que secuestran y exigen los rescates en dólares.
El petróleo dejó de ser la fuente de financiamiento de Venezuela, por lo menos para 2016, los ingresos petroleros no son suficientes.

La situación he llevado al extremo a los ciudadanos, los reportes de la gente que está pasando hambre comienza a hacerse públicos, tal como los que mueren de mengua en hospitales. Esta situación podría conducir a dos escenarios, el primero es que la sociedad y el resto de políticos opositores decidan soportar la crisis o el segundo, que esto derive en situaciones propias de los estallidos sociales, ahora con más fuerza, que cuando las protestas de 2014, cuando aun Maduro tenía 40% de popularidad, situación en que las Fuerza Armada Nacional (FAN), tendría que intervenir para restablecer el orden, con las consabidas consecuencias que este tipo de situaciones conllevan.

sábado, 13 de febrero de 2016

Venezuela ya no puede sostener económicamente a Cuba

La isla necesita al menos unos 1,4 millones de barriles diarios, para sostener su consumo propio al año, lo que Pdvsa actualmente no puede sostener

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

La situación planteada de impago de intereses de la deuda financiera de Venezuela y Pdvsa, ha encendido las alarmas en la región. La reciente declaración del ex mandatario Pepe Mujica, con la que aseguró que el mandatario cubano, Raúl Castro, está dispuesto a dejar en poco tiempo el poder, tiene también fundamentos económicos, que dependen de la crisis venezolana.

Para Cuba sostener su consumo necesita al menos unos 13 mil millones de dólares en el año. Ese monto traducido en barriles de petróleo, al precio actual, ubicado en unos 25 dólares, implica que la isla, en su necesidad de al menos 36 millones de dólares diarios, requiere de envíos mínimo 1.444.444 barriles diarios de petróleo (bdp).

La economía cubana, con una inflación de apenas 6%, ya ha comenzado a sentir asfixia en sus cuentas, debido a la presión que ejerce la caída de los precios del petróleo, con lo que actualmente recibe por petróleo, Cuba apenas en par de meses sólo daría 4,84% de cobertura a sus necesidades, por lo que desde ya en la isla se vive un proceso de alza de precios que genera inestabilidad y fuga masiva de cubanos que temen un nuevo “período especial”.

Venezuela se encuentra imposibilitada de seguir manteniendo a la isla, una de las órdenes que políticamente acata el gobierno chavista, que ha sometido a la población venezolana a un extremo sistema de racionamiento, escasez e inflación, mientras las cuentas cubanas han estado estables, por lo menos hasta 2013, cuando su índice de producción fue el más alto en años, en 17,8 puntos, para desplomarse a 0,9 puntos en 2014.

La reventa de petróleo venezolano que mantenía a Cuba, ha disminuido en valor en casi 50% desde 2011, son estas señales claras que la isla también marcha a una nueva crisis económica, que obligaría a que las negociaciones con Estados Unidos se aceleren.
Pdvsa, con sus actuales problemas, no puede sostener el crudo que Cuba necesita para evitar su colapso también.

El default de Venezuela amenaza producción de gasolina y los pagos a China

De producirse el esperado evento, los embargos tomarían a Citgo, empresa que intermedia por Pdvsa, para surtirla con componentes para mezclas de crudo

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

En caso que el gobierno de Nicolás Maduro, decida dejar de pagar la deuda soberana y corporativa a la banca e inversores privados, una de las consecuencias en el mediano plazo sería la interrupción de la producción interna de gasolina y el pago de los préstamos a China, así como la imposibilidad de seguir sosteniendo Petrocaribe y hasta la misma isla de Cuba.

Hace unas semanas, Venezuela tuvo que importar 500 mil barriles de crudo liviano WTI, que es usado para ligar con el extra pesado de la Faja del Orinoco, así como ha tenido que mantener la importación de unos 80 mil barriles diarios de componentes y aditivos, derivados de los hidrocarburos para producir gasolina, ya que tales procesos están interrumpidos en Pdvsa.

El último cargamento, fue pagado a través del crédito que aun tiene Citgo en Estados Unidos, la filial petrolera y distribuidora de gasolina, propiedad de los venezolanos y la que compra al país, unos 800 mil barriles diarios de petróleo para sus procesos.

Una declaratoria de impago de deuda, activaría litigios en que lo primero que podrían embargar los banqueros e inversores, son las instalaciones petroleras, pertenecientes a Venezuela, establecidas en EEUU, así como la red de unas 4.500 estaciones de servicio.

La situación anterior sería posible, en caso que Venezuela no logre posponer los pagos en medio de un canje o renegociación de deuda, que implica, más que aspectos financieros, voluntad política y estabilidad interna, sobre todo en la relación que Ejecutivo y Legislativo llevan actualmente.

Aparte de los perniciosos efectos que ya el país sufre con la escasez de bienes y servicios, Pdvsa podría verse obligada a dejar de pagar a China con petróleo, por la razón de que no podría seguir comprando componentes para mezclas y producir crudo, así como también se vería afectada la producción de gasolina, ya que la facilidad de Citgo, en una hipotética situación de embargo, de producirse, haría imposible que se siga dando y mantener el precario flujo de caja de la petrolera.

sábado, 6 de febrero de 2016

Venezuela: El Cisne Negro

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

A Maduro el tiempo no le alcanza, las medidas económicas ya no surtirán efecto, por que tardó para tomar correcciones, en una estrategia fallida de mantener controles, con fines políticos, lo que al mismo tiempo, lo llevó a ganar el rechazo de 85% del país, destruyó al PSUV como partido político y acabó con el legado del chavismo, chavo-fascismo preferiblemente.

Hay demasiadas variables, y es que el miedo que ahora hace sudar frío a los jerarcas rojos, no les deja decidir ni pensar qué hacer. Al punto que unos negocian, hay los que se volvieron institucionales, otros quieren colaborar con EEUU y sus investigaciones, otros ofrecen entregar a los presos políticos a cambio de impunidad y garantías políticas, y ahora unos radicalizados, que no quieren nada de lo anterior, se robaron armas de la Guardia de Honor de Maracay, e intentaron el mismo día, en una acción tipo comando con grupos motorizados, asaltar el parque de armas de la GNB de Caricuao, con el fin de enfrentar a las FAN en caso de ser necesario.

Pero el despelote y drama en el chavismo, no es sólo aquí. En Cuba tiemblan. Raúl Castro, quien no sabe nada de economía, sólo pide recursos, que ya no le llegan, porque Venezuela se quedó sin divisas, sin oro monetario, sin empresas productivas en lo interno, con la industria petrolera en total decadencia y perdiendo producción anualmente, con los precios del petróleo irrecuperables. El ingreso del gobierno cubano, ya cayó en 2014, luego de haber alcanzado máximos hasta 2013, por lo que el ocaso de Cuba, esa isla que actúa como un parásito en Venezuela, ha comenzado. Todavía Raúl, “el bachaquero mayor”, revende el petróleo que se envía como pago de los médicos, que de nada sirvieron, el problema es que antes ese petróleo lo vendía en 100 dólares y ahora en 25 dólares. Lo que si tiene presente Raúl, es que dinero ya no queda y eso lo obliga a acelerar sus negociaciones con EEUU. Maduro sin recursos, no le sirve de nada y su cabeza, podría ser parte de esa negociación. Obama ve claramente, que el colapso de Venezuela es la oportunidad, pues así “mata dos pájaros de un tiro”, obliga a Raúl a arrodillarse ante sus exigencias y Venezuela daría pasos importantes en su liberación, definitivamente.

El colapso económico ya se vive en el país, por lo menos en lo interno, Venezuela está sufriendo los efectos de una economía como si ya estuviese embargada, el racionamiento de comida y alimentos por parte del régimen de Maduro, es el sacrificio que pagan los venezolanos, para mantener a Cuba, con inflación que no pasa de 6% anual, esto es la antesala de un estallido social, similar a los motines del pan de Europa de los siglos XVII y XVIII, que tiene altas probabilidades que ocurra, una vez que Maduro, pague los bonos de deuda de febrero y marzo, se quede sin un dólar y tenga que aumentar la gasolina, liberar los precios y el dólar para sostener la economía, a costa del sacrificio de venezolanos para poder seguir manteniendo a Raúl. Una situación explosiva, en que las fuerzas militares, el conjunto que sus líderes han buscando llevar a la institucionalidad, tendría que decidir si reprimir a las masas hambrientas en las calles o apoyar una salida constitucional negociada entre los factores políticos.

El tema político es otra arista. La Asamblea Nacional (AN) está dando los pasos que son. Este año se tiene que nombrar a los dos nuevos rectores, que le quitarán la mayoría al chavismo, en el CNE, con los ajustes económicos y de cara a unas elecciones regionales, los gobernadores chavistas no repetirán, no se exagera que pierdan 100% de las gobernaciones y consejos legislativos. La recuperación de la autonomía del BCV, pondrá contra las cuerdas a Maduro, quien ha abusado del uso del dinero inorgánico, para financiar su gobierno, deficitario y desorganizado, cuyos efectos se reflejan en la alta inflación que empobrecen al ciudadano y el otro paso importante es el que se da en torno a los 13 magistrados del TSJ, en que ya se investiga el nombramiento ilegal de estos jueces y que permitiría restablecer el Estado de Derecho.

Hay acuerdos en la oposición para salir de Maduro, en un ala del atribulado PSUV, hay acuerdos al respecto, sólo piden garantías, el otro grupo que se tiene por minoritario, radical, el del robo de las armas, surge como un Cisne Negro.

En Pdvsa no saben si recortar o aumentar la producción petrolera

El presidente de Pdvsa, Eulogio Del Pino, no haya qué hacer, si promover acuerdos para recortes petroleros en el mundo, o buscar inversiones para aumentar producción

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

El reciente anuncio del ministro de Energia ruso, Alexander Novak con la propuesta de reducir 5% de la producción petrolera, ha marcado desde el pasado lunes una recuperación de los precios del crudo, aunque por ahora es una propuesta aislada a la OPEP, organización que un no concreta acción alguna que no sea distinta a la de mantener la cuota del mercado y no los precios.

El anuncio implica que toda la OPEP asuma tal recorte, y que los países no OPEP, también lo hagan. La realidad en los países del Golfo Pérsico, es que por ejemplo Arabia Saudita ya implementó aumentos de gasolina, aumentos de impuestos, ha propuesto vender una parte de Aramco en los mercados de valores y hasta devaluar. El resto de países árabes están aplicando medidas parecidas, para mantener sus cuotas intactas.

La producción norteamericana que si bien ha detenido su alza, debido a la caída de los precios,  aun se mantiene, expertos petroleros estiman que en 2016, caiga 300 mil barriles diarios (mbd), por quiebra de empresas de esquistos, sin embargo el resto ha sabido enfrentar la caída del precio y más bien han permitido que desde EEUU se comience la exportación de petróleo desde algunos puertos por el Pacífico.

Rusia precisamente es uno de los países que más está bombeando con cifras record en 2015. Los rusos tendrían que lograr acuerdos con EEUU y sus exportaciones, asunto extremo difícil, porque los petroleros norteamericanos no están centralizados en una compañía.

Un supuesto recorte, tendría que pasar por acuerdos de Moscú y Riad, los dos más grandes junto a EEUU. En el caso de los árabes Irak e Irán no tienen cuotas establecidas por la OPEP. El resto de países en el cártel, como el caso venezolano, están lejos de poder aplicar recortes en su producción, aunque en Venezuela se cayó -1% en 2015 por los problemas de infraestructura y falta de inversión, contrario a recientes anuncios de “inversiones” para aumentar su producción.

Petroleras extranjeras ponen condiciones para invertir en la Faja

Con los actuales precios del petróleo la actividad dejó de ser rentable en Venezuela, las compañías piden rebaja de regalías, impuestos y cambien condiciones cambiarias

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Luego que el año pasado el mandatario Nicolás Maduro viajara a Vietnam, a solicitar a las autoridades de Petrovietnam para que esa compañía no se fuera de Venezuela, en vista que luego que invirtió 2 mil millones de dólares en uno de los bloques de la Faja del Orinoco, la estatal venezolana, con mayoría en la mixta conformada junto con Pdvsa, apenas había colocado las macollas para comenzar a taladrar. Dos años perdieron los vietnamitas con la esperanza de lograr producir en su consorcio, 70 mil barriles diarios de petróleo. Con la caída de los precios del petróleo, se ha perdido el interés en que se siga invirtiendo nuevos recursos bajo tal esquema.

Las principales empresas petroleras presentes en Venezuela, han señalado que no harán más inversiones. Hay una huelga de hecho, en ese sentido.

La Asociación de Hidrocarburos de Venezuela, hizo llegar al gobierno propuestas para que se lleve adelante un nuevo proceso de inversiones, en el marco de una situación global con la caída de los precios del petróleo.

Entre las exigencias que las compañías privadas hacen a la estatal, destacan que se reduzca la regalía petrolera, de 35% a 20% por lo menos, además de que haya un tipo de cambio del dólar, especial para las operaciones de estas compañías, ya que el gobierno, a pesar que las ha pasado a tasas Simadi, es intermitente con el pago de divisas, en cuanto a una tasa u otra. Fuentes de compañías petroleras, han dejado saber que hay incluso operaciones de cambio que se registran hasta en 400 bolívares por dólar, es decir 100% por encima del valor del dólar Simadi.

Ya desde 2014 ha habido conversaciones, de hecho algunas compañías petroleras han asumido bloques sin que exista la participación de Pdvsa en la operación, lo que ha permitido, en el caso sólo de los rusos, manejar al menos un bloque en el Zulia, fuera de ese modelo de empresas mixtas, en cuanto a las operaciones, aunque la figura persista.

El resto de empresas petroleras piden también que se les permita asumir operaciones, contratación de personal y de compañías subcontratadas, acciones reservadas para la estatal hasta ahora, según el marco de la Ley de Hidrocarburos. Todas estas peticiones han sido presentadas formalmente al Consejo Nacional de la Economía, establecido la semana pasada por Maduro.

Otro de los grandes problemas es que el proveedor de servicios y de suministros para el funcionamiento normal de la industria petrolera, bajo control total de Pdvsa, no está cumpliendo su trabajo, los repuestos, equipos, maquinarias, insumos y materiales de trabajo no llegan, lo que entorpece la labor de las privadas. También Pdvsa ha dejado de pagar dividendos a muchas compañías, debido al problema de flujo de caja que mantiene la petrolera de los venezolanos.

Sin embargo la realidad económica ayuda a complicar la situación, Pdvsa por sí sola no puede mantener operaciones y debe hacerlo con el trabajo de las privadas. Los actuales precios del petróleo no ayudan a que haya nuevas inversiones en los campos venezolanos porque no es rentable, menos con la regalía que actualmente se cobra, debido a los altos costos que significa procesar el crudo pesado y extrapesado de la Faja del Orinoco, de la cual se explota al menos 800 mil barriles diarios.

Trabajadores de empresas textiles exigen al Ejecutivo asignar divisas al sector

Will Blanco, secretario del sindicato del sector textil del estado Aragua denunció que el 50% de la empresa  Hilados Flexilón está paralizada desde hace 7 meses. “La empresa tiene más de un año sin que se le asignen divisas.  De 575 trabajadores que laboramos en Flexilón, hoy 180 estamos en riesgo de quedar en la calle por la falta de producción”, señaló.

Blanco informó que a la empresa, en 2015 no le fueron aprobadas divisas y sin esto, sostiene que "en aproximadamente dos meses quedaríamos sin materia prima y de continuar sin  divisas, ya en abril estaría paralizada la producción al 100%".

El secretario general del sector textil en Aragua señaló que en estos momentos están por firmar la convención colectiva 2016-2018. “Le pedimos a Nicolás Maduro que se aboque a resolver esta problemática porque somos 180 padres y madres de familia y la empresa ya no puede mantener la nómina de los trabajadores, no puede mantener los dos turnos porque no tienen con que pagar los salarios”, agregó.

Blanco destacó que el Ejecutivo no ha convocado al sector textil para las mesas de trabajo que se realizan con los empresarios a fin de incentivar el proceso productivo. “La empresa alega que no ha sido invitada a ninguna reunión y eso nos tiene preocupados” 

Para finalizar,  Will Blanco enfatizó en que “en ningún momento los trabajadores  hemos sido llamados, ni invitados por el gobierno ni por miembros de los 9 motores. Si la empresa saca a estos 180 trabajadores, saldremos todos y realizaremos acciones de calle” concluyó.

FreeBitcoin