lunes, 18 de marzo de 2013

Con el sistema alternativo de divisas Giordani corre la arruga


ENFOQUE ECONÓMICO

EL NUEVO SISTEMA IMPLICA UNA DEVALUACIÓN DEL VIEJO SITME

Por Alex Vallenilla / CNP 16478 / @alexvallenilla

Seguirá lloviendo sobre mojado. El nuevo sistema alternativo de divisas que creará la administración encargada de Nicolás Maduro, terminará igual que el Sitme, agotado y sin oferta de títulos para ofrecer dólares.

El sistema alternativo, se convierte en sustituto del Sitme y los dólares igualmente se conseguirán en permutas de bonos de deuda, pero usarán las carteras que tienen diversos entes públicos, así como las del BCV y de Pdvsa, lo harán de manera mixta, también usando dólares propiamente dicho.

El dólar paralelo se origina de manera subyacente. El gobierno emite deuda para financiar sus presupuestos, los hace en bolívares y en dólares, los inversores que confían su dinero al gobierno, comprando esos bonos. Los que necesitan dólares, compran bonos en bolívares y los cambian por bonos en dólares, luego venden los títulos en el mercado extranjero y reciben sus divisas. Nada de eso es ilegal. Es obvio que ante la demanda de dólares, los que tienen títulos en divisas exijan más títulos en bolívares para el canje, lo que es lo mismo, más bolívares por cada dólar.

El sólo hecho que el gobierno emita deuda en ambas monedas, ya es el principal responsable que exista la posibilidad de permutar los instrumentos y liquidar divisas en la operación.

El Sitme se agota porque tenía un precio “regulado” en Bs 5,30, por lo que los propietarios de los bonos en dólares preferían venderlos en operaciones privadas con una tasa mucho más alta a la del Sitme, eso dejó a la mesa de cambios seca, sin bonos para el canje y ya el gobierno no podía seguir emitiendo más deuda para cubrir la demanda por esta vía. Hay que recordar que el BCV no puede producir dólares.

El nuevo sistema sufrirá lo mismo y además será muy pequeño. El tamaño de la deuda venezolana de manera consolidada supera los 105 millardos de dólares. Expertos han calculado sin rigores que la cartera de bonos del nuevo sistema, podría ser de apenas tres mil millones de dólares. Gran volumen de la deuda venezolana está en manos privadas en el mercado, por eso el BCV no puede influir en su precio, pues no tiene esa cantidad de dinero disponible para comprar la deuda y controlar el precio del dólar subyacente.

Pdvsa tiene músculo y podría calmar momentáneamente el mercado, pero sólo eso, por un lapso, breve por cierto. Hay que recordar que Merentes dijo que el Sitme duraría 100 años y apenas alcanzó los 18 meses para desaparecer. Otro aspecto es que el precio del dólar en las subastas estaría sobre Bs 6,30, lo que implica ya una devaluación mínima de 18,86% del antiguo dólar Sitme.

El gobierno no tiene otra salida, la pragmática. Deben evaluar la situación que han creado que hizo que la inversión extranjera se fuera del país, que la producción interna se viniera abajo y que se dependiera de las importaciones. Es tan insignificante el nuevo sistema alternativo que al ver el tamaño de las importaciones CIF y FOB de 2012, junto a los fletes y seguros suman 130.720 millones de dólares, no queda otra que pensar que ese anuncio carece de seriedad, así como de dólares para sostener tal sistema. Y al que le dejan esa tarea es al ministro Giordani.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin