sábado, 12 de octubre de 2013

OPINIÓN / Hablando de golpes

Por Richard Casanova

Gracias a la historia podemos comprobar a donde conduce el radicalismo y quienes son los que  dan Golpes de Estado.  Algo que debería tener claro Nicolás Maduro, quien confiesa la fragilidad e incompetencia de su "gobierno" al advertir que una página web (DólarToday) desequilibra la economía, que una oposición "escuálida" puede desestabilizar al país y que tienen más de 14 años siendo víctimas del sabotaje, pese a tener todos los poderes. La historia es prolífica en ejemplos pero siendo Salvador Allende una figura controversial que ha sido reiteradamente manipulada, sobre todo por la boliburguesía gobernante, vale la pena recordar el final de su mandato en Chile. 

Es cierto que la CIA jugo a favor de una salida de fuerza, eran tiempos en que el "imperio" le sonreía a dictaduras militares por temor al comunismo. Pero tal salida fue posible gracias a la extrema polarización. Tanto el movimiento derechista "Patria y Libertad" como la "Unión Popular" que lo llevó al poder en 1970, quedaron atrapados por el radicalismo y sin opción para una política democrática, como corresponde al mundo civilizado. El destacado periodista y buen amigo, Manuel Felipe Sierra, recordaba en alguno de sus libros que en el año 1971 Fidel Castro visitó y recorrió al país durante 3 semanas, logrando persuadir a las élites de que -ante la crisis- solo cabía la opción de los galleros cubanos: "subir la parada". Es decir, radicalizar el "proceso" como ahora le sugieren a Nicolás.  A la postre, no fue el imperio, ni el capitalismo, la CIA o la oligarquía quienes dieron al traste con el sistema democrático, fue esta política lo que término por generar las condiciones para la insurrección militar en 1973.

Siendo Allende  un socialista de demostrado talante democrático, no encontró en el campo civil las fuerzas necesarias para enfrentar la conspiración militar. Así las cosas, apela a un oficial de su confianza y lo designa Comandante General del Ejército, me refiero al Gral. Augusto Pinochet, a quien le comunica su decisión de convocar a un referéndum para que sea el pueblo quien decida el futuro de Chile.  A los dos días, se consumó el Golpe de Estado, ahora liderado por quien fuera su hombre de confianza. Así es, Nicolás, los golpes siempre lo dan quienes realmente tienen poder bélico, no la oposición. Lo otro, usualmente las conspiraciones involucran al entorno cercano: no veas a la acera del frente, mira a los lados y hacia atrás.  Si quieres seguir confiando en los cubanos, amenazando a los medios, asfixiando al parlamento, hostigando a la disidencia y cerrando los cauces de la democracia, ya sabes a donde conduce esa política... Ojalá entiendas que las elecciones del 8D son una válvula de escape, un paso indispensable para superar la crisis.

Sígueme por Twitter: @richcasanova

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin