lunes, 25 de febrero de 2013

Es imposible el acaparamiento, lo que hay es escasez


ENFOQUE ECONÓMICO

EL ESTADO TIENE RÍGIDO CONTROL DE LA PRODUCCIÓN

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Con la caída de la producción interna de bienes y servicios en Venezuela, el acaparamiento que esgrime el partido de gobierno, es sólo una excusa política y demagógica que busca tapar lo que realmente el país vive: escasez. Esto se resume en que ninguna mercadería producida en Venezuela, está fuera del control y fiscalización estatal.

En el caso de los alimentos, sector sensible. Luego de entrevistar a varios gerentes de distribuidoras de rubros alimenticios se consigue lo siguiente.

El organismo Silo Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA), tiene un férreo control sobre los inventarios que lleva la industria agroalimentaria. Una empresa de distribución de alimentos debe declarar las cantidades en almacén y a ser transportadas, sino es sancionada.

Las productoras y distribuidoras deben informar qué y cuánto producen, y por ello son fiscalizadas, deben indicar si en un almacén A hay n toneladas en existencias y si por casualidad, la empresa por razones de espacio o logística, lleva una parte de ese inventario para un galpón B y no lo informa, es sancionada.

Las productoras y distribuidoras deben vender obligatoriamente 60% de su producción a o sus inventarios a precios regulados a los abastos del Estado, llámense Mercal, Bicentenarios o Pdval y deben demostrarlo, sino son sancionadas.

Del 40% que queda en sus galpones, el 70% debe ir obligatoriamente a Caracas, porque para el SADA en la ciudad capital no debe haber desabastecimiento, ya que es estratégico para el partido de gobierno, así dejan al interior del país a la deriva con la escasez, sino lo demuestran son sancionadas.

Armando Campos señala en un reporte que el Estado tiene 94 empresas en el sector alimentos, en el caso del café controla el 75% del mercado, tiene 10 centrales azucareros, ocho plantas procesadores de leche, 11 plantas procesadoras de carne, seis procesadoras de harina de maíz, tres fábricas de salsa de tomate, más de 11 molinos de arroz, controla 62,6% del mercado de rubros regulados.

Así es claro determinar que el acaparamiento es casi imposible y quienes lo hacen son bien temerarios luego del rígido control que tiene el Estado, además las empresas estatales ¿Qué hacen? ¿Producen? Porque evidentemente no es acaparamiento lo que hay, es escasez. Es urgente y se ha dicho reiterativamente que la producción interna debe rescatarse y promoverse la inversión y el retorno de capitales, de lo contrario los anaqueles nunca estarán surtidos, con las consabidas consecuencias políticas y sociales.

25/02/2103

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin