domingo, 15 de enero de 2017

Por qué el mundo condenó a Venezuela a su peor crisis


Entre las distintas variables que existen sobre la crisis en Venezuela, el tema ambiental ha sido dejado a un lado, siendo este un factor de suma importancia, que se relaciona con el proceso de destrucción de la economía venezolana, de la manera en que este país ha sido sometido a un cambio sustancial, de dejar de ser un estado paternalista, para terminar en convertirse en un país liberal, pero por razones ambientales. El mundo nos cuestiona y nos ha condenado de hecho.

Venezuela, es uno de los países en desarrollo que más contamina en el mundo, con niveles de países en Europa, pero sin la calidad de vida que hay en esas nacionaes 

Venezuela emite 6,95 toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2) per cápita. Superamos a México, con 3,76 tm, a Brasil con 2,15 tm, emitimos más de la mitad de Rusia que tiene 12,23 tm, superamos a China, con 3,19 tm, contaminamos más que Francia, Portugal, Italia, que España, contaminamos 75% como los alemanes, que tienen una tasa de 9,11 tm, emitimos CO2 por persona, como lo hacen juntos Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Se puede decir que 30 millones habitantes, lanzan a la atmósfera, lo que 715 millones en Europa, pero sin tener el desarrollo de las potencias europeas. Son datos del Centro de Análisis de Información sobre Dióxido de Carbono de Ciencias Ambientales del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en Tennessee, EEUU. Contaminación por quema de combustibles fósiles, fabricación de cemento, quema de gas, consumo de combustibles sólidos, líquidos, gaseosos.

Quizá Venezuela es uno de los pocos países en el mundo, en que un ciudadano mantiene encendidas todas la luces de su casa, sin necesidad, el televisor sin que nadie lo vea, los acondicionadores de aire durante casi 24 horas en habitaciones vacías, un país en que el uso del vehículo es extremo, hay quienes incluso se mantienen en estacionamientos, con el carro encendido, con el aire acondicionado, mientras espera largamente a otra persona que realiza alguna diligencia, pagando en un banco, cortándose el cabello en un centro comercial.

No es un secreto el despilfarro energético en Venezuela, producto del bajo costo de la energía y los combustibles, siendo esta una de las razones, por la que este país, atraviesa ahora una especie de transición, en que el bajo consumo, la caída productiva, la caída de producción de gasolina, el cierre masivo de empresas manufactureras y los daños a la industria petrolera, tienen al país en una profunda crisis económica, política y social. Se está produciendo del despedazamiento del viejo estado paternalista.

El impacto global
En 2008, se publica el “Ranking de ciudades portuarias con alta exposición y vulnerabilidad a los extremos cambios climáticos”, es un documento producido por la OCDE, que tiene estimaciones sobre el impacto mundial de la subida de los niveles de los mares, por el derretimiento de los polos, por los efectos del calentamiento global. Presenta las 136 ciudades portuarias en riesgo de sufrir eventos similares al ocurrido en Nueva Orleans, con el huracán Katrina. En términos de población, las principales ciudades expuestas son Mumbai, Guangzhou, Shangai, Miami, Ciudad de Ho Chi Min, Kolkata, Nueva York, Osaka-Kobe, Alexandría y Nueva Orleans. En cuanto a los activos expuestos, a perderse, destacan Miami, Nueva York, Nueva Orleans, Osaka-Kobe, Tokio, Amsterdam, Rotterdam, Nagoya, Tampa, San Petesburgo y Virginia Beach. Todas estas ciudades suman 5% del PIB mundial actual, lo expuesto a perderse, 3.000 billones de dólares.

Las 136 ciudades portuarias y zonas costeras en riesgo en el mundo, según un informe de la OCDE, luego del desastre en Nueva Orleans por el huracán Katrina

En China se ubican 14 ciudades portuarias en riesgo, se incluyen puertos marítimos y zonas costeras. En EEUU son 17 y en Brasil 10. Sólo estos tres países, suman 30% del total. Se incluyen 16 puertos de aguas profundas y dos terminales importantes de petróleo.

Los chinos en Venezuela
En EEUU, los demócratas favorecen el discurso ambientalista, mientras los republicanos señalan que la industrialización y la actividad humana, nada tiene que ver con el calentamiento global. Un debate que encierra intereses económicos y políticos.
El 14 de noviembre, de 2014, en la revista ZETA, este autor publicó datos sobre un informe en el que expertos chinos, analistas en Pekín, directivos de bancos y empresas petroleras concluían que la inversión de China en Venezuela, era seguir lanzando dinero a un barril sin fondo. Los asiáticos, en su expansión, toparon con el chavismo, controlado políticamente por el castrocomunismo, y en una meteórica carrera de inversiones, se lanzaron a prestar al “socialismo del siglo XXI”, que incluso levantó las banderas ecologistas, por Hugo Chávez, 50 mil millones de dólares, con la promesa de cambios sustanciales en el país, que incluso debían incidir en el asunto ambiental. Hugo Chávez vendió las patentes de Orimulsión a los chinos, pero los asiáticos no contaron, que el desorden del chavismo, que derivó en la peor corruptela jamás vista en este país, lo que hizo fue complicar el asunto, llevar al fracaso el objetivo chino de tener acceso a la energía venezolana de manera segura y menos contaminante.

Matt Ferchen, profesor asociado de la Universidad de Tsinghua y académico residente de Carnegie-Tsinghua del Centro de Política Global, ha realizado investigaciones al respecto. Los chinos de algún modo han intentado tutelar al chavismo, en esa relación oscura con Cuba.

Se cita de ZETA (14/11/2014):

“Implicaciones ambientales por el coque
Esa montaña negra acumulada por años en el Complejo Criogénico de Jose, en Anzoátegui, es coque. Residuo del proceso de mejoramiento de crudo. El extra pesado venezolano contiene mucho ácido, azufre, una gran proporción de carbono al tener sólo 8,5 grados API. Este residuo se produce también en las refinarías de Citgo en EEUU y se lleva a Asia, se usa para quemar en plantas termoeléctricas. El coque se está convirtiendo en una gran debilidad de usar crudo extra pesado, debido a su impacto ambiental.
Quemar el coque resulta más contaminante que el carbón mineral, produce más cenizas y residuos metálicos, acelera el efecto invernadero, es un punto clave de los ambientalistas dentro del debate de la energía segura, quienes se animan a sugerir que el extra pesado no debe seguir usándose en las actuales medidas.

En los acuerdos ambientales entre EEUU y China, reducir el consumo de crudo extrapesado, ha sido de los propósitos, acuerdos que quizá Donald Trump rompa.

Se busca energía más segura
El crudo extra pesado de Venezuela está en el ojo del presidente de China, Xi Jinping, quien ha dicho que hay “un nuevo tipo de gran relación de poder”. Se trata de una nueva modalidad de diplomacia, la cooperación y la no confrontación. Esto está incluido en la cooperación entre EEUU y China sobre la seguridad energética. Ya se ha visto en el caso de la inestabilidad de Ucrania, ahora se comenzará a ver en el caso de la crisis política y económica de Venezuela, además del tipo de crudo que en este país se produce.
La diplomacia norteamericana ha insinuado que América podría ser el gran productor de petróleo para el mundo, y propone en Asia seguir el modelo norteamericano, promoviendo la producción petrolera no convencional, menos contaminante y más estable.

Venezuela en la mira
El fracaso político y económico en el país, podría ser el factor que determine a los chinos a profundizar sus conversaciones en materia de cooperación con el gobierno de Estados Unidos. Los académicos y analistas chinos que proponen, que Pekín debe asegurar su provisión energética, son asiduos que así sea.
Entre las propuestas de los analistas que revisan el futuro energético, se ha dejado saber que el uso del crudo extra pesado de Venezuela, pudiera ser regulado. Se piensa entonces cómo hacerlo en el marco de la cooperación y la no confrontación. También el objetivo está puesto en las arenas bituminosas de Canadá, Ferchen señala que sería un nuevo precedente de llegarse a un acuerdo más profundo, en que ambos países compartan el control de sus “patios traseros”, en función de garantizar un flujo energético, seguro, limpio y constante.

Ese mismo año, también en noviembre, se produce el acuerdo histórico entre EEUU y China, en que el tema fue el cambio climático y los compromisos de reducir la emisión de CO2. Se entiende entonces que en ese tema inciden reformas económicas, que colidan con los intereses de republicanos, lo que permite descifrar de antemano, el discurso de Donald Trump, contra China.

Laudato Si
En esa línea, entra el Papa Francisco, quien en junio de 2015, publica la encíclica del cambio climático, Laudato Si, en concierto con los planteamientos de los demócratas y el acuerdo con China. El Papa cargó contra el actual sistema económico y se refirió a la degradación medioambiental, por lo que sobraron las acusaciones en su contra de “comunista”, desde sectores conservadores.

La crisis de Venezuela
Venezuela venía de las elecciones entre Henrique Capriles Radonski y Nicolás Maduro, que este último ganó, luego que el candidato opositor no supiera dar lectura al entorno global, y enfilar contra los intereses norteamericanos, de que el petróleo venezolano fluya por todo el continente, en el marco de programas como Petrocaribe y bajo la tutela de Cuba, que de alguna manera ha debilitado a Venezuela, económica, social y políticamente, ante el mundo y que ha tenido respaldo de prácticamente toda Latinoamérica, de EEUU y Europa. Cabe recordar que Capriles, de postura nacionalista, ofrecía acabar con “el petróleo regalado a los países chulos”, lo que le ganó adversidad de los demócratas estadounidenses, dubitativos en el asunto geopolítico que montó el chavismo para ganar espacios en la región y control de la OEA, y que al mismo tiempo evitaba gastos del presupuesto norteamericano para mantener la región estable, a los países inviables de Centroamérica y el Caribe, ahora dependientes del petróleo venezolano.

Venezuela sufre los efectos de una crisis sin precedentes, luego que un Estado debilitado y sin recursos no puede seguir manteniendo a toda la sociedad con subsidios, lo que obliga bajar el consumo de bienes, servicios y energía, al ajustarse sus precios a tasas internacionales

Actualmente Venezuela sufre una profunda crisis económica, social y  política. En el marco de la visión ambientalista global, este país, no es el único sufre los efectos de las decisiones de las grandes potencias, que hacen lo posible por evitar que en escasos 20 ó 40 años, su ciudades comiencen a ser impactadas por el alza de los niveles del mar. Libia, bajo el mando de Gadafi, sufrió la “primavera árabe”, que derivó en el derrocamiento del dictador, pero es que Libia en África, es un país con emisiones CO2 de 9,77 tm per cápita.

Las potencias desarrolladas, en todo caso son las que más contaminan, pero en esos países no sacrifican la calidad de vida de sus habitantes, cuando pueden lograr, a través de gobiernos títeres, con visiones tan erráticas y “empasteladas” como el chavismo, que naciones en vías de desarrollo, detengan su avance, como ha ocurrido en Venezuela, al entrar en su peor crisis y al estar amenazada en su soberanía, siendo la entrega de esto último, condición para su rescate o recuperación. En las grandes potencias, los ciudadanos pagan la energía eléctrica, según lo que realmente cuesta, lo que les obliga a moderar el consumo, igual pasa con los combustibles, en los grandes centros de poder, se hará la pregunta ¿Qué derecho da a los venezolanos, derrochar la energía como lo hacen y no pagar por ella?. Comenzando 2017, México dio el paso y puso fin a subsidios y precios bajos de la gasolina, Argentina va en la misma línea, Venezuela no será la excepción, es una decisión de quienes dirigen, desde afuera, y de quienes detentar el poder dentro del país, es cuestión de tiempo.

Obama, sin penas ni glorias

No tenía que ser de la forma trágica en que ha ocurrido. El cambio en Venezuela fue confiado a los peores gestores: al chavismo. Para meter a Venezuela en el carril del cambio en el uso de la energía, se ha adoptado la peor estrategia, el resultado de un gobierno timorato de Batack Obama en EEUU. El chavismo llevó al traste los planes, por la corrupción, que hoy el Departamento del Tesoro tiene en cuenta, en el mayor robo que se la haya hecho a un país, sin medicinas, sin alimentos, con presos políticos, violaciones de Derechos Humanos, con una crisis social sin precedentes, sin instituciones y a punto de perder su soberanía, no tenía que ser así, con el actual sufrimiento de toda una nación, pudo ser de otra manera, los venezolanos lo hubiésemos entendido. Compréndase ahora por qué Latinoamérica abandonó a Venezuela, por tantos años.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin