viernes, 2 de septiembre de 2016

La marcha del 1S, derrotó a los violentos del PSUV


Lo más resaltante de lo que debe comprenderse sobre la gigantesca manifestación, que los venezolanos hicieron el pasado 1° de septiembre, es que el sector radical del chavismo, ese que tiene grandes cuentas pendientes con la justicia internacional, debido al lavado de miles de millones de dólares provenientes de la corrupción y el narcotráfico, y que se niega a entregar el poder, fue derrotado por el civismo.

En una histórica concentración, la MUD reafirmó ante el mundo que tiene control político en el país

Se enfrentan acá, el barbarismo de ese reducido grupo hostil y desesperado, contra un país casi entero, en 85% en su contra. La agenda violenta, emprendida con la ola de detenciones previas no derivó en la tragedia calculada, porque hay dos factores que inciden en arrinconar al sector radicalizado, que cada vez pierde más espacio y ve como se derrumbe el poder en torno suyo, sin poder hacer más que amenazar, amedrentar e intentar llevar al país al terreno violento, en el que se crecerían y tienen aun grandes ventajas, al controlar a facción paramilitares, llamadas “colectivos”, que comenten actos terroristas, atracos, persecución y actúan como mercenarios, pagados para cometer atrocidades, propias del fascismo que caracteriza a ese sector particular del chavismo.

El primer factor es la coalición de partidos, reunidos en la plataforma Mesa de la Unidad Democrática, que no es un partido político, sino un cónclave circunstancial, debido a que en unidad de diversas visiones políticas, ideológicas y demás, es que se ha podido, históricamente, enfrentar al fascismo en el mundo.

La Unidad Democrática, ha madurado enormemente. Se trata de que no están al frente de la oposición, políticos reaccionarios, como fue en un principio, cuando comenzó a enfrentar a Hugo Chávez, desde al año 2000. Hábilmente, Fidel Castro, capacitado en el juego del poder, luego de su gran pasantía en el marco de la Guerra Fría, vio como “pan comido” a aquella oposición, que embestía todos los trapos que el régimen lanzaba. Entonces derrota tras derrota.

Llegado el tiempo del agotamiento político del régimen, debido a que la peor corrupción del mundo dejó al país sin recursos, porque hay que señalar que la escasez empezó desde el año 2008, cuando aparecieron las primeras colas por falta de harina de maíz, y se profundizó con la caída del  petróleo a finales de 2014, el régimen entra en la etapa de rechazo popular, hoy suma 85%.

Al mismo tiempo ocurre la muerte repentina de Chávez, producida de manera aun misteriosa, acelerada desde la atención irregular de los cubanos con la supuesta enfermedad de aquel, quienes olfatearon que el fallecido comandante, era menos manejable que el actual mandatario, puesto que la falta de recursos en Venezuela afectaría económicamente a Cuba y era necesario alguien que ciegamente, sin importar la hambruna, miseria, inflación y escasez en este país, siguiera enviando recursos a los Castro, como ocurre actualmente.

La MUD ha logrado entonces, el apoyo internacional, logra conquistar el Poder Legislativo con votos, no con acciones radicales que desde siempre fracasaron, es a partir de ese momento, en que el resto de la población, se pliega a la salida constitucional, democrática y civil, a pesar que los que están en el poder no se rigen por la normativa y las leyes, puesto que no son demócratas. Esa visión, le ha permitido sumar esfuerzos gigantescos, ayudado también por el hambre y miseria que vive el país.

El otro factor, es la Fuerza Armada Nacional (FAN). La cual se compone en su mayoría con 70% de militares que rechazan seguir acompañando a Maduro en la destrucción del país. Eso se demostró el pasado 6D, cuando el grupo radical, es obligado a aceptar los resultados electorales y perder la mayoría de la AN.

El día de la marcha, los radicales tenían sus emboscadas montadas. Los militares que tienen ahora los ojos del mundo sobre estos, no tienen otra opción que apoyar y permitir que la mayoría se exprese, sobre todo porque ahora les ha tocado la tarea de responsabilizarse porque el venezolano pueda comer, según la Gran Misión Abastecimiento Soberano y porque si disparan contra el pueblo, el mundo les perseguirá en los confines. Una situación bastante incómoda para estos, que también en su seno, tienen miembros involucrados en los problemas de los del PSUV, con la justicia internacional, serio asunto en que se les obliga a los militares a decidir, si dispara a la masa mayoritaria o no. Sin embargo para matar gente, quedan entonces las bandas fascistas mercenarias. En este punto, con más de millón y medio de personas en la calle, hubieses sido una locura, o suicidio total, que se hubiese permitido una masacre, para lo cual la FAN dejó claro que si se agredía con fuerzas irregulares a la concentración, estas serían enfrentadas, obligando a los sectores militares opuestos a decantarse en medio de una situación armada, bochornosa y que al final de cuentas derivaría en la caída del régimen fuera de cualquier orden o acuerdo transitorio, con resultados impredecibles, abriendo las puertas al “gorilismo”.

Los factores radicales en el PSUV y oposición, quedaron arrinconados, la MUD anuncia entonces una serie acciones de protestas más intensas, que en el marco de la civilidad, al final terminará de obligar al CNE a dar las fechas correspondientes y a producirse la salida de la crisis política, por la vía democrática, para luego dar paso a la solución económica. Señalar a la MUD porque ese día no llevó a la masa a Miraflores y producir otra tragedia, es tirar por la borda, el capital político logrado hasta ahora en 85% y el apoyo internacional necesario y que tanto ha costado, asunto que no gusta mucho a los radicales opositores, que actualmente no tienen tal respaldo en sus propuestas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin