viernes, 25 de noviembre de 2016

¿Duerme bien usted, general Padrino López?


General Vladimir Padrino López.

Entre mayo, junio y julio, en Venezuela se desarrollaba un estallido social por hambruna. Los motines del hambre plagaban al país, saqueos de automercados, abastos públicos, asaltos de camiones en carreteras, las ciudades encendidas fueron Maracaibo, Cumaná, Maturín, Guarenas, Tucupita, Maracay, todos vimos la situación en Petare, centenas de pueblos del interior, entre otras. Comida no había. Se recordaba que para entonces, el ex ministro Miguel Pérez Abad había anunciado que se reducían las importaciones de alimentos en más de 50%, se veía el fin de Mercal, Pdval y Bicentenarios, reducidos a una bolsa que administran facciones oficialistas en los barrios y gobernaciones, en que hay más corruptelas, que comida. El Observatorio de Conflictividad Social midió al menos unas 700 revueltas sólo entre junio y julio.



Usted, señor general, Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, tuvo que decidir entre pasar los tanques sobre la población para reducirla y que retrocedieran a sus casas, con las consecuencias de las bajas humanas a producirse, o buscar una “válvula” de escape, que consiguió y le ha permitido ganar tiempo desde entonces. Se abrieron las fronteras para que entraran alimentos, así fuera a precios internacionales, se encargó de la vigilancia para los despachos, por lo que cambió a los jefes de la Guardia Nacional, cambió al jefe de los puertos y se encargó de la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS), además Nicolás Maduro en Gaceta Oficial promulgó la liberación de precios de al menos 1.300 productos. Es evidente que su acción, dijo todo de lo que usted es capaz de hacer, otro “loco”, sin titubeos produce la masacre. Todo quedó hasta allí, hasta que se acercaban los días para recoger las firmas del referendo revocatorio.

El referendo revocatorio, fue percibido por parte de 85% de la población, como un paso importante, en el marco de la civilidad, para dar salida del poder a Nicolás Maduro, a quien todos identifican como responsable de la crisis, ya que su “guerra económica”, no la compran ni sus cuadros oficialistas, y el sector radicalizado del PSUV, con el que por cierto, usted, Padrino López no tiene las mejores relaciones, además de Raúl Castro, lograron quitarle al pueblo, la herramienta en la que tenía esperanzas para comenzar a dar solución a la situación. Aun se recuerda que usted dijo “un gobierno que no gobierna, no puede llamarse gobierno”, por eso es que esto es una total anarquía, asunto que tiene usted bien claro, a juzgar por sus declaraciones anteriores.

Suspendido el referendo, la situación crítica ha vuelto. Es tan así que en todo el año el dólar estuvo estabilizado en 1.000 bolívares.

En los últimos meses, los reportes de sus subalternos, con decomisos de alimentos y la llegada de importación, son reveladores, porque no son suficientes. Que traigan 30 mil toneladas de azúcar, se entiende que se trata de un kilo por persona, que sólo alcanza para cubrir la demanda de una semana y cada semana no llegan cargamentos similares al país. Usted bien sabe, que en Venezuela, no se produce prácticamente nada, todos lo sabemos.

El hecho de haber bloqueado el referendo revocatorio, ha vuelto a generar incertidumbre, allí puede ver usted el precio del dólar, sobre los 2.500 bolívares, puede ver como la comida se dispara al triple, obviamente, si la traen de otros países y se paga en divisas, no se podría esperar otra cosa. A finales de noviembre hay que pagar nuevamente bonos de la deuda e intereses, que a pesar del canje de bonos, pesan en el nivel de reservas internacionales que tiene el Banco Central de Venezuela (BCV), lo que sin duda impulsará la divisa estadounidense sobre los 3.000 bolívares, si a ello agrega que el BCV, piensa introducir nuevos billetes de alta denominación, de por lo menos 10.000 y 20.000 bolívares, habrá mucho más dinero circulando, que divisas, lo que hará escalar mucho más el precio del dólar, ergo, el de la comida que usted tiene a cargo y que la gente no podrá, como ya ocurre, comprar.

Esa situación de escasez de divisas está incidiendo en el asunto de la importación de componentes de la gasolina. Citgo, que ya está sobre endeudada, no tiene capacidad de continuar enviado cargamentos a Venezuela y los datos de los trabajadores petroleros es que de 290 mil barriles diarios que se consumen en el país, apenas se procesan 90 mil barriles diarios. La escasez de divisas que seguirá aumentando, seguirá incidiendo en esta nueva contingencia. Tome en cuenta que la falta de divisas es tal, que no se podrá seguir subsidiando la gasolina, por lo que en los primeros días del año próximo, urge aplicar fuertes aumentos, para detener la “hemorragia” de pérdidas que da este producto. Poca y muy cara.

La misma escasez de divisas y los actuales precios del petróleo, no dan para sostener el consumo que precariamente se cubre con el CLAP, pregunte y saque cuentas, no crea en lo que aquí se escribe. Para las semanas finales de enero y principio de febrero del año próximo, la situación de altísimos precios va a ser insoportable, igual la escasez, que por el empobrecimiento general de la población, no será posible reabastecer o volver a construir inventarios con nuevos precios en el marco de lo que sería el inicio de la espiral de hiperinflación. Puede contar con que los motines del hambre, esos que usted no quiso aplastar con los tanques entre junio y julio, volverán a las calles, las masas hambrientas y empobrecidas, en medio de esta anarquía, se verán obligadas a buscar el pan que costará mucho y que no habrá manera de comprarlo. A la escasez de comida, debe agregarle, general, la escasez de gasolina.

Falta más
Si usted cree que los eventos descritos anteriormente, que se comenzarán a desarrollar en los tiempos señalados, son terribles, hay mucho más. Para 2017, hay que pagar al menos 14,7 mil millones de dólares de deuda, una gran parte en abril. Actualmente ese monto no existe en reservas internacionales y los ingresos previstos para el año próximo no permiten cubrir deuda, subsidio de alimentos y de combustibles, dotar al sector sanitario y dar cobertura al presupuesto nacional, tampoco pagar el convenio Cuba-Venezuela, que se “chupa” 7 mil millones de dólares al año, por unos supuestos 40 mil médicos que nos curan a los venezolanos. Venezuela y Pdvsa se dirigen al impago de deuda.

Sobre el punto anterior debe considerar algo adicional, por si le parece poco, general. La llegada al poder de Donald Trump, en Estados Unidos, traerá consigo una caída drástica de los precios del petróleo. El nuevo presidente norteamericano, viene con propuestas para inundar el mercado mundial de crudo, con la baja de regulaciones del sector energético y la implementación del gran oleoducto de Keystone, que hará que el precio del crudo, una vez este señor sea investido, comience a caer rápidamente, de hecho, los iraníes, han visto esto así y le acaban de inyectar 230 mil nuevos barriles diarios al mercado. De nada les servirá señor general, que los militares tengan bajo su control empresas petroleras, que no podrán competir con los altos volúmenes de EEUU, de Rusia y los árabes. Podrá usted ver el crudo en 2017, por debajo de 20 dólares. Lo que obviamente hará más difícil, toda esta situación.

Pero Trump no sólo viene con una movida en la materia energética, sino en la financiera. Uno de sus objetivos es eliminar la Ley Dodd-Frank, que fue implementada por Barack Obama, un pragmático que a cambio de rescatar al sector financiero norteamericano, para evitar males mayores, les implementó normas que hacen “más seguro” dicho sistema y evitar una nueva crisis económica como la de 2008. Esa ley impone regulaciones y restricciones que hacen poco rentable el negocio bancario, Trump está dispuesto a eliminarla, en cambio ha propuesto que los bancos insolventes, deben apegarse a procesos de “quiebras ordenadas”. Señor general, usted se preguntará en qué tiene esto que ver con Venezuela. Mucho. Obama siempre movió sus alfiles en función de evitar descalabros, en su país y en países extranjeros de la región, no son casuales las visitas de Shannon y Kerry, una razón de que el régimen chavista no ha sido derrocado, es que supo implementar un sistema de manutención de países inviables con la renta petrolera, lo que no desagradó a Obama, más en su gestión deficitaria, la del “negro”. Pero a Trump, un ultra conservador, no le importará dejar hundir en el impago de deuda a Venezuela. Más aun que se le debe es a los banqueros de Wall Street, contra quienes tiene sed de venganza, los que Trump ha señalado como los responsables de las calamidades de los trabajadores norteamericanos, por lo que para Venezuela, no habría ayuda posible para evitar el impago de deuda y sus efectos, no habrá alfiles gringos, tipos como Shannon, Kerry, que vienen y a la oposición le soban las espalda para que respiren hondo y aguanten, porque hay que cuidar la civilidad, la democracia, hasta en ese pantano metieron al Papa Francisco.

Pero hay más. Tome en cuenta general Padrino López, lo que está ocurriendo con la banca venezolana, se dirige a la quiebra. Este tema nadie quiere abordarlo, porque es echarle más leña a este incendio, pero a la población, nadie le podrá seguir tapando nada, ni mintiendo, porque la calamidad se vive a diario, en la calle. El hecho de que la cartera de créditos, crezca por debajo de los niveles de inflación que tiene Venezuela, da indicios de que el sector anda muy mal, y el diferencial es muy grande, en ese indicador, eso lo palpa el común, cuando intenta sacar dinero de los cajeros automáticos y no dispensan, cuando intentan cobrar un cheque, sobre todo en bancos públicos, en que se debe esperar que alguien llegue a depositar algo de efectivo, en el colapso de los puntos de ventas. Una declaratoria de impago de deuda sería la lápida al sector bancario venezolano, que acumula mil millonarias pérdidas en dólares, al pasar del dólar de 10 bolívares al de 660 bolívares, además uno de los grandes activos de la banca venezolana, son los bonos de deuda, esos que Hugo Chávez obligaba a comprar y que hoy tienen valor de 50% en los mercados, con la amenaza de la probabilidad que no se paguen a partir de abril de 2017. Si eso ocurre, el alza del dólar y el impago de deuda, podrían borrar al sistema financiero venezolano, del mapa. Y no habrá en EEUU, un Obama pragmático, que lance medidas ambiguas, que a cambio permitiría que las fichas rojas se mantengan en el poder, en medio del caos desatado. Un impago de deuda, (que sólo lo podría resolver un nuevo gobierno, renegociando con los acreedores), obligaría a que se perdiera Citgo, porque las demandas sobrarán, con ésta, se perdería definitivamente, la producción total de gasolina en el país, para entonces.

Entonces, ya no es la falta de comida, que en agosto de este año usted pudo resolver abriendo unas fronteras. Es un asunto mucho más grave, exponencial, de múltiples dificultades que los cañones, las bombas lacrimógenas, los “colectivos”, las balas, no van a resolver, los Castro con toda su inteligencia criminal, nada podrán hacer ante el derrumbe total del sistema. Usted no podría detener el alza del dólar, tampoco ponerse a producir gasolina de la nada, hacer subir el precio del petróleo, ni evitar el impago de deuda, que traerá consigo el hundimiento total, no sólo del gobierno que Maduro detenta, sino de todo el país, incluyendo sus tropas, ejércitos y demás.

Los civilistas e institucionalistas, los políticos, apuestan a las elecciones, la población civil, hambrienta y cansada, sin armas, no tiene otra herramienta, tiene esperanzas en una salida electoral, lo único que tiene 85% de una población arruinada y muy arrecha contra el “status quo” chavista, hoy vilmente enriquecido, con fortunas bloqueadas en el extranjero que dan cuenta de la gran estafa consumada contra el pueblo venezolano, que ni medicinas tiene y que su gobierno tampoco permite entrar, por ayudas y donaciones. Hoy le queda claro a cada venezolano, que sin elecciones, no habrá solución alguna a toda esa apocalíptica previsión, que sin duda alguna, le pone a usted, señor general, la pelota en su terreno, así usted permanezca en silencio, trate de evadir, desde este momento, queda claro que usted, señor general, no duerme bien, diga usted si es capaz de pegar bien un ojo, sin que le corra el nerviosismo en su ser y el pálpito del corazón acelere en momentos de lucidez y racionalidad, que un militar, suele tener, al meditar, porque quien anda callado, es porque pensando está.


Volvemos al principio, otra vez, toda esta compleja situación, de nuevo le obliga a que en los próximos tres meses, tome decisiones, serán difíciles, se sabe ya, porque en el gobierno tiene camaradas, amigos y enemigos, pero el tiempo se ha terminado, ya no habrá Vaticano, ni mesas de diálogos, ni ningún otro artificio distraccionista que valga. Que Dios nos tome confesados a todos. 25/11/2016

5 comentarios:

  1. Jeremias.32.27. He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?

    ResponderEliminar
  2. Gloria a Dios, roguemos todos al Dios todopoderoso, para que provea lo que haga falta en su pueblo, Dios proveerà. Amen. tengamos sobre todo fe.

    ResponderEliminar
  3. Gloria a Dios, roguemos todos al Dios todopoderoso, para que provea lo que haga falta en su pueblo, Dios proveerà. Amen. tengamos sobre todo fe.

    ResponderEliminar
  4. Señor ten piedad de los venezolanos: Por favor, Libertad para Venezuela! Te lo pedimos Señor.!🙏 Bendícenos Padre Celestial..!❤ ..

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

Bitcoin: Google Noticias

FreeBitcoin