domingo, 11 de diciembre de 2016

EEUU y Europa se reparten a una Venezuela arruinada por el castro-chavismo

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla


El resultado es la entrega de Pdvsa por partes. Allí están los intereses de un sector de EEUU, en este caso los demócratas, el reparto de la Faja Petrolífera del Orinoco, con la cesión de unos 450 pozos petroleros a empresas como Shclumberger, Baker Hughes, también la estatal hindú, ONGC Videsh. En el Lago de Maracaibo, le entregan a los rusos, a los chinos. En Falcón a ENI (Italia) y a Repsol (España).



El país se lo están repartiendo. Por el lado de la minería está Barrick Gold, hincando duro los dientes con el tema del oro, se trata de la minera más grande del mundo y en la que el Grupo Cisneros, tiene participación.

Entonces se entiende el asunto del diálogo, impuesto por instancias extranjeras.

Hay que recordar cuando Hugo Chávez “muere”, o lo “mueren”. Washington deja encargado del asunto venezolano al Foro de Sao Paulo. Pero la corrupción de Marcelo Odebrecht, los políticos brasileños y chavistas sobornados por el constructor, además de la situación en Venezuela, con la ola de protestas originadas con “La Salida” en 2014, decepcionaron a Obama, y fue apartado, tan así, que el gobierno de Dilma Roussef, fue finiquitado.

En 2013, Henrique Capriles Radonski, y la oposición exigían elecciones presidenciales, tras la muerte de Hugo Chávez. El Foro de Sao Paulo se las garantizó. Se hicieron y el resultado es sabido. Capriles, perdió el respaldo internacional, sobre todo de EEUU, luego de sus declaraciones, aquellas en que ofrecía en su campaña contra Maduro, a los venezolanos, acabar con la “regaladera de petróleo a países chulos”, lo que provocó reacción de Washington, es cuando aparece el Comando Sur, señalando que el ganador sería, Nicolás Maduro, quedó en evidencia, la falta de visión estratégica de éste.

Capriles no reconoce los resultados, y ante la amenaza de marchar sobre el CNE, con un país encendido en cólera, al final, aconsejado por los mediadores, manda a la gente a sus casas a “escuchar salsa”, la duda, haber subestimado a los cubanos, no tener un plan alterno, lo lleva a los rumbos que hoy transita, con la ola de críticas en su contra. Se evitó una masacre, un conato de guerra civil, pero los poderes extranjeros, lograron contener la furia del país, y mantener su avance de apoderarse de los recursos y riquezas que Venezuela posee.

Llega el año 2016, la oposición viene de una espectacular victoria electoral en 2015. Los militares obligan a Maduro y a Cabello a aceptar resultados. La crisis económica derrumba la popularidad del régimen y todo se configura para dar salida al gobierno con un referendo revocatorio, que podría fuera del poder a Nicolás Maduro y permitiría el ascenso de la oposición, en este caso, quien se perfilaba a ganar una elección presidencial, era Henry Ramos Allup, presidente de la AN.

Para las potencias y corporaciones que tienen intereses sobre Venezuela, la necesitan lo más arruinada posible, con una dirigencia política, acabada, tanto en el oficialismo, como en la oposición, así, el país, arrasado, desmoralizado, empobrecido, hambriento, sucumbe ante el poder de quienes llegan a Venezuela, ya con control sobre los recursos. El caso de Pdvsa es tan así, que la contratista Trenaco, una empresa de transporte de maletín, no pudo ser aceptada por las petroleras que ahora tienen control sobre diversas áreas, incluso sin tomar en cuenta la Ley de Hidrocarburos que Hugo Chávez dejó, que obligaba el régimen de empresas mixtas, es tal la debilidad del régimen castro-chavista, que sin oponerse entregan lo que las transnacionales exigen, en búsqueda de favores que eviten la cárcel de muchos que tienen sendas acusaciones.


En todo eso Barack Obama tiene mucho que ver, quien hizo todo lo que pudo para evitar que las crisis en Venezuela, terminaran en un desmadre, en situaciones fuera de control, a cambio, debía aceptar al delfín de Castro, o de lo contrario Cuba, sacrificaba a su gente produciendo las oleadas de hambrientos balseros. Hoy, EEUU no consigue en la oposición a un hombre que sea “suyo”,  mientras, Maduro bajo el mando de Castro entrega por partes; la concesión que hará, serán las elecciones regionales, así se calma a un sector de la política, que no tiene otra opción, mientras el proceso de reparto de los despojos, termina. 11/12/2016 

5 comentarios:

  1. Qué decepcionante entender que Venezuela fue, en pocas ocasiones, de los venezolanos.

    ResponderEliminar
  2. Compañías como Schlumberger, Halliburton y Baker Hughes no compañías operadoras sino compañías prestadoras de servicio. Esa supuesta cesión no existe. A lo sumo una alianza estratégica (que ya ha pasado en varias ocasiones) donde esas compañías asumen todos los servicios de un pozo petrolero (perforación, completacion, testeo, etc)

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

Bitcoin: Google Noticias

FreeBitcoin