domingo, 25 de enero de 2015

#CrisisSocialista Maduro anhela el golpe pero nadie quiere la silla de Miraflores

ASÍ SERÁ LA CRISIS ECONÓMICA

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Maduro llegó, medio aclaró sobre cómo funcionará el control cambiario. Públicamente le dejó las decisiones del aumento de la gasolina, a Jorge Arreaza, quien ingenuamente cae en eso, para que se queme de una vez. Dejó claro que viene una devaluación con el nuevo sistema cambiario y se montó en un avión, se fue a Bolivia y a Arabia Saudita.

Maduro fue al velorio del rey de Arabia Saudita

Les dejó dicho “Me avisan si quieren que regrese”. Y así alzó vuelo de nuevo.

Es tan grave la situación económica, que hay un Presidente que anhela el derrocamiento y un movimiento opositor que con los bajos precios del petróleo y el desastre de desabastecimiento, no quiere una aventura de esas. Desde que comenzó 2015, Maduro se fue de viaje y al mismo tiempo desde donde está dice que le quieren dar un golpe de Estado, como si al mismo tiempo estuviera dando el permiso.

La popularidad del PSUV y Maduro, hundida hasta 14 %, es una razón para que este grupo de facinerosos en el poder, prefieran salir de esto por métodos no constitucionales, antes de caer en la deshonrosa renuncia. La renuncia, esa se la ha paseado por la mente, pero no se lo permiten, los más radicales, los grupos enquistados en la ubre del presupuesto nacional y los pocos dólares que entran, no lo dejan. Cada vez que Maduro quiera hacer algo, que no convenga a los ladrones y corruptos, le recuerdan: “Sino la gente se va a enterar todo lo de la muerte del Comandante”.

Una salida a la fuerza, sería una honra para “el legado”, así tendrían como decirle al mundo, que no pudieron hacer el socialismo, porque “la derecha”, el Imperio, la CIA, los acaparadores y todo aquello a lo que culpan, no los dejaron gobernar. Obviamente no contarán los 17 años que ya tienen en el poder.

La realidad es que el país entró en escasez total, el petróleo continuará su racha bajista, porque la lucha encarnizada por el mercado tiene como estrategia, aumentar la producción y ahora más para cubrir pérdidas, producto de esa misma caída de precios.

Es poco lo que queda para que las mafias importadoras del PSUV, en lo interno saquen sus guerras de “lavar los trapos sucios en casa”, la razón es que la merma de dólares, no les permite mantener el gran negocio que fue esta “revolución”, la de destruir empresas venezolanas, para ser estos “socialistas” los amos y dueños del negocio de la economía de puertos.

Por primera vez en la historia de Venezuela, nadie quiere la silla de Miraflores, así estarán los números allá adentro, así de abismal es la crisis que vivimos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin