viernes, 11 de diciembre de 2015

Cabello y Maduro planean el apocalipsis y este si es serio

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

En las recientes alocuciones de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, los responsable de la debacle del chavismo y la crisis económica de Venezuela, hay dos aspectos importantes: Maduro, quien prácticamente ha sido abandonado por Raúl Castro, ahora le presta atención a Cabello y a partir de allí se cierne un verdadero peligro para Venezuela por la amenaza que acaba lanzar el inquilino de Miraflores.

Hasta ahora el par, responsables de la debacle venezolana y de la derrota del PSUV, no logran incendiar la pradera, pero tienen una sola carta, la peor para la región: no pagar los bonos de la deuda

De todas las amenazas, y amedrentamiento que en los últimos días este par ha lanzado, ninguna tomada en serio, hay una que si se tiene que ver con mucho cuidado, porque si encierra las verdaderas y peores intenciones que al par le ha pasado por su mente, es la de causar la tragedia final, el último acto de la bochornosa película:

Maduro dijo:

“O nosotros salimos de este atascadero por la vía de la revolución o Venezuela va a entrar en un gran conflicto que va afectar a toda la región latinoamericana o caribeña. Y yo no me voy a rendir; yo voy a combatir”. Eso lo dijo en una concentración a sus seguidores.

Ese mensaje de Maduro está finamente hilvanado, dirigido específicamente a una sola persona y encierra lo que algunos teme, Maduro ha caído en el hechizo de Cabello y este último fue quien se la sopló al oído, quien si sabe de qué se trata lo que el conductor de buses quiso decir, pero que muy pocos, en Venezuela son capaces de digerir.

¿Qué puede desatar un conflicto que afecte a toda la región latinoamericana y caribeña? Una sola cosa: que Venezuela no pague los bonos de la deuda que se vencen en marzo de 2016. Esta amenaza es para Washington.

El último recurso para desatar una crisis que involucra a la región y que encienda las alarmas en EEUU, es sólo ese. Tras la derrota electoral, Maduro y Cabello han quedado desnudos, sin pueblo, sin militares, con una economía paupérrima interna, con investigaciones desde EEUU. Están prácticamente sin opciones y sienten que más temprano que tarde, quedarán fuera del poder totalmente, tal cual ciudadanos comunes.

Recapitulando. Lo que sabe Diosdado y le está enseñando a Maduro. El Caribe, que recibe sostén venezolano con Petrocaribe, sería impactado si Venezuela entra en impago de deuda y esto hace que el programa se detenga de inmediato. Las islas del Caribe tendrían que sustituir sus importaciones de hidrocarburos, a precios internacionales y sin condiciones especiales, afectando a toda esa región con inflación, afectando sus presupuestos públicos, deudas y ciudadanos, eso incluye a países de Centroamérica que también se benefician de tal plan. Una crisis de estas es un lio enorme para EEUU, que vela por la estabilidad en la región. No se descarte declaraciones próximas del Comando Sur.

La deuda de Venezuela no es con entes multilaterales, debido a que así lo decidió en aquel entonces Hugo Chávez, no ir al FMI, sino a los bancos privados que cotizan en Wall Street. No pagar los bonos de deuda, una buena parte en manos de Bank of America, Goldman Sachs, Barclays, JP Morgan, entre otros, es un golpe al valor de las acciones que se cotizan por estas compañías en la Bolsa de Nueva York, además del impacto financiero, está el impacto en la región: los especuladores saldrían masivamente no sólo a vender los títulos venezolanos al precio que sea, sino el de resto de la región y banco regionales que tienen en su poder títulos venezolanos, con consecuencias de una caída del valor de deuda de países ligados a Venezuela y de bancos en esos países en posesión de tales bonos. El especulador pensará, si Venezuela, que es el país con más riquezas en el subsuelo en Latinoamérica, no tiene para pagar, qué se espera para los otros.

Un desastre de esas dimensiones, es preocupante en EEUU, que junto a Europa luchan contra la caída del mundo en recesión. Venezuela tiene el potencial de reavivar la situación de crisis de deuda europea, de hacer que los inversores se vuelquen en todo el globo a vender sus posiciones en activos de riesgo y demanden dólares por todo el mundo, propiciando que las metas de inflación global no se den y por lo tanto el empleo global sufra. Esto último parece descabellado, pero en la teoría de los juegos: el aleteo de una mariposa en el Amazonas, puede desatar un Tornado en Texas.

El default para Venezuela, por sabido es que de un día para otro se acaban las importaciones y Venezuela requeriría de inmediato la ayuda humanitaria internacional en todos los sentidos.

Esta amenaza que ha esgrimido Nicolás Maduro, es la única seria, a la única que se debe prestar atención, la presenta a ver como salvan sus cabezas de posibles juicios, o escapan honrosamente de la debacle que les viene incluso dentro de su partido. Hasta ahora no han logrado encender la pradera, pero no pagar los bonos, el último recurso, sería apocalíptico.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

Bitcoin: Google Noticias

FreeBitcoin