lunes, 18 de julio de 2016

Con guerra interna empieza “el gobierno” de Padrino López / Por @alexvallenilla


El presente artículo no tiene por objeto ensalzar a nadie, la salvedad se hace antes de interpretaciones erróneas.


Padrino López empezó a “gobernar”. Si se le puede llamar así. La primera estocada la dio en Bolipuertos y el afectado fue uno de los clanes de Diosdado Cabello. La destitución del coronel Julián Marchán, acusado de irregularidades por el sector militar que se ha reunido en torno al nuevo “superministro” o “Presidente paralelo”, es el inicio de una serie de acciones que desde el seno de 70% de militares y que se han comprometido con Padrino, ha comenzado con el propósito de dar un vuelco en el país, respecto a la terrible situación actual.

En la entrega anterior, en una previsión, se estableció que Padrino López no tiene más salidas que concertar con el sector privado, para buscar los mecanismos de recuperar la producción alimentaria y bajar la alta escasez que hay en el país. El sector militar que lo apoya, coincide en que deben cesar los ataques a la empresa privada. El general no tendrá más remedio que sentarse o mandar a subordinados a coordinar con los productores nacionales, un plan de emergencia para reactivar estos procesos. Y es que no hay dinero para seguir importando, no hay crédito para lo mismo y las empresas siguen paralizándose. Será muy militar, pero la realidad económica es su peor adversario actualmente.

Hay un acuerdo total sobre la principal causa de la actual crisis: la corrupción. Le han exigido a Padrino López, que tiene que haber presos. Culpables. Alguien tiene que pagar esto. Han puesto los ojos en las fortunas que tienen en el extranjero algunos jerarcas rojos. Es claro que ya ha habido contactos con sectores privados, los cuales han dicho al “superministro”, que los problemas básicos están en Cencoex, en Bolipuertos, en el Seniat y en el Ministerio de Alimentación. En muchos de esos sectores el clan Cabello tiene mucha gente y ha comenzado a ser golpeado. El caso de Bolipuertos le valió advertencias a Maduro, de parte de Cabello, quien exigió que con su hermano no se metan (Seniat).

En el sector militar “padrinista”, insisten que esos organismos deben ser sacudidos, investigados y establecer responsabilidades, de lo contrario, nada de lo que hagan en materia de importaciones, divisas, producción y demás, tendrá resultados, y no habrá alimentos, debido a los señalamientos que se hacen. Hay ya un proceso de fin de precios regulados, anunciado la semana pasada por Aristóbulo Istúriz, luego del nombramiento de Padrino López, se entiende que se ha dado los primeros pasos para que las empresas se oxigenen, Istúriz ofreció en cambio, un subsidio directo a los pobres.

Ese sector apoya que haya referendo revocatorio, el mismo que el pasado 6D, se opuso que el resultado que dio la victoria a la oposición en las elecciones parlamentarias se desconociera. Esto ha producido reacciones de los radicales, el mismo Cabello, El Aissami y Jaua, insisten en que no habrá referendo este año. Jaua también está en la mira, debido a que ha sido señalado ser uno de los responsables de la actual crisis, por su paso por Agricultura y Tierras, días atrás Miguel Rodríguez Torres, se lo dijo a través de Twitter.

Las investigaciones comenzaron y se espera que pronto “rueden cabezas”. El amplio sector castrense, apuesta que de esta manera, presentando más de 100 responsables, apresados, la FAN lograría lavar su imagen ante el pueblo y ante la presión internacional que tiene. Y es que hay contacto con la FAN desde afuera, con Washington, porque asienten que con una Ley promulgada por la Asamblea Nacional, y en coordinación con el Departamento del Tesoro de EEUU, se logre recuperar capitales que han sido robados al país, principal causa de la actual crisis.

Si la corruptela en los órganos que tienen influencia en el sector económico, no es frenada en seco, Padrino López fracasará, no podrá reabastecer al país, le llegarán los vencimiento de deuda que complicarán mucho más todo, la FAN quedará peor que ahora y la catástrofe social habrá coronado el país. No tiene más salidas, no tiene más opciones.

Ya hay señales que esto ha empezado, los disidentes chavistas comenzaron a presionar al CNE por el referendo, al mismo tiempo, ya en Bolipuertos comenzó la FAN a hacer el trabajo encomendado por la mayoría de la oficialidad.

Una enorme mayoría de venezolanos no apoya la figura de Padrino López por su postura chavista, otros señalan que ahora hay una dictadura militar. Lo cierto es que si Padrino, no asume lo que la oficialidad le ha exigido, no lo logrará, mientras, los venezolanos de a pie, sin más remedio, guste el personaje o no, allí surge una opción, propia de una transición.


Se trata de una guerra interna, fuertes divisiones, provocadas por el marasmo social y económico que sufre el país, tendrá ahora sus salvadores y sus culpables. 

1 comentario:

  1. Hola. Deseo compartir unas breves palabras respecto al escenario que planteas en tu artículo. Comentas sobre el diagnóstico de los "padrinistas": la corrupción, y una vez ya identificada la gran causa, entonces bastaría con cambiar las principales figuras corruptas, exigir su enjuiciamiento y la justa recuperación de lo robado. Ahora, plantearlo como una opción a la solución, es donde lo pongo en duda, tal vez sea efectista ante la opinión pública que exige con ansias culpables y salvadores, que por cierto vuelve a los orígenes que justificaron la elección de Hugo Chávez en 1998. Sin embargo, desde mi parecer, la causa identificada no es causa, es la gran consecuencia.
    La corrupción no parte de la buena fe o no de las personas quienes dirigen un organismo estatal, la corrupción se origina por los estímulos institucionales que coartan las libres decisiones empresariales generando costes adicionales hacia éstas, al impedir el cálculo económico que motiva el intercambios de cualquier bien o servicio que muy bien pudiere realizar cualquier persona, tenedores de grandes capitales y hasta cualquier trabajador asalariado quien decidiera no consumir todo hoy sino dedicar un ahorro para invertir. Este impedimento, coacción institucional, incentiva a que los coaccionados (empresarios: cualquier persona) actúen al observar que tienen más posibilidades de lograr sus fines empresariales
    dedicando tiempo y esfuerzo en influenciar a la “autoridad, funcionario”, y éste último, descubre que obtiene grandes beneficios al conceder privilegios, ventajas, al recibir de parte de los coaccionados influencias, bienes o servicios. Por tanto, la corrupción no se combate con cambios de personas, la corrupción se combate con cambios institucionales, mientras menos coerción hacia el libre emprendimiento, mientras menos costes extras que encarecen los intercambios de bienes y servicios (trámites, control…), menos incentivos hay para la actividad corruptora.
    Es por ello que no lo veo como una opción propia de una transición en lo planteado en tu artículo, o mejor dicho, es una opción, sin embargo dado que no ataca las causas, más que una transición podría ser el desencadenamiento de un quítate tu para ponerme yo, porque yo si lo voy a resolver. Y en manos de militares, de quienes tienen el monopolio de las armas de guerra, sería un factor de riesgo que más que incentivar la reducción de la corrupción podría monopolizarla aún más. Saludos.

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin