domingo, 10 de julio de 2016

Régimen pide a Santos que no extraditen a Lamas a EEUU

El capitán Lamas Rondón, de 36 años de edad, permanece detenido en una celda de alta seguridad en la penitenciaría de La Picota, en espera de que se resuelva su situación judicial. Según fuentes de la DEA, el oficial participó en envíos de droga a Estados Unidos y Europa, utilizando escalas en Haití, Honduras y República Dominicana. Él sostiene que sólo vino a Bogotá para concretar la adquisición de unos perros de raza, porque está dedicado al negocio de la venta de mascotas con pedigrí a diferentes destinos del mundo. Un forcejeo judicial que, según versiones internacionales, ya trascendió a lo político.



A mediados de esta semana, El Nuevo Herald de Miami (Estados Unidos) aseguró que, con el mayor sigilo, el gobierno que preside Nicolás Maduro en Venezuela le ha pedido a su homólogo en Colombia que no autorice la extradición de Lamas requerida por la justicia norteamericana. La versión provocó revuelo en medios de comunicación y redes sociales del vecino país, donde se afirma que Lamas coordinaba la salida de aviones cargados con droga y entregaba a los pilotos códigos de vuelo para que sus desplazamientos aparecieran como vuelos autorizados.

Por ahora las autoridades colombianas escasamente señalan que desde el pasado 1° de julio está en La Picota, en espera del trámite de extradición tras el requerimiento de Estados Unidos. El Nuevo Herald, que le ha dado la mayor trascendencia al caso, sostiene que Lamas fue el piloto personal de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, y que tiene vínculos con altos oficiales de las Fuerzas Armadas del vecino país comprometidos en acciones ilegales. Según fuentes de la justicia de Estados Unidos, Lamas obraba como un enlace aeronáutico de los narcos y existe evidencia de su responsabilidad en un embarque de droga desde el estado de Apure.

No es la primera vez que la captura de un venezolano en el país agita la diplomacia entre Colombia, Venezuela y Estados Unidos. En agosto de 2010, en Cúcuta, fue capturado el empresario Walid Makled, apodado el Turco, de quien se dijo que podía llegar a prender un ventilador para comprometer a altos funcionarios y oficiales del ejército de la nación vecina en actividades de narcotráfico. En ese momento, el presidente Santos estaba recién posesionado para su primer mandato, y fue de público conocimiento que el primer mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, insistió para que no fuera enviado a Estados Unidos, donde era requerido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

Bitcoin: Google Noticias

FreeBitcoin