miércoles, 10 de mayo de 2017

La Primavera venezolana derrota al chavomadurismo en las calles


En Venezuela hay una Primavera en pleno desarrollo. Que la masa de manifestantes y marchistas, tengan en la juventud venezolana a la inmensa mayoría, es muestra que hay una Primavera una revolución, de verdad. Al mismo tiempo, es la confirmación del rotundo fracaso del socialismo del siglo XXI, del chavismo, de la locura que el desvariado comandante militar del 4F le vendió al país, en medio del deslave de los partidos políticos tradicionales, a final del siglo pasado, apalancado por supuesto, con los altos precios del petróleo, en uno de sus ciclos de bonanzas más altos en la historia, hasta ahora, despilfarrado por la corrupción.



La calle ha sido tomada por la juventud, que valiente y conscientemente confronta a las bandas delictivas, mercenarios contratados por diversas facciones del régimen para disparar, maltratar, golpear, atacar residencias, destruir e incendiar vehículos en estacionamientos de conjuntos residenciales, detener, usar vilmente ambulancias para transportarse y tomar por asalto, con la sorpresa a los manifestantes que al ver un vehículo de emergencias, se aparta para que pase, en su buena fe, promover como infiltrados, el saqueo y el vandalismo para desvirtuar la protesta del pueblo venezolano, por cierto, saqueos controlados, por ahora, como parte del botín que se les permite a la banda mercenaria, tomar como premio.

Esa juventud, que se puede denominar desde ya como la generación del 2017, resiste no sólo al salvajismo criminal de la avanzada para los trabajos sucios, sino la represión masiva de la policía y la guardia nacional, que en muchas ocasiones actúa junto a los hampones, según la cantidad de testimonios y videos como pruebas fehacientes que abundan en las redes sociales. Lo hace porque ya es consciente de lo que ocurre.

Se trata no sólo del estudiante universitario, la Primavera se fortalece con la entrada al conflicto de los estudiantes de bachillerato y es que el hambre, la escasez, la altísima inflación, la mengua en los hospitales, son mucho más fuertes que una “canaimita”, una “tablet”, nada de esto último le ha valido al irresponsable régimen, para evitar que el reclamo social sea acompañado por un sector que tiene una fuerza en las calles, visto que la enorme mayoría de heridos y fallecidos por la represión, está entre los 17 y 25 años.

Es una avanzada que no se detendrá, se trata de una juventud que sabe y tiene asimilado que con el chavomadurismo, no tienen futuro. Se trata de masas que sufren los efectos de la crisis social y que reaccionan, a pesar que en los liceos, el abrumador ataque de directores de liceos, chavistas, muchos que ni siquiera saben leer un documento, junto a las autoridades de las zonas educativas, no les permiten organizarse en centros de estudiantes, como en los años 70, 80 y 90. Los manipulan, los engañan y los tratan de convencer con “espejitos”.


Esta juventud está decidida a que Nicolás y su banda salgan del poder. Se han convertido en una base, han creado un propio código de lucha, tienen su propio mecanismo de convocatoria, no le tienen miedo a policías, confrontan a los mercenarios del régimen, que son “valientes” en bandas, con pistolas y acompañados por policías. Es una rebelión, abiertamente. Se multiplican, y tienen un discurso político muy profundo: No quiero ver más a mi mamá, sufriendo para darme de comer. Nicolás, perdiste. 10/05/2017

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin