viernes, 6 de junio de 2014

La crisis económica “socialista” lleva a Venezuela a la hiperinflación

O AUMENTAN PRECIOS DE RUBROS BÁSICOS O DESAPARECEN 100%

Por Alex Vallenilla  / CNP 16478 / @alexvallenilla

La situación en Venezuela, con las largas colas de consumidores que buscan productos básicos a precios regulados, es insostenible y podría tener sus días contados. ¿Fin de las colas? Sí, sólo hay dos maneras acabe en el marco de la crisis económica “socialista”, las dos son bien traumáticas.

En sectores populares como La Dolorita, las colas ya son muy grandes, más frecuentes y no todos compran, el malestar social se empieza a sentir / Foto:  

Por una parte la mayoría de rubros que generan las colas en automercados públicos y privados, tienen precios regulados, esta es la principal causa de la alta demanda. El precio de venta obligado por “la troika”, hace muy atractivo comprar aceite, harina, leche, papel higiénico y productos de limpieza y aseo personal. Allí hay un desequilibrio.

El mismo Ejecutivo ha sido el responsable, al tener una política expansionista monetaria, es decir, mucha emisión de dinero y poca producción de rubros y empeora el asunto al obligar a las empresas a vender a precios irreales, que no se corresponden con las mismas medidas que lleva adelante “la troika” contra el bolívar.

Ello es estímulo a que exista una alta demanda de esos bienes, extracción y contrabando al país vecino, en el cual los precios son más cercanos a la realidad económica.

¿Qué ocurrirá? Las empresas ya no soportan y no podrán aguantar por más tiempo seguir operaciones con un precio que está generando pérdidas, no da para pagar salarios, para comprar materia prima. El Estado con una crisis de divisas se ve imposibilitado de importar cantidades de alimentos para ayudar a las compañías a reponer inventarios, de esta manera en cualquier momento se paralizará la producción definitivamente, colapsando la distribución de los rubros controlados.

Entonces las colas se terminarían, porque quedaría el país totalmente desabastecido, ya no habría qué comprar, con un desabastecimiento en alarmante de más de 70% y 80%. Aunque ya hay muchos rubros con desabastecimiento sobre 90%.

La otra salida sería que “la troika” decidiera que se termina el régimen de precios regulados, o por lo menos aplicara incrementos muy traumáticos, parecidos al aplicado con el dólar Sicad II, cuya alza es de 700% en relación con el dólar oficial del Cencoex.

La primera situación es trágica, un escenario en que el país queda sin productos, sin leche, sin harina, ya hay ciudades en que tiene más de un mes que no hay aceite vegetal. Las colas son cada vez más largas, son diarias y más de la mitad se queda sin comprar. Esto es caldo de cultivo para una desestabilización social en que las autoridades tendrían que aplicar medidas contundentes represivas, un escenario dantesco, confuso y fuera de control. La militarización de automercados sería una constante.

El segundo escenario, sería supervisado calladamente por el FMI, el aumento de precios de manera inevitable, que pondría un kilogramo de leche en polvo, a precio regulado entre Bs 180 y Bs 200. Esto evita las compras masivas y largas colas, pero hunde a la comunidad en más pobreza, pagando las consecuencias los más pobres, los trabajadores verían como su salario se vuelve nada, los pensionados verían como su pago es confiscado por la hiperinflación. No hay más salidas para el asunto de las colas, esta crisis económica “socialista” tendrá en ese caso esos efectos, uno o el otro.  

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin