martes, 10 de junio de 2014

Opinión: Ahora todos somos pobres

Por Richard Casanova / @richcasanova

Con el afán de ocultar la realidad del país, en Venezuela el gobierno niega a los investigadores sociales, parlamentarios y periodistas el acceso a las fuentes de información. Realmente nadie tiene acceso y las estadísticas que se conocen son el resultado de una colosal manipulación, aun así no pudieron ocultar el doloroso incremento de la pobreza. Se dice fácil pero es dramático: 1.800.000 personas son "nuevos pobres".  Lo alarmante es que existe una pobreza oficial y una real que es mucho más elevada, que se siente en la calle y se comenta en las esquinas, generalmente agregando “…y lo que viene” pues la gente sabe que con este gobierno es imposible revertir la tendencia.  Cada día somos más pobres.

La comparación del ingreso familiar con la cesta alimentaria la hace el gobierno sobre la base de precios regulados irreales y productos usualmente inexistentes. En efecto, la escasez es un marcador de la pobreza real, no sólo es determinante del precio de mercado sino que coloca el problema en otra dimensión. Por ejemplo, la falta de leche para una madre o ese repuesto que no consigue el taxista, tienen un costo que trasciende el umbral de la economía. ¿Acaso no es pobre el enfermo que no encuentra la medicina que necesita?  De pronto la pobreza se nos hace cotidiana en las colas para comprar desde un repuesto hasta papel tualé.  Como en Cuba,  ahora todos somos pobres.  

Para los progresistas, elevar el ingreso familiar es un objetivo fundamental pero la pobreza no se circunscribe a las limitaciones económicas, sino que es una condición asociada a la calidad de vida, al habitat y a la satisfacción de expectativas colectivas.‎ Desde esta perspectiva, una persona estará en situación de pobreza si no tiene posibilidad de acceder a una vivienda propia o carece de servicios como agua, luz, transporte, cloacas, vialidad, etc.  Cualquier ciudadano será parte de las estadísticas de marginalidad -o sea, estará al margen de derechos fundamentales- si está excluido del sistema educativo o está en riesgo su vida, bien sea por las restricciones para acceder al sistema de salud o por la incapacidad de las autoridades para garantizar la seguridad ciudadana.‎ 

Así las cosas, el deterioro de los servicios o la crisis hospitalaria son signos de la pobreza que agobia al país. Pregúntese cuantas personas pueden hoy comprar vivienda y tendrá idea de la dimensión de la pobreza real. Cuando sufrimos los apagones, se nos va el agua, vemos las calles llenas de huecos y basura, entonces sentimos que el país se ha empobrecido.  Que la "revolución" nos ha arrastrado y ahora todos somos pobres.

Además, la crisis de valores nos remite a una inmensa pobreza cultural-esiritual. La división de la familia venezolana y el odio que han inoculado desde altas esferas del poder, o la violencia y el irrespeto permanente a las normas de convivencia, son expresiones de esa dimensión intangible de la pobreza. La corrupción o la injusta prisión de Simonovis son signos de pobreza espiritual que embargan a la Nación. ¡Vivimos en un país empobrecido!  Superar tal realidad es hoy el principal desafío para las fuerzas del cambio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin