domingo, 22 de febrero de 2015

Opinión: Brito: "Es evidente que vamos a tarjetas de racionamiento" Por @vicentejbrito

Por Vicente Brito

Cuando observamos la compleja situación que tenemos los venezolanos en escasez de productos para cubrir nuestras necesidades básicas; y los mecanismos de control implementados por el gobierno para lograr que las cantidades asignadas por consumidor sean las fijadas por los organismos públicos. Es evidente que vamos a la implementación de tarjetas de racionamiento.

La falta de dólares para importar el total de las necesidades de la población, así como las dificultades para aumentar la producción nacional (los resultados de 2014 son muy bajos) nos indican que tendremos menor cantidad de alimentos para el consumo de todos los venezolanos.

Esto unido a las remotas posibilidades de obtener mejores precios del petróleo o lograr financiamientos externos convenientes para mejorar las necesidades de importación; obligan a un mayor control del gobierno en lograr una distribución "EQUITATIVA" de nuestras necesidades de consumo.

Esto significa la implementación de tarjetas de consumo por cantidades asignadas por consumidor. Lo cual, ya está siendo implementada en las redes públicas de venta de productos y alimentos al utilizar la cédula de identidad para evitar que la misma persona vuelva a adquirir el mismo producto.

Los voceros públicos van a justificar este sistema de consumo. Explicando que es la mejor forma de acabar con las colas, los revendedores, la escasez y que se respeten los precios regulados.

Su implementación empezara en los sectores populares ubicando puntos de distribución y comercialización por áreas asignadas con censo de familias; donde la tarjeta de "consumo " les permitirá de acuerdo a su número de cédula, tener fijado el día para el cual recibirá a precios oficiales los productos que se determinen son las necesidades de consumo de acuerdo al número de personas que componen el grupo familiar.

Este sistema será la manera del gobierno de resolver la "problemática "que afecta a la población.
Sobre todo a los de menores ingresos, que están por debajo del valor de la canasta alimentaria. Cuyo valor es de casi Bs.16.000 (el gobierno la estima alrededor de Bs.6.500, basada en los precios de PDVAL)

Lo complejo es que casi el 70% de las familias están por debajo de este ingreso mensual. Lo cual obliga al gobierno a implementar este programa de manera inmediata y eficiente.

Los venezolanos serán profundamente afectados por estas medidas de control y distribución; las cuales quedarán totalmente en manos de los organismos públicos. Y tendremos que acostumbrarnos a un nuevo sistema de compra para adquirir nuestros alimentos y otros productos.

El gobierno la ve como la mejor solución para que estos sean adquiridos "JUSTA Y EQUITATIVAMENTE" por los consumidores. Donde el estimado de caída del volumen a ser suministrado, entre producción nacional y productos importados, será menor entre un 20 y 35% comparado al 2014 en la disponibilidad de alimentos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin