domingo, 24 de abril de 2016

Venezuela: El Apocalipsis / Por @alexvallenilla


Supongamos que usted es un gobernante y un contratista quiere una obra determinada, para eso el contratista se vale de sobornarlo a usted con un monto millonario. Usted toma el dinero y a través de alguna vía lo deposita en bancos extranjeros. Hasta aquí usted no ha tenido que robarse directamente el dinero ¿Cierto? Y pensará que no ha cometido delito alguno. Una vez usted hace eso, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos hará todo lo posible para que usted demuestre el origen de esos fondos, si se demuestra que provienen de un soborno y usted los está blanqueando en la banca internacional, usted será prófugo de la justicia en el mundo.

Es parte de las normas bancarias que desde 2008, Barack Obama logró imponer al mundo financiero, tras la crisis hipotecaria. Obama buscaba a los evasores de impuestos de su país, y sorpresa, se encontró con las fortunas mil millonarias del chavofascismo.

Esta es una de las razones por las que actualmente ha sido imposible que líderes del PSUV y de la MUD, cuajen acuerdos para una transición y dar una salida a la crisis del país, porque sencillamente, la MUD ya no tiene capacidad de garantizarle impunidad, a los peores ladrones que ha habido en gobierno alguno, ahora acorralados, están condenados a quedarse en el poder porque creen evitar, terminar todos presos y entregados a la justicia internacional. Sobre todo los narcotraficantes.

En vista que no tiene sentido alguno para el PSUV que se trance un pacto con la MUD, estos últimos siguen avanzando a punta de leyes, reordenar lo que dentro de las posibilidades tienen, a pesar que el gobierno, con la Sala Constitucional del TSJ, sigue emitiendo sentencias fuera de lo legal, tema del que el mundo está al tanto y que podría permitir que el gobierno de Maduro sea declarado forajido o criminal, con aprobación global. La Asamblea Nacional es quizá, la única institución en Venezuela que actúa en el marco del Estado de Derecho.

Muchos de los rojos, tenían las esperanzas del exilio en Cuba, los que cupieran, porque Castro no se los llevaría a todos, bloqueado Castro por el Partido Comunista de Cuba en sus negociaciones con EEUU, los chavofascistas han perdido esa opción, salvo Maduro, que a última hora podría alojarse en Rusia.

Ahora bien, el problema no es Maduro como tal. La situación se ha complicado. El grupo de militares comprometidos con la corrupción y otro tanto en asuntos de tráfico de drogas, perciben que esto se derrumba a diario y quedarán expuestos.

En la dinámica social, Venezuela desde 2013, viene sufriendo protestas, reclamos, desabastecimiento, colas, racionamiento, saqueos y situaciones dramáticas, que al unirlas muestran una situación de caos general, que sin duda alguna derivará en hechos más complejos. Para finales de este año, la crisis podría coronarse con el incumplimiento de pago de deuda externa.  Va a suceder, porque el venezolano es así, tiene mucho para aguantar, pero cuando decide, decide, si no vean como una parte de la población, en vista de la falta de gobierno y justicia, en las calles cobra víctimas con las palizas masivas que reciben hampones y delincuentes que caen en manos de multitudes.

La caída del régimen madurista ahora se convierte en una amenaza para el sector enriquecido ilegalmente. Quienes ahora buscan la fórmula para tomar el poder y ser quienes dirijan el proceso de negociación directamente con EEUU, ya que en Castro, quien ha fallado, no pueden confiar, no es que necesiten a Maduro o a la tendencia del PSUV que es dominada por los factores cubanos, no, al contrario, necesitan a Maduro fuera, el estorbo cubano también, pero sin tener que entregar el poder a ningún factor de oposición actual. En el seno de las FAN ya hay facciones, grupos que se están identificando con consignas, unos para un bando y otros para el otro. La conspiración tiene varias etapas, los taimados que darían el golpe y los planificadores, que “rescatarán” al gobierno. Pero el control quedaría en manos de otros distintos a los actuales, es decir a la facción rival, la controlada por los militares anti-cubanos, pero con graves problemas de corrupción y narcotráfico.

Hasta ahora los militares han logrado evitar la confrontación interna, porque en medio de la diatriba se ha logrado que las decisiones se tomen según un amplio consenso, muestra de ello fue la decisión de respetar los resultados del pasado 6D, la oficialidad en 65% no apoyó la propuesta de los radicales de desconocer el resultado electoral. Pero esta realidad puede cambiar, porque en los mandos en que se saben ya perdidos, por lo que se explicó al principio de este artículo, sólo les queda defender su posición, hasta el final, cueste lo que cueste. Recuerda eso al capítulo de la captura de Makled y la manera en que obligaron a Hugo Chávez a negociar con Santos que el narcotraficante no fuera enviado a EEUU.

La gente saldrá a la calle, porque simplemente no hay comida. Las revueltas por hambre son históricas, en siglos pasados y en tiempos actuales, tienen casi la misma causa, el mismo desempeño y el mismo resultado. Si los militares leales a Maduro, salen a disparar contra el pueblo, sin duda que los que buscan la salida negociada para una transición y que hasta ahora ven frustrada esa opción, saldrán en defensa de los desarmados, la población civil. Lo que no se concretó cuando hubo las protestas de 2014. Eso puede derivar en una confrontación entre hermanos de armas, dejando a un lado los pactos de caballeros. Haciendo el asunto más confuso, más incierto, para todos absolutamente.

Son horas críticas las que en lo sucesivo se comienzan a vivir en Venezuela, hay angustias, muchas, sobre todo del lado del PSUV, porque si bien, si la transición y salida de Maduro se da de manera concertada, no les dará beneficios; una situación fuera de control, con muertes, revueltas y enfrentamiento militar, mucho menos, por la incertidumbre que reinaría, lo que al contrario acelera el desenlace. No es fácil decir que todo este desastre, la crisis económica, el miedo de los corruptos y los intentos de la oposición por enderezar el país, termine en una impensable hasta ahora guerra civil, por lo menos en una fase, o fuertes escaramuzas entre militares, que alertarían a buena parte de la comunidad internacional.

Una confrontación armada, por menor que sea, devastaría mucho más la actual precaria situación y abriría las puertas a la intervención internacional.

Si no ocurre así, Maduro continuará en el poder, colapsando en lo económico, lo que también sería catastrófico porque las FAN, si no se dividen hasta tanto, tendrían que salir a reprimir masivamente a muchedumbres en las calles que buscan alimentos, lo que también sería perturbador en el componente militar, que tendría que cargar con los muertos y atrocidades cometidas. Sea por las buenas o por las malas, los chavofascistas están rodeados, perderán el poder por una o por otra, llevaron esto al extremo. Los cubanos cuentan con que mantendrán el control social, sin contar con el arraigo del venezolano, que ingenuo, bondadoso y hasta hospitalario, les brindó cobijo en sus barrios, a supuestos médicos, que una vez la arrechera social llegue a su punto, serán echados y aborrecidos.

Por el lado del gobierno norteamericano, que monitorea el asunto, por razones de intereses económicos, brindó la posibilidad que la transición y cambio sea en paz y sin sobresaltos. Se recuerda aun aquella oportunidad brindada a Diosdado Cabello, en aquella reunión con Thomas Shannon, entre las exigencias de Shannon estaba la de liberar presos políticos y en los meses siguientes comenzaron a salir, con condenas de casa por cárcel y regímenes de presentación, pero fuera de cárceles físicas al fin, de pronto, todo se detuvo, de eso no se supo más.

Ahora el tema norteamericano es el impacto económico de Venezuela, tras el inevitable impago de deuda, que llevará a Venezuela a la paralización total y afectará toda la región. Avanzan los meses, Obama no puede permitirse una crisis económica en la región, causada por estos irresponsables al llevar a Venezuela al colapso por impago de deuda que termine golpeando así la bolsa de valores de Nueva York, los mercados de deuda regionales, bancos y demás países, o los planes de creación de empleo en EEUU, se verán entorpecidos, ello sería un duro golpe a la posibilidad electoral del próximo candidato demócrata, dando paso a locuras como Donald Trump; Castro sabe que si no negocia con Obama, antes de diciembre, Cuba no tendrá otra oportunidad como la que le ha brindado Obama, eso lo ignora el resto del partido, que apuesta a que podrán seguir manteniendo a Cuba, con la arruinada Venezuela. Los militares venezolanos, ese 65% que no aceptó que se desconociera los resultados electorales, es una luz en tanta oscuridad, que más temprano que tarde, deberá decantarse por la opción que menos les afecte. El chavofascismo no haya solución alguna, si se quedan colapsan con el país, si usan la violencia, aceleran el desplome, si pierden el poder irán presos. La MUD continúa haciendo el trabajo político, el acuerdo es que todas las decisiones en la AN, sean en el marco de la legalidad a pesar de la tiranía del TSJ y Miraflores, lo que les da valor ante cualquier situación repentina de desplome definitivo del gobierno y ante el mundo. El pueblo de Venezuela, hambriento y sin medicinas, en cualquier momento concurrirá a las calles, a buscar alimentos para sus hijos. Esta historia continuará.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin