jueves, 11 de diciembre de 2014

A la final los estudiantes le ganaron al castrocomunismo

Por Alex Vallenilla  

En un artículo anterior señalaba que la confrontación de febrero y marzo, enfrentaba a dos tipos de pensamientos. Uno, forjado por casi 300 años, el pensamiento libre de las universidades venezolanas, el otro, el retrógrado y primitivo pensamiento fascista, pintado de comunista, proveniente de la isla de Cuba y con apenas 50 años.

Ese pensamiento del castrocomunismo, se apoderó del estamento político venezolano y penetró a las Fuerzas Armadas, con el resultado fatídico, que esta última, politizada, usada como brazo armado del régimen, apoyada en civiles milicianos, salieron a reprimir brutalmente al estudiantado que salió a exigir un mejor país. Los resultados son conocidos.

El castrocomunismo chocó con un muro que se comenzó a construir hace casi 300 años en Venezuela, una fuerza libertaria superior en pensamiento, aunque disminuida ante el uso cruel y sanguinario de las armas.

Ciertamente una población civil, en su mayoría compuesta por estudiantes, jóvenes con sueños de libertad, no podía derribar a un régimen, que armado reaccionó ferozmente, sin respeto ni apego a las leyes ni a la moral. En el terreno de la violencia, el castrocomunismo pudo, aunque le llevó de tres a cuatro meses, lograr el control de las calles.

Este movimiento estudiantil, ha dado ahora una dura derrota, en el terreno político a los castrocomunistas y sus aliados en Venezuela. Las sanciones a funcionarios señalados desde el Congreso norteamericano de haber violado los Derechos Humanos y de poseer al mismo tiempo propiedades y riquezas en el suelo norteamericano, es la primera consecuencia de una serie de eventos que seguirán surgiendo, luego que esa gesta estudiantil, hiciera lo que cualquier patriota haría por su país. Son muy lamentables y tristes las pérdidas humanas, que nada en esta vida reparará a sus familiares.


Rememora esto a la Generación del 28, aquellos estudiantes masacrados por Gómez no tumbaron la tiranía, pero sembraron la semilla, para el surgimiento de un país distinto y de nuevos liderazgos, que trajo a Venezuela, la modernidad, hoy truncada otra vez, por unos trogloditas de presupuestos públicos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin