viernes, 26 de diciembre de 2014

Se acaban la "revolución" y la flojera

Venezuela está entrando a una nueva era, con ella los ciudadanos. La Venezuela de la renta petrolera está culminando, un gran ciclo que se termina y que obligará a las personas a ser productivos, a trabajar realmente, no a vivir de las dádivas estatales, porque este gobierno y los que vengan tendrán que sobrevivir a las nuevas condiciones económicas que impone el mundo.

La competencia de crudos dulces entre EEUU y Arabia Saudita, será larga. Obligará a los venezolanos a dejar a un lado la mono producción.

La producción de petróleo de esquistos se extiende, aunque las inversiones para iniciar los proyectos son muy altas, una vez estas realizadas, mantener las operaciones resulta en costos bajos.
Lo anterior deja claro que la reserva petrolera más grande del mundo, deja de ser importante. Así se vio en el Heavy Oil Congress que hizo días atrás Pdvsa. Un evento de crudos pesados, nada importante allí ocurrió, la prensa internacional no mencionó el evento, nadie importante por allí estuvo.

“La edad de piedra se acabó no porque se acabaran las piedras y la del petróleo llega a su fin no porque se extinga el petróleo” Así concluyeron en un foro de la Escuela de Energía y Cambio Climático Fundación Focus-Abengoa, hace tres años, en clara alusión a que la tecnología sigue avanzando. Nadie en Venezuela lo vio, nadie se preparó.

La grave situación de Pdvsa para producir y la caída del crudo, son dos factores que para 2015 asoman un panorama, que será malo para aquellos acostumbrados a vivir de la renta petrolera, de quienes no producen sino los mantiene el Estado.

Habrá un gobierno más débil aun del que hay actualmente, con poca capacidad de maniobra en materia financiera, sin posibilidades de hacer incluso campañas electorales como se acostumbró, con gasto exagerado. Políticos que no podrán usar mucho el clientelismo, como estrategia para convencer, debido a la merma de recursos para cumplir.


Aquel “camarada” chavista, que pensó que la revolución sería para toda la vida y que podía vivir para siempre, dependiendo de una beca, una “misión”, hacer un trabajo de “palabreo” en “comunidades organizadas” y vivir del engaño más grande que les pusieron enfrente, el “poder popular”, vaya tomando sus previsiones y viendo como comienza a trabajar de verdad, a producir, porque esto se terminó, es el fin de la flojera.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin