jueves, 11 de diciembre de 2014

Empresarios boliburgueses en pánico por la crisis económica

Todo el proceso de confiscación de empresas, fincas productivas y tierras que se llevó a cabo en Venezuela, en nombre de un llamado “proceso revolucionario”, en que supuestamente el proletariado asumiría el poder, fue una farsa, una cortina que permitió a las corruptelas en el PSUV, convertir a Venezuela en un país dependiente de la importación y ellos dueños del negocio.

Era obvio, los que quitaban tierras para entregarlas a supuestas cooperativas, siempre supieron que eso no funcionaría, detrás estaba el plan. Los altos jerarcas “boliburgueses”, se convirtieron en grandes “empresarios” en los países del ALBA y en otros que no lo son.

Con esa política de producción nacional arrasada, quedaba servido en bandeja de plata el negocio. Primero las licencias de importación, requisito para acceder a los dólares preferenciales y luego las emergencias, las adjudicaciones directas, hasta que perdieron el prurito, y con el descaro más grande, ex ministros, ex embajadores, ex diputados rojitos, convertidos en grandes “inversores”, compraron mataderos, frigoríficos, fábricas de leche, polleras, distribuidoras de alimentos en Brasil, Uruguay, Argentina y otros países.

Se comprende entonces por qué al productor nacional lo arrodillaron con precios regulados, con fiscalizaciones, multas y toda la persecución sabida, la desleal competencia desde el extranjero de estos nuevos millonarios “rojos”, les permite acceder a las divisas baratas, importar alimentos y vender en condiciones especiales, que deja sendas ganancias a sus bolsillos, en detrimento de la economía nacional, las empresas venezolanas y sus trabajadores.

Ahora que la realidad llega, con la escasez de divisas, el asunto cambia. Así es la economía, ciclo tras ciclo. La mayoría de estos señores no llegaron a tener empresas en el extranjero por “el sudor de su frente”, por lo tanto, no será para ellos fácil mantenerlas. Primero, seguir vendiendo alimentos a Venezuela ya deja de ser un negocio para ellos, porque no hay aquí para pagarles. Otra es que el incremento global de la producción alimentaria, les deja en medio de una competencia en que deben demostrar si son tan buenos produciendo ganancias, en un mercado real, sin ser amparados por gobierno alguno y con los precios en baja.


Estos jerarcas, ya sienten los efectos de la crisis económica “socialista”, creada por ellos mismos, la cual quiebra a todo el país, lo que los obligará a buscar salidas políticas que les permita preservar los capitales que detentan, caso contrario, cargar con las pérdidas que todos ya tenemos en Venezuela.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin