domingo, 22 de marzo de 2015

Aranceles de importación despiadados rompen los bolsillos del venezolano

Por Marcial Barrios / @eco_noticias

El incremento de 380% de los precios arancelarios es un impuesto solapado que golpea la economía nacional y arrasa el poder adquisitivo del venezolano.

En un arrebato de incoherencia Venezuela desarrolla una política económica descabellada donde los aranceles de importación son mayores al precio FOB o el precio de costo en el país de origen.

Si usted analiza, una empresa que importa productos con dólar a 6,30 Bs. debe pagar aranceles a la tasa Simadi de 190 Bs. aproximadamente.

Si un producto le cuesta un dólar, y a la compañía le dan dólar a 6,30 Bs el costo FOB en teoría seria de 6,30 Bs. Pero cuando ese producto llega a Venezuela debe nacionalizarse a la tasa Simadi de 190 Bs. La nacionalización es el proceso que implica la presentación en la aduana de la permisología y el pago de los aranceles y esto comúnmente representa un 30% del valor FOB del costo reflejado en la factura comercial.

Es decir que el producto de 6,30 Bs se le debe sumar el 30% del valor Simadi que sería unos 57 Bs. Lo absurdo es que si dividimos 57 Bs entre 6,30 seria 9 dólares lo cual multiplica por nueve el valor en dólares del producto con un costo de 1 USD.

Cuando sacamos la relación del costo FOB + Nacionalización = 63 Bs lo que equivaldría a 10 veces el valor del costo inicial de 6,30 Bs.

El impacto de los nuevos aranceles a golpeado tan fuerte a los importadores que algunos han regresado las mercancías porque los precios que deben cobrar al público son exorbitantes y desproporcionados con lo que gana una persona hoy en día.

Los políticos del gobierno y la MUD han mantenido opaco este tema al punto que no se conoce información en los medios de comunicación. Mientras el pueblo arruinado en una devaluación sin fondo comienza a sentir el látigo de las medidas despiadadas que han disparado los precios de productos.

Podemos ver como una impresora que costaba 20 mil Bs. En diciembre ahora está en más de 40 mil Bs. O medicinas que costaban 100 ahora han pasado a costar 300 o simplemente no existen porque no hay importador que las traiga. Podemos ver como en cadenas supervisadas por el Estado ya existen servilletas a 165 Bs el paquete, sin duda un precio escandaloso para cualquier comprador.

Lo que si es cierto es que el incremento degenerado de los precios arancelarios de Sicad II que rondaba en 50 Bs a un Simadi que se aproxima a 190Bs ha sido una decisión del ejecutivo nacional sin importar el perjuicio sobre el pueblo. Un incremento de 3.8 veces el valor que comienza a sacarle dinero a los venezolanos de sus bolsillos en un impuesto que pocos ven.

Pero estimado lector, esta historia no ha terminado y las próximas decisiones económicas serán de impacto directo en sus bolsillos y la calidad de vida que cada día pierde más puntos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejar sus comentarios

FreeBitcoin